Los muchos-demasiados libros

 He empezado la lectura de Historias de lecturas y lectores . A todos los entrevistados hasta la fecha, al igual que a Herralde les parece que hay demasiados libros .

Así se lee, por ejemplo:

– Los demasiados libros son los que nos distraen de los que valen la pena. Nos distraen con los trucos de la propaganda y la mercadotecnia. (Efraín Bartolomé)

– Hay demasiados libros malos; si hubiese muchos libros buenos, no serían demasiados. (Rodolfo Castro)

– Lo malo no es que haya demasiados libros, sino que esa literatura derivada termine por alejar a la gente de muchos de los libros verdaderamente interesantes. (Fernando Escalante Gonzalbo)

Son ya tantos que, en algunos casos, permiten, casi, la “publicidad masiva” .

Este verano, uno de los grupos que publica muchos libros, probablemente demasiados, ha acabado finalmente, en vísperas del Frankfurt catalán, asentándose en el que es uno de los principales grutos en esta lengua. Carballido se ha ocupado de seguir el proceso mientras otros holgábamos.

Quizás convenga seguir el consejo de Jordi Nadal : hacer menos para hacerlo mejor.

Conversaciones con editores en primera persona

conversaciones_editores.jpg

Autor: Varios

Título: Conversaciones con editores en primera persona .

Páginas: 271

Año Edición: 2006

Editorial: Fundación Germán Sánchez Ruipérez

ISBN: 84-89384-65-7

Comentario

Quizás sea una lástima el tiempo transcurrido entre la celebración de las conversaciones-encuentro y el se su publicación, seis años. Quizás, tenga la ventaja de permitir poner algo de perspectiva y ver que, en el fondo, nada ha cambiado tan sustancialmente en estos últimos años.

El libro recoge las conversaciones mantenidas con algunos de los editores y editoras, más los primeros que las segundas, más sobresalientes del país y que disponen ya de una dilatada trayectoria. Igualmente, se intenta mantener un cierto equilibro entre lo que podríamos denominar grandes grupos (Josep Lluis Monreal de Océano; Franciso Pérez González de Santillana; Juan Salvat, de Salvat y José Manuel Lara Bosch de Planeta, Germán Sánchez Ruipérez de Anaya) frente a los más pequeños y de carácter más literario (Amparo Soler de Castalia, ya fallecida, Beatriz de Moura de Tusquets y Jorge herralde de Anagrama).

Llama también la atención cómo se pasan por alto algunos fenómenos que hubieran sido de interés como, por ejemplo, el corto “idilio” de Tusquets con un gran grupo.

Algunas frases

-Ser editor es algo más, mucho más que controlar un balance o poner en marcha una inversión orientada al beneficio. Ser editor es, antes de nada, ocupar el espacio privilegiado que media entre el autor y el lector, siendo interlocutor de ambos y aportando todo nuestro conocimiento y nuestra ilusión a la confección de ese instrumento mágico que es el libro. Porque, como decía Alberto Moravia: “Un libro no es un libro sino el hombre que habita dentro de él” (Germán Sánchez Ruipérez)

– La función de un editor es poner en contacto gente que tiene algo que decir con gente que quiere escuchar; es facilitar contenidos culturales, educacionales e informativos a quien le interesa; y nuestra obligación es hacer los contenidos lo más dignos que sepamos hacerlos y facilitar los canales para que llegue a cuanta más gente mejor, con la mejor calidad y el mejor precio. Y si ese soporte es de papel, la venta directa con vendedores, el CD-ROM, ofrecer libros virtuales vía Internet, o hacer librerías virtuales para libros reales o canales temáticos de televisión que en el fondo sean enciclopedias permanentes, no dejamos de ser editores y no dejamos de hacer libros…Yo quiero morir siendo editor de libros, pero quiero morir siendo editor de libros de la época que me toque morir, no del día que nací. (José Manuel Lara Bosch)

– Más que el tamaño de una editorial lo que importa es el espíritu que la gobierna. Y, en esa palabra, “espíritu”, incluyo no sólo la ambición íntima, la meta final, que anima a quien crea la editorial, sino la intención profunda, verdadera de quien pone el capital. Cuando el que crea la línea editorial y el que pone el capital es la misma persona, o el mismo grupo de personas con una idea común de lo que quieren obtener,  el asunto es muy claro: esa persona, o grupo de personas, es libre de hacer lo que le da la gana con su capital, puede correr libremente los riesgos económicos que le convengan y gestionarlos como bien entienda. Ahora bien, la cosa se complica cuando el posible creador de una línea editorial, el editor, trabaja con capital ajeno. (Beatriz de Moura)

– No se puede ser editor si no se ve todo el mercado como un área lingüística. (Josep Lluis Monreal)

– Creo yo, que los libreros-libreros, los libreros de cabecera, persistan, porque sin ellos no persisitirían las editoriales literarias ni los buenos autores literarios –los autores minoritarios lo tendrían mucho peor. (Jorge Herralde)

Futuro de las librerías

Al hilo de un comentartio en este blog de César Coca y de algunas de las notas recogidas durante este agosto parece que el
futuro de las librerías, de algunas, no es nada alentador.

En Asturias se vaticina, en función de un estudio reciente, una reducción drástica del número ya que parece que existe una sobredimensión del sector. Algo parecido da la sensación de que ocurre en Galicia, amén de otros posibles factores.

Brétemas nos acerca, aprovechando su periplo norteamericano, algunas de las tendencias que allí se dan en las que el espacio y su uso juega un papel importante.

Libreros como el que Juan Cruz nos describió en El País a finales de julio ya no quedan.

Prometimos hace algo más de un mes ofrecer a partir de septiembre un nuevo servicio que va en la línea, en parte,con lo que César sugiere al criticar la falta de preparación de los libreros.

Esperemos que la propuesta que lancemos se convierta o pueda suponer algo de aire fresco que este blog supone para algunos libreros.

Lo transcrito a continuación es el inicio de un correo recibido este mes de agosto de un librero que hemos leído con atención e ilusión: Despues de unos escasos días de vacaciones e intentando matar el tedio espertino en la librería, doy con la página Convalor de la que pareces responsable. Soplo de aire, ni tan siquiera fresco, que también, implemente aire para poder respirar.

Intentaremos seguir ofreciendo aire y ventilación asistida.

Papel – Digital

Entre Granada y Castellón no quiero dejar de lado a Forges que nos acompaña en el camino

A la llegada, bien nos conocen, me encuentro con una pequeña joyita “Llegir per a Créixer ” de la Fundació Bromera.

¿No se animará alguien a traducirlo al gallego, al euskera y al castellano. Quizás, también, sería interesante que el texto estuviera completo en formaro digital.

Por ahora yo ya lo tengo en papel.

Como hablaba con quienes me lo han proporcionado, se agradece a veces que alguien se tome el trabajo de ordenar y poner en claro o en negro sobre blanco ideas que a veces manejamos pero son excesico orden.

Granada

Dos notas rápidas, pero relajadas, de los cuatro días pasados en Granada. No perderse, está hasta primeros de Septiembre la exposición en homenaje a Francisco Ayala.

No dejar de disfrutar de la calle, las terrazas, la mistura de esta ciudad de un tratomuy amable, en lo que nos ha tocado, con los que la visitan.

Hemos visto dos modelos distintos de librerías: Picasso , quizás más ordenada y fría y Babel con un mayor descontrol, pero con bastante más fondo, por lo menos, de lo que a nosotros nos interesaba: libros sobre libros y lectura.

Mañana tomamos camino a Castellón.

Seguimos en sosiego que compartiremos con buenos amigos y compañía.