Carrefour, la hermanita de la caridad

Con todo respeto para las Hermanas de la CaridadSi antes hablamos del silencio alrededor del libro de texto antes se empieza a hablar, aunque, quizás, con algunas variantes.

Carrefour nos cuenta lo precoupado/a que debe estar por el gasto de las familias y nos indica que su política de descuento ahorrará a las familias españolas diez millones de euros. Si tenemos en cuenta que, según la noticia citada, han recogido 250.000 reservas y entre ellas, lógicamente, no incluimos las posibles reservas contra programas de gratuidad donde como tal no hay ahorro, como puede ser, por ejemplo, el caso de Castilla La Mancha nos saldría un precio medio por lote de libro de 137,92 Euros que, distribuido en, aproximadamente 180 días de curso escolar, descontando vacaciones y fines de semana nos súpondría un gasto real diario de 0,77 euros por día en libro de texto. Puesto así no parece excesivo. Tampoco parece que el texto sea ya la mayor partida en muchos de los casos . Aparcamos, por ahora, lo relativo a políticas de gratuidad.

Sí nos llama la atención que ya no se hable de gasto, sino de ahorro. Es curioso también que, en esa misma nota se señale que esta política que genera tanto ahorro sólo le ha supuesto un aumento del 2% de reservas que no, todavía, de ventas.

Se señala igualmente, y con datos equivocados que El Corte Inglés se suma a esta campaña. Los datos de descuento no corresponden a los realizados por el Corte Inglés esta campaña, sino los realizados en anteriores. Este año, pro primera vez realiza el 25% a los lotes que se han reservado antes de una fecha determinada.

La Administración ha salido, también haciendo declaraciones sobre el precio único y la gratuidad que puede tener, ¡qué curioso! lecturas totalmente distintas según algunos medios. Para unos supone una apuesta por el precio único y la gratuidad , y, para otros, se quedan en la eliminación de descuentos..

Alguna reflexión sobre estas declaraciones:

– Ojalá no se repita el septiembre del año pasado .
– La aceptación de la gratuidad que deberá concretarse en un modelo, ni siquiera el cheque escolar es todavía un modelo práctico, sino que requiere algunas concreciones, supone el reconocimiento de que el libro según sus finalidades puede y debe tener distintos tratamientos. Es distinto el libro prescrito (de uso obligatorio) que el libro deseado (de uso libre).
– ¿Qué ocurrirá con centros que apuesten por otros «intermediarios» para la educación?
– ¿El cheque escolar cubrirá el cien por cien del precio único del libro, o habrá un cálculo aproximado de con qué dinero se puede disponer de material suficientemente adaptado y validado para el desarrollo del curriculum?

Todo ello, en un año en el que se lleva ya tiempo pergeñando una nueva «ley del libro» en la que habrá que ver cómo se conjuga todo esto. Quizás sea necesario además o junto al concepto libro matizat en función de usos y finalidades porque todo ello permitirá, quizás, dejar más abierta la reflexión sobre los nuevos soportes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.