Lectura y teatro

Una reflexión del dramaturgo Domingo Miras ayer en el suplemento Territorios de El Correo me trajo a la memoria otra anterior de Ian Mcewan. Ambas giran sobre el texto, el teatro y la lectura.

Ahí van las dos:

Si tienes una inquietud superior con una altura intelectual es imposible que la representación te convenza. El resultado es menor que el de la lectura. Como espectáculo puede ser insuperable, pero como comunicación es siempre inferior. La representación degrada la idea que teníamos de lo que estábamos escribiendo. (Domingo Miras, Dramaturgo; Territorios 15/02/06)

–  “Un relato era simple y directo, no permitía que nada se interpusiese entre ella y el lector: no había intermediarios, con sus ambiciones privadas o su incopetencia, no había presiones de tiempo ni recursos limitados. En un relato sólo había que desear, bastaba con escribirlo y tenías el mundo; en una obra de teatro debías apañártelas con lo disponible: no había caballos, ni calles de un pueblo, ni costa…Parecía evidentísimo ahora que era demasiado tarde: un relato era una forma de telepatía” (Ian Mcewan; Expiación, Anagrama, pag. 51)

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.