España en los diarios de mi vejez. Ernesto Sabato

diariosvejezsabato.jpg

Autor: Ernesto Sabato
Título: España en los diarios de mi vejez
Páginas: 237
Año Edición: 2004
Editorial: Seix Barral
ISBN: 84-322-1193-1

Comentario

Al poco tiempo de empezar la lectura del mismo fui consciente que yo me encontraba dentro de él. Y así fue. Me vi sentado en la sala Chicharreros en la ciudad de Sevilla, escuchando a Ernesto en el inicio de la Feria del Libro de Sevilla y, un poco antes, encuentro referencia al apellido Barandiarán en la infancia de Ernesto allá en su tierra.

El libro tiene con claridad el ritmo y el tono de su autor. Los años pesan y pasan y el tono es tranquilo, lento y pausado. Desde los acontecimientos cotidianos se va generando la reflexión y el pensar que, además, toma en ocasiones perspectiva histórica y de olvido, el gran mal de la vejez.

Las descripciones de las situaciones y personajes son cuidadas y precisas. Con una de las personas citadas y descritas me encontré hace pocas fechas en Madrid y le solicité permiso para transcribir su descripción. Seguro que más de uno, aunque suprimamos el nombre sabrá de quién se habla cuando se dice:

Aseguro que…. supo hablar con nosotros, cantar, y al mismo tiempo responder a un telefonito infernal. Aunque ya es un hombre grande con hijos, y seguramente nietos, para mí sigue siendo aquel muchacho que leía mis libros; hasta creó que me enojé, con afecto, por hablar por teléfono mientras comía con nosotros. Parecía tener mucho trabajo; no entiendo cómo no ha podido ahorrar unos pesos para estar más libre y vivir pausadamente….En el rato que estuvimos con….lo quise convencer que se retirara a su…; él se reía como si yo le hablara de una imposible añoranza.

Después de varios llamados pudo dar con Jorge Valdano y de inmediato nos consiguió entradas para ver … el Madrid contra el Barça que juegan por la Champions.

…se fue sin postre para Barajas a tomar un vuelo al que ya estaba llegando tarde. Quise pedirle que se cuidara, pero no me dio tiempo.

Algunas frases

Cuando digo crear no me refiero sólo al arte. Por supuesto el arte, el arte es la gran salvación, siempre se lo digo a quienes se acercan a mí angustiados o endurecidos por el dolor o el desengaño; pero en este tiempo de inhumanidad, crear ha de ser de modo fundamental, buscar maneras de vivir que ayuden a mejorar la vida de los millones de personas que viven hundidos en el horror. Ningún hombre tiene excusa para desligarse de esta responsabilidad. (106)

La deshumanización es el resultado de dos fuerzas dinámicas y amorales: el dinero y la razón. Con ellas el hombre conquista el poder secular. Pero –y ésta es la raiz de la paradoja- esa conquista se hace mediante la abstracción: desde el lingote de oro hasta el clearing, desde la palanca hasta el logaritmo, la historia del creciente dominio del hombre sobre el universo ha sido también la historia de las sucesivas abstracciones. (58-59)

– La experiencia, tanto de logros como de fracasos, nos deja lo más simple y radical de la vida: la experiencia de lo contingente. De lo vulnerable que es la vida. La fragilidad.Eso que los antiguos llamaban la experiencia de la finitud: el saber que se vive pero podría haberse no vivido (139)

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s