Recercat. Depósito de documentos

A través de El Correo Bibliotecario de Octubre, todavía no sé por qué llega muchas veces con tanto retraso su edición en papel, me encuentro con una información de interés: la creación, por parte del Consorci de Biblioteques Universitàries de Catalunya (CBUC) y del Centre de Supercomputació de Catalunya de RECERCAT, un depósito de documentos digitales de lo que habitualmente se conoce como literatura gris.

Hago la prueba para ver cómo funciona. Introduzco la palabra Logística y me encuentro, entre los resultados, con el siguiente sobre la Logística inversa. Tiene buena pinta para conseguir información que, hasta ahora, estaba lejos de nuestro alcance.

Entre la logística inversa de aquí y el X Estudio de FANDE ya tenemos para entretenernos en el ir y venir.

Libros leídos. Resumen de un año

Regalar un libro significa sustituir la perspectiva de quien escribe por la curiosidad y el placer de alguien que lee, un intercambio de ´fides´”. (Ernesto Hernández Busto)

Conozco ya a dos personas y amigos que de cada libro que leen elaboran una ficha detallada con la referencia del libro leído y todo aquello que les ha llamado la atención.

Yo hago memoria, también, de los libros leídos, pero separando la referencia, que voy guardando en una hoja excel, del fondo, que me ha llamado la atención o me ha removido en su lectura, que voy incluyendo en un fichero temático.

El libro, los libros, siguen siendo un buen regalo para lectores y no lectores. Ernesto Hernández Busto ha hecho, recientemente, en la Vanguardia unas interesantes reflexiones sobre lo que supone y hay detrás de regalar un libro.

De los que yo he leído este año, quizás, me quedaría a fecha de hoy con los siguientes:

Fe de vida de José Ramón Recalde. He leído otras biografías, pero probablemente, la cercanía vital, su tono y parte de una historia compartida por contexto, e intereses me ha producido mayores vibraciones.

El fusil de mi padre de Hiner Saleem. Quiero reconocer con esta elección el papel y el riesgo del librero como prescriptor.

Elogio de la lentitud de Carl Honoré. Ha jugado un papel importante en mis tomas de decisión posteriores y en mi propio ritmo de vida.

La puerta de Magda Szabó. La necesidad de poner los pies en la tierra.

Mentira de Enrique de Hériz. La muerte siempre nos pone en nuestro sitio.

Tiempo, lectura, silencio y pensamiento. Julián Marías (La frase)

Siento desconfianza e inquietud. La faena intelectual requiere afán de verdad, de claridad, atención a la realidad, largo esfuerzo. Hay que esperar, a veces decenios, a ver algunas cosas claras, y ese momento a veces no llega. Quien lo probó lo sabe. Así se ha hecho, en dos milenios y medio, con muy pocas personas y menos recursos, toda la cultura de Occidente, de la cual vive, quizá no por casualidad, el resto del mundo. ¿Se pondrá en peligro por un poco de vanidad, por algunas manías, por intereses que no están claros? Sigo confiando en que algunas personas se queden de vez en cuando en casa, con un libro legible en las manos, y sobre todo lo pongan sobre la mesa y se pongan silenciosamente a pensar. (Julián Marías; Libros para no ser leídos; ABC 10/02/00)

Del PNB al FNB

Leo en un artículo del número 38 de IF un nuevo concepto, por lo menos para mí y que, como casi siempre, viene de la periferia, de Bután en este caso.

El concepto en cuestión es la Felicidad Nacional Bruta (FNB) frente al Producto Nacional Bruto (PNB), en el fondo, emoción y sentido frente a materia.

Recojo el párrafo:

(Bután)…Es una especie de laboratorio político vivo: ¿estará Bután dentro de veinte años en una posición económica de riqueza comparable a algunos de sus vecinos mayores?

Un país históricamente desaventajado por su geografía, que hoy puede acelerarse por la sabiduría de sus decisiones políticas (para empezar, su rey abosluto, pasará a finales de este año la soberanía al pueblo). Un “exsoberano” educado en Oxford que en su día ya advirtió que para su país era más importante la Felicidad Nacional Bruta (FNB) que el Producto Nacional Bruto (PNB). Y si no, que se lo pregunten a los que deben atajar la “epidemia” de enfermedades mentales que se abalanza sobre Occidente.  

Redes de sentido y significado. Resumen de un año

A veces, en el punto medio, suele encontrarse la virtud, sobre todo, si éste sirve de punto de encuentro.

Así, a nivel geográfico, Burgos es un punto medio interesante que he solido utilizar con frecuencia como lugar de encuentro entre personas del País Vasco, Madrid y Castilla.

El Landa ofrece un espacio maravilloso, ya conocido por bastante gente, que posibilita el encuentro tranquilo, a distintos niveles, económicos, de privacidad y gastronómicos, que hacen posible el mejor aprovechamiento del tiempo.

Ayer celebré, creo, el último encuentro “a mitad” de camino de este año. Por ello, me apetece señalar y agradecer con ello a algunas personas e instituciones su apel de referente y de punto de red que han jugado este año. El orden no indica preferencia. Además hablamos de red.

Manuel Bragado ha sido un auténtico descubrimiento para mí. Me ha permitido, junto a Catuxa, también, descubrir quizás de manera más palpable la realidad “carnal” de la blogosfera. El camino de la tecnología me lo vienen mostrando Álvaro, Pablo y su gente hace tiempo.

Por la otra punta, Zaragoza, también funciona como lugar de encuentro entre los Estatutos, Euskadi y Cataluña. Allí  Pablo y yo retomamos una conversación abandonada hacía más de un año. Y las palabras, se han convertido en realidad naciente, incipiente, temblorosa todavía, pero, como todo lo que merece la pena, con mucho cariño por detrás.

Siempre, hay referencias cercanas, tres básicamente, Fernando, con el que comparto años de amistad, conversación y comida reciente, junto con Txema y lógicas de trabajo parecidas en campos distintos, lo cultural y lo social que enriquecen nuetra relación. La Universidad que me permite situar la reflexión y la práctica en otro plano y en un contraste más académico y Jose y José Luis que son punto y aparte.

No quiero olvidarme del otro lado del charco donde Roger me bombardea diariamente con sus informaciones de valor, aunque sabe y no olvido que me debe una botella de ron. Ni de la linde castellana con Portugal a través de Salamanca. La colaboración y la amistad con la gente de Amano permite que lo pensado tome concreción. Hace poco me decían: “Pásanos lo que escribes que a menudo eres demasiado esquemático y obtuso. Si nosotros lo entendemos, lo entenderá todo el mundo”. Espero que esto lo entiendan. ¿Correcto?

Dejo para el final una conversación continua, mantenida por teléfono, mail y algunos contactos personales y familiares que durante los últimos años se viene sucediendo, y que me enriquece con el autor, qué mejor para acabar, del libro que en su título refleja, en parte, el sentido de este post: “Todo tan cerca“.