Libros parlantes

Me ha gustado el nombre dado en Argentina a una campaña que posibilita el acceso de colectivos discapacitados o con disfunción, según cuál sea la escuela que aborde la realidad de la integración y/o la normalización, a los libros.

La idea, a través del nombre, de convertir a los libros en voceros, en palabras que hablan, creo que refleja muy bien el sentido y es más acertado que el término de “audiolibro”. El matiz, y a veces ahí está lo importante, es significativo. Libros parlantes supone que “los libros hablan” me pueden decir algo, icnluso aquello que no se puede-debe decir (ver en la RAE).

El audiolibro ni siquiera está en el diccionario, así que dejemos que los libros puedan hablarnos a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s