El libro de bolsillo

Bajo el título de Pequeños libros para grandes lectores el sello Punto de lectura del Grupo Santillana ha montado un seminario en el que participa Peter Mayer.

Se trata, curiosamente, de intentar analizar un mercado sobre el cual nadie ha fijado hasta la fecha los límites con claridad. Mejor dicho: cada editor puede fijar sus propios límites, sin haber acabado de objetivar qué es eso del libro de bolsillo.

Si uno pregunta cuál es la definición que se utiliza de Libro de Bolsillo para los estudios de Comercio Interior se encontrará que éste queda reducido, exclusivamente a un «formato» aunque no se defina el mismo.

Un estudio del Ministerio de Cultura de no hace más de un año afirma también que: No existe una definición precisa y universal del libro de bolsillo.

Nos encontramos, por lo tanto con uno de estos fenómenos curiosos sobre los cuales, se organizan Jornadas sin saber de qué se habla exactamente, se hacen estudios de volumen de facturación sin saber qué es lo que se mide y dejándolo al criterio subjetivo.

Está claro que el formato no es suficiente ya que guarda también en ocasiones una estrecha relación con el tema de derechos.

Señalo algunos comentarios que he ido recogiendo alrededor del «concepto» y agradecería una definición del mismo.

– Para José Antonio Millán, el tamaño importa y así, al compararlo con el Rocket ebook nos habla de un tamaño de 12×19

– Algunas definiciones-descripciones recogidas por Santantonios
1.Un formato barato que se encuentra, en general mal impreso
2. Un libro no demasiado caro que no teme nada, fácil de trasportar , que se puede llevar de paseo sin precocuparse de estropearlo o de doblarle las puntas
3. Es práctico, ligero, puedo ponerlo en mi bolso de mano, pero yo no regalaríaun libro de bolsillo
4. Creo que es el mejor invento editorial del siglo XX; evidentemente no se revende al mismo precio que una Biblia de Gutenberg.
5. La democratización de la lectura
6. Es lo que yo amo, en donde se pueden subrayar pasajes, anotar; yo no prodría hacerlo en un libro normal
7. Un acceso agradable al libro. Para mí el libro de bolsillo es una auténtica golosina, sobre todo la colección “Folio”. Yo la colecciono. Mis estanterías están preparadas para el formato de dicha colecciónes.
8. Lo encuentro pasado de moda, de mala calidad, reflejo de los años 70, va en serio.
9. Es el desastre. Se encuentra todo en formato bolsillo. No importa qué sea. Al menos, el bolsillo inglés no se rompe, el papel no amarillea, su tinta no palidece.
10. Es la libertadde comprar solo mis libros. Me acuerdo cuando tenía 16 o 17 años, adoraba el torniquete de la librería papelería de la calle Caulincourt: esos son los primeros libros que yo he comprado por mí mismo.
11. No conozco más que eso. No compro mas que libros de bolsillo, jamás novedades. (Laurence Santantonios; Tant qu’il y aura des livres; Bartillat, pag. 177-179)

– No parece escaparse del fenónemo tiránico de la novedad: La tiranía de la novedad toca también el libro de bolsillo…Muy a menudo el publico toma por novedades libros que ya han sido publicados bajo otras sobrecubiertas. Se comienza a hacer segmentaciones en el bolsillo: policiaca, ciencia-ficción, escolar, etc…Publicar con otra sobretapa, otro número de ISBN y otro precio (evidentemente más elevado) es convertir al libro en una novedad. (Laurence Santantonios; Tant qu’il y aura des livres; Bartillat, pag. 189)

– Ni del de exceso de oferta. En la edición de bolsillo, durante décadas tan deficitaria en España, se ha invertido el signo; en los últimos años se ha producido un exceso de oferta respecto al espacio librero y el número de lectores. Durante años se había afirmado que el fondo de una editorial, la backlist, lo constituía la edición de bolsillo, ahora se trata de una segunda vida, también breve. (Jorge Herralde; El observatorio Editorial; Adriana Hidalgo; pag. 158)

– Parece que, al final, se convierte en un baul donde todo cabe. Al inicio, se trataba de publicar en pequeño formato, de difundir ampliamente a menor precio. Hoy se encuentra un poco de todo: libros de pequeño formato a un euro y medio, formatos más grandes, apenas discernibles de las primeras ediciones, que se llama “semibolsillo” al precio de 10 euros. Fuera de las grandes colecciones de bolsillo, hay cientos de autores creados por los propios editores, con el objetivo de hacer vivir títulos y de dar una segunda oportunidad a los libros de su fondo que no interesan necesariamente a los grandes editores. (Laurence Santantonios; Tant qu’il y aura des livres; Bartillat, pag. 190)

Animo a quien lo desee a facilitar uan definición-descripción. Yo seguiré con el máximo interés las noticias del Seminario para ver si allí la facilitan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.