Mi mapa íntimo de librerías

Manolo empezó este recorrido que yo quiero seguir y como prometí voy a intentar incitar y provocar que otros lo sigan.

Ahí va mi Mapa Íntimo.

Mi primer recuerdo, coherente con los tiempos que se vivían, tiene su punto de inicio en la “Librería del niño Jesús” situada estratégicamente en frente del Colegio de los Jesuitas, colegio al que no fui siendo desplazado a los Escolapios. El “Niño Jesús” no existe. Era además un Jesús especial que no captaba algunos encargos como el de el famoso, en su momento, “Catecismo Holandés” editado por Herder. Con ese nombre era, sin más, una pequeña librería papelería como la mayoría de las de hace más de 40 años que iba evolucionando hacia la posibilidad en algunos casos de traer algunos libros por encargo. Allí comprábamos los cuadernos, los libros de texto, las lecturas recomendadas, los cromos de colecciones, ¿qué maravilla cuando me tocó el disfraz de Cabo Rusty!….todo era conseguible, menos…. El catecismo
holandés que no debía ser del agrado del niño.

Mi segundo gran recuerdo borroso lo sitúo en una librería que sigue existiendo: la Librería Cámara . Y va unido a la compra de los fines de semana de la prensa con mi padre, lector culto y observador que era, pero, curiosamente, sólo de
prensa escrita. Algo de ello me ha debido quedar en el cuerpo y de ahí las continuas quejas de mi pareja por la prensa que compro, aunque, poco a poco y el bolsillo lo agradece parte de la misma se va transformando en digital. La compra de la prensa se cruzaba no con la librería sino con el quiosco en la búsqueda dominical de los tebeos de rigor que, creo, ha sido en muchas ocasiones y lo sigue siendo una de las primeras experiencias lectoras. Lo fue para mi.

Los años ya posteriores y vividos en sitios diversos me traen al recuerdo las siguientes librerías: la desaparecida Arrilucea en la Plaza Moyua de Bilbao, coincidiendo, además, que la hija de la propietaria fue profesora mía de lingüística en el primer año de carrera. La también desaparecida Arriola que estuvo en la calle Berástegui o la Galería del Libro de la esquina de Ercilla con Pozas, una de las zonas, en estos momentos, más deseadas comercialmente. Tampoco conviene dejar de lado la Librería Verdes de la calle Correo que junto a Borda han aterrizado en la nueva Elkar de Portal de Zamudio, pero que es ya otra cosa. Más al estilo sigue siendo la Herriak reconvertida en Elkar Poza donde todavía se pueden encontrar personas con saber y capacidad de búsqueda. No quiero dejar de lado las dos liberías en cuyos proyectos participé Geuk y Librópolis que ha terminado por azares de la economía en ser la actual Tintas en Bilbao.

Ahora me siendo cómodo, en Bilbao, en espacios más pequeños como la nueva Anti donde siempre encuentro algo que me agrade y la esquina final de la Casa del Libro de Urquijo que es donde esconden los “libros sobre libros”. No me olvido tampoco de la antigua Manantial de Pamplona que ya no está y que, dentro de su nueva ubicación, dejará de estar para siempre a lo largo de este mes, ni de las escapadas a Lagun.

Los años de Madrid me moví a caballo entre Marcial Pons de Suchil , algunas escapadas a la Alberti y a la Casa del Libro de Gran Vía que consigue marearme en su tamaño y dimensión.

Ahora una nueva librería entra a formar parte dela cotidianeidad familiar, Espiral, al lado del Instituto donde estudia Alex. Librería de barrio de toda la vida, pero con una capacidad de excelente servicio y que ha conseguido ganarse la complicidad de alumnos y profesores.

No quiero, finalmente olvidarme de tres espacios que, desde la independencia, son para mí envidiables y deberían ser, casi envidia en Bilbao: Babel de Castellón, Cervantes de Oviedo y Oletvm de Valladolid. Puede haber muchos más pero, en la intimidad y hoy, éstas son las que han encontrado aquí un pequeño hueco.

Mapas que nos van llegando

Virginia

M@k

El Llibreter

El violinista celest

3 comentarios en “Mi mapa íntimo de librerías

  1. Hola puedes encontrar mis librerías (o algo así) en \”http://peaceforselara.blogspot.com/2006/10/mis-camellos_20.html\”espeor que te guste.

  2. Pingback: Mi mapa íntimo de librerías | Elkar albisteak | Scoop.it

  3. Teresa Rodríguez Torrealba

    Buenas tardes. Estuve muchísimas veces en la Arrilucea con mi padre, gran lector, cuando pasábamos unos días en el Carlton las tres ó cuatro veces que subíamos desde Madrid. Yo era pequeña, la ultima vez que fuimos pudo ser en 1961, y en cuanto mi padre se escapaba por la tarde a la librería yo me pegaba cual lapa porque siempre “pillaba” algún librito, y mi padre, más de uno. Parece que estoy viendo fo la librería, estrechita y profunda, al lado de una relojería Omega, creo recordar.
    También era cliente asiduo de la librería Castillo, en la calle San Bernardo de Madrid, muy cerca cs de la glorieta de Quevedo, la dueña creo recordar que era una señora muy simpática, creo que viuda, de cuarenta y pocos ó asi.
    Siento tanto rollo, pero me ha emocionado que alguien recuerde aquella librería bilbaina. Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .