Librerías, trabajo y buenas prácticas

El Diario Vasco se ha hecho eco de la incidencia que Fnac parece que está teniendo ya en el mundo librero donostiarra y, probablemente, guipuzcoano.

La sensación que da de inicio es que todo el mundo parece estar perdiendo ventas, menos un librero que habla con un mimo especial del fondo. El dato es interesante. Hace ya unos meses estuve hablando con un editor que deseaba conocer alguno de los puntos de venta interesantes a visitar en San Sebastián y, aunque conocía la librería, a decir verdad de pasada, no la incluí en la posible lista. Ello no fue óbice para que él, después de la visita y habiendo caído por allá por casualidad o por relativa cercanía a la Fnac me hablara de ella.

Quiero unir este hecho a una reflexión más amplia que de cara al trabajo del futuro nos plantea el Mik de Mondragón. Me gustaría traer aquí algunos interrogantes y posibilidades que allí se plantean y aplicarlos al mundo de la librería:

– ¿Cuidan las librerías y sus trabajadores su capital relacional, su red de relaciones o sigue primando la competencia sobre la coopetencia?

– ¿Qué pasos se han dado y se dan para mejorar la formación, el aprendizaje y la gestión del conocimiento en las liberías?

– ¿Qué grado de implantación y uso existe de las Tic?

– ¿Qué grado de preponderancia se da a las actitudes sobre las aptitudes?

– ¿Qué grado de flexibilidad existe en el trabajo?

– ¿Cuándo se han realizado las últimas modifciaciones?

Por poner un ejemplo sencillo y de buena práctica: Hace pocas fechas necesitaba un libro en euskera para mi hijo. Para conseguirlo me dirigí a una de las posibles librerías de Bilbao que, habitualmente, disponen de fondo infantil-juvenil en euskera. Al llegar allí y dirigirme a una de las personas “de confianza” (primera nota. Además de saber el fondo de la librería, hay una persona que sé que va a realizar su gestión más allá de las paredes si es necesario) me comunica que no tienen el libro y que saben que en otra librería que también habitualmente e incluso en mayor cantidad maneja ese tipo de fondo tampoco lo tienen (segunda nota. Esa persona ha sido proactiva y ha convertido una información recibida en conocimiento. Alguien ha venido. No tengo el libro. Pregunto a otro que tiene más posibilidades que lo tenga. Tampoco lo tiene. Es posible que sea un libro difícil de encontrar. Sé, así la situación inicial para un próximo cliente que ha cambiado del simple no lo tengo al no lo tengo y es posible que sea difícil de encontrar). El trato habitual con la persona hace, probablemente, que dé un tercer paso. En este caso la editorial del libro tiene un punto de venta en Bilbao  donde conseguimos el último ejemplar que quedaba y que por el trato persona a persona, trabajadora a trabajadora en este caso, me supone conseguir el ejemplar. Una buena gestión de la información en envolución y del trabajo colaborativo. Esta misma persona me comentaba cómo con cierta asiduidad se dirigía también si le era necesario a una librería de Madrid para solicitar, a veces, información específica de algunos títulos de determinada especialidad.

Pero, no acaba aquí la historia. ¿Saben dónde estaban los pocos ejemplares que quedaban? En la librería del barrio al lado del Instituto que había sido el más ágil en manejar la información de primera mano por la que se pelea día a día porque en ello le va la subsistencia.

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s