Editar la vida. Michael Korda

editar-la-vidaAutor: Michael Korda

Título: Editar la vida. Mitos y realidades de la industria del libro

Páginas: 377

Año de edición: 2005

Editorial: Debate

ISBN: 84-8306-618-1

Comentario

Juan Cruz me recomendó este libro hace ya un par de meses y tuve un conocimiento más cercano de Korda a través de el artículo que Juan publicó en El País Semanal, del que ya nos hicimos eco a principios de noviembre.

A lo largo de la propia evolución de Michael Korda como editor se va reflexionando sobre distintos fenómenos del mundo editorial, siendo siempre interesante la reflexión desde la experiencia y la visión norteamericana del asunto y del funcionamiento del tinglado editorial.

Así, entre otras menudencias, podremos enterarnos del origen del sistema de devoluciones y comprobar cómo su uso actual no tiene nada que ver con su origen, o de la importancia del libro de texto en las estrategias editoriales o de los múltiples caprichos de algunos autores.

Francamente interesante.

Algunas frases que me han llamado la atención

– Más de sesenta años después de la Depresión, las librerías pueden devolver a las editoriales los libros que no han vendido sin perjuicio económico, una medida de emergencia destinada, entonces, a salvar a los libreros de la quiebra cuando la economía se colapsó y que en la actualidad sigue vigente a pesar de que las grandes cadenas de librerías se han convertido en gigantes muy rentables que empequeñecen, incluso, a las editoriales más grandes, y que han echado  del negocio precisamente a las librerías pequeñas e independientes a las que se quería proteger con la política de consignación. (Michael Korda; Editar la vida; pag. 281)

– Muchos best sellers hacen que la editorial termine perdiendo dinero porque se reimprimen en exceso, mientras que, por supuesto, hay incontables best sellers que dejaron de serlo porque las tiradas fueron demasiado prudentes o no se respondió a la demanda con la suficiente rapidez. (se suponía que los ordenadores resolverían este problema, pero lo cierto es que nada ha cambiado: las devoluciones de libros de tapa dura aún son del treinta y cinco al cuarenta por ciento, lo que prueba que se trata más de una cuestión de fingerspitzengefühl que de falta de información) (Michael Korda. Editar la vida; pag. 204)

– Ningún editor, da igual lo bueno que sea, puede convertir un libro malo en uno bueno, así que debe trabajar sólo en aquellos libros que ama, sim importarle el motivo. Amar al libro hace que el trabajo tenga sentido y se consiga extraer algún valor de él. El que trabaja en un libro que detesta, que le disgusta o que le resukta indiferente, no logra nada. (Michael Korda; Editar la vida; pag. 163)

– En ningún negocio la línea entre la autocomplacencia y el comercio es tan delgada como en el medio editorial. La diversión genera dinero. (Michael Korda; Editar la vida; pag. 139)

– No es que los editores sean estúpidos, ni siquiera que no aprendan de la experiencia, sino que aquellos a quienes no les gusta la lectura siempre están más interesados en comprar algo que no es necesario leer que algo que sí, como una novela (eso explica la tranquilidad con que los agentes venden los libros con resúmenes de dos páginas en lugar de enviar la totalidad del manuscrito). (Michael Korda; Editar la vida; pag. 216)

– Por extraño que parezca, estaba agradecido con ellos: me habían enseñado que los libros son una mercancía como cualquier otra, algo que muchos editores aún no han aprendido. (Michael Korda; Editar la vida; pag. 202)


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.