El libro de texto las librerías y el precio libre

Ha caído en mis manos, y en las de una persona a las que aprecio y quiero mucho, este otro libro de Juan Domingo Argüelles que ya el título los pone calentito: “Ustedes que leen . Controversias y mandatos, equívocos y mentiras sobre el libro y la lectura”. Si alguna librería española dispone de ejemplares prometo hacerle un monumento. El título anterior ya ha tenido aquí un pequemo momento de gloria, que también le llegará a éste.

Aprovecho los viajes Bilbao-Madrid-Bilbao, con presencia en Madrid en estos momentos, para leer. Entre la ida y la vuelta querdan ocho horas estupendas para disfrutar de ritmo de lectura lento.

Y con lo que está cayendo y caerá con el precio libre y los descuentos del libro de texto, donde todos parecen adecuarse a “lo menos malo”, me encuentro con una reflexión que, aunque venga del otro lado del charco y con una estructura educativa distinta creo que aporta un punto de vista interesante en relación a la posible posición a mantener por el librero.

Juan Domingo Argüelles recoge un texto de Gabriel Zaid que dejo aquí tal cual:

“La animación de las librerías no la hacen los libros escolares, sino las novedades literarias, intelectuales, políticas. Los libros de texto, por definición, expresan la cultura obligatoria que se transmite de arriba hacia abajo: de los que saben a los que deben aprender. Los otros libros expresan la cultura libre, abirta, sin credenciales ni horarios, que no educa desde arriba y por obligación, sino entre iguales y por gusto, desde la plática sabrosa entre lectores que se animan leyendo y se platican unos aotros las maravillas o decepciones que han encontrado” (pag. 90)

Me acuerdo de Julen a quien escucharé mañana e itentaré grabar aunque Lorena no confíe mucho y me doy cuenta de que la “desconferencia” ya existía hace tiempo alrededor del libro e incluso en el día.

Vengo de hecho de una desconferencia cara a cara que son las mejores en un espacio que, aunque es clasificado en algunos casos de “pijo”, a mí me trae muy buenos recuerdos, lo comentábamos hoy en el “cara a cara” desconferenciado, por un aperitivo maravilloso y por una comida en buena compañía.

Me refiero a La Vaquería situado en Blanca de Navarra 8.

Todavía algunos creen oler las vacas.

Ya ven lo que es la vida. Allí mi acompañante se ha comprado cigarrillos a precio fijo y es que “los cigarrillos tienen precio fijo y este esquema no ha desalentado nunca a ningún fumador” (pag. 85)

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s