Hojablanca

Mientras algunos retozamos, paseamos, leemos, disfrutamos otras personas siguen al pie del cañón.

Los demás, en esos paseos descubrimos espacios maravillossos como, por ejemplo, la librería Hojablanca en Toledo.

Toledo es de por sí un espacio maravilloso y encontrar dentro del mismo, en su casco, una casa-librería que escala y sube hasta el último piso y en su cueva se pierden y encuentran los murmullos de las presentaciones y charlas es para el que viene de fuera un lujo y, al mismo tiempo, una rara avis sobre todo en una población que no llega a los 80.000 habitantes.

Encontré sin problemas el libro que Nuria Espert le regaló a Juan Cruz. Me perdí entre piso y piso. Disfruté del mirar con calma a media tarde. Comprendí, de nuevo, la dificultad que supone la gestión del fondo en librerías generales que quieren ser referencia en su entorno.

Así que si van por Toledo hagan una visita a este gran monumento con tres mujeres al frente.

Mañana seguiremos ruta.

Esto no ha sido una ruptura del sosiego , sino el recordatorio de un momento del mismo proporcionado como tantas otras veces por una buena librería.

Un comentario en “Hojablanca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.