Precio fijo – Precio único. No es oro todo lo que reluce

Se acaba de aprobar en México una nueva Ley del Libro que aprueba el precio fijo.

Aún existiendo una postura claramente mayoritaria en el sector tanto allí, parece, como aquí de defensa del mismo, mejor único que fijo porque el precio es variable en el tiempo y, en todo caso en un momento temporal es único, conviene no perder de vista algunos interrogantes que se plantean y que no convendría esconder.´

Leo ayer lo siguiente:

¿No fueron acaso quienes promulgan como panacea el precio fijo quienes crearon el problema al crear un mercado secundario del libro en los canales no tradicionales? (Vía Roger)

En la encuesta sobre edición independiente que, poco a poco y en ratos libres vamos corrigiendo y ordenando se preguntaba tanto a editores como expertos su postura y opinión. En porcentajes aproximados un 15 % tanto de editores como de expertos no son partidarios del precio único y, entre otros argumentos se señalaba el siguiente: «El precio fijo beneficia sobre todo a las grandes editoriales que están presentes en todos los segmentos de venta».

Los niveles de concentración de mercado en Francia, defensor clave del precio fijo que Schiffrin nos refresca en su último libro y que comentaremos en breve nos deben hacer ver, y lo digo desde una postura de defensa del sistema de precio único que no es oro todo lo que reluce o, mejor dicho, que hay una serie de trampas internas que impiden que los efectos que realmente pretende el precio único se consigan de verdad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.