La nueva ley del libro. ¿Positiva o negativa?. José Luis Jaime Serrano

Interesante reflexión la que aporta “Pepe Jaime” de Quorum que, además, desde su faceta de librero y editor integra puntos de vista desde dos ámbitos de la cadena de valor.

Su opinión no es de las que se pueda afirmar a primera lectura que quede satisfecha con el nuevo marco.

Se supone que en el Congreso y el Senado todavía debe haber tiempo para modificaciones.

Sería de gran interés que en los medios locales, probablemente de mayor
repercusión para la ciudadanía se oyeran voces y opiniones sobre esta
nueva ley en fase, todavía de anteproyecto.

Aquí va su opinión.

Una opinión, valoración más descriptiva de Nuria Azancot el El Cultural
, con una llamada de atención o un interrogante interesante. ¿Existirá
una cierta coherencia en el abordaje legislativo de las distintas
industrias culturales? Será un buen momento para analizar y ver
coherencias o tratos de favor.

Para Guadalajara

20061122134349-ind-logo-fil.gif

Como niño con zapatos nuevos a cruzar el charco, a empaparme, ver y sentir una Feria y una realidad de una dimensión distinta a las que conozco.

Con los ojos y oídos abiertos. Más dispuesto a ver y escuchar que a hablar mucho.

Con ganas como siempre de aprender.

Y desde aquí gracias a los que me habéis pasado y prestado consejos y sugerencias.

Intentaremos ir escribiendo desde allí y, sino…, tiempo habrá.

Memorias. Un fraile mexicano desterrado en Europa

20061122194539-memorias-mier.jpg

Este libro cuya edición a cargo de Manuel Ortuño Martínez he recibido de sus propias manos recoge la denuncia de la injusticia, corrupción y miseria de la Corte Imperial allá por los inicios del XIX desde la óptica de Servando Teresa de Mier.

Gracias a Manuel y a Manolo. Quienes ya lo han leído ya me han avisado de que es divertido y no tiene desperdicio

El quinto en discordia y La cosa que más duele del mundo, Premios Llibreter

Ayer hablábamos de lo que nos gustaba el premio librero cultural y hoy nos alegramos del fallo del Premio Llibreter . Quizás, poco a poco, lo pequeño se va abriendo paso sin hacer ruido ….. tanto en la literatura como en el álbum ilustrado

NOTA DE PRENSA

EL QUINTO EN DISCORDIA DE ROBERTSON DAVIES GANA EL PREMIO LLIBRETER 2006

El quinto en discordia de Robertson Davies y publicado por Libros del Asteroide ha resultado ganador del Premio Llibreter 2006 de Narrativa que otorgan los libreros de Cataluña. Robertson Davies
(1913-1995), uno de los mayores escritores canadienses del siglo XX,
había sido poco editado en castellano hasta ahora a pesar de que fue
candidato al Premio Nobel de Literatura en varias ocasiones.

El
fallo del jurado se ha dado a conocer esta mañana dentro de los actos
del Saló del Llibre de Barcelona en una rueda de prensa que ha contado
con la presencia de representantes del Gremi y del editor, Luis Miguel Solano,
quien ha destacado la importancia del premio «por lo que supone de
reconocimiento a una editorial con apenas dos años de vida y quince
títulos en su catálogo». El primer agradecimiento del editor de Libros del Asteroide ha sido para «esos primeros y especialísimos lectores que son los libreros».

Robertson Davies
agrupó su obra narrativa en trilogías aunque las novelas que las forman
pueden ser leídas de manera independiente. La más aclamada de ellas fue
la Trilogía de Deptford, cuya primera entrega es El quinto en discordia,
que gira alrededor de la misteriosa muerte del magnate canadiense, Boy
Staunton, y que fue publicada por primera vez en Canadá en 1970. Davies
atrapa el lector con su imaginación teatral sumergiéndole en una red
cuidadosamente tejida de realidad, magia y azar. Con uno de estos
azares de consecuencias imprevisibles, una bola de nieve que golpea a
la persona equivocada, se abre El quinto en discordia. Este mismo mes de noviembre, Libros del Asteroide ha publicado la segunda parte de la trilogía, Mantícora, y a comienzos del año próximo aparecerá el volumen que cierra la trilogía: Mundo prodigioso.

Etiquetas: , , , ,

¿Qué valor aporta el distribuidor?

El  número de devoluciones crece. La logística directa e inversa (devoluciones) aumenta. Se siguen enviando libros, en muchas ocasiones, sin ton ni son y surge siempre la pregunta: ¿qué valor aporta la distribución? Es cierto que, por detrás hay otra pregunta en muchas ocasiones, ¿qué margen de maniobra dejan al distribuidor los editores?

Algunas reflexiones son aportadas por el artículo que recoge Roger. Es curioso que cuando más se pueden ajustar las tiradas menos se acierta a dónde y en qué cantidades tienen que llegar.

Ya hemos señalado, en alguna otra ocasión, el poder que tiene la distribución y quién gana en esta situación:”El problema no es el exceso del número de títulos, sino que libros, tan diversos, sean tratados de la misma manera, al mismo ritmo, por estructuras de distribución cada vez más sofisticadas e industriales, dando más posibilidades a los best-sellers programados con anterioridad y vendidos en pilas a la entrada de los grnades almacenes que a la
creación literaria, discreta y sabiamente calsificada en las estanterías de las librerías…El problema es que cada libro tiene un ritmo de vida diferente y que se tiene la tendencia de tratarlos a todos de la misma manera”.
(Laurence Santantonios; Tant qu’il y aura des livres; Bartillat, pag. 16, 81)

Mapa íntimo de librerías -7. Fernando García Pañeda

Me invita Txetxu a realizar, como otros amigos o lectores suyos, un mapa íntimo de librerías, «una bella y delicada manera de poner a las librerías en la conversación de la gente y, a través de ellas, al libro y a la lectura», como él mismo dice. Una idea atractiva a la que, con notable retraso, respondo:

Mi mapa íntimo de librerías

Hasta hace poco más de una fugaz década, de las cuatro que ya he consumido, he carecido de cualquier clase de mapa, brújula, sextante o siquiera un miserable astrolabio que me orientase en el fascinante pero incierto mundo de las librerías. Éstas, las buenas, las de verdad, siempre las he visto a desmano por eso de haberme tocado en suerte morar en
extrarradios de mi ciudad de referencia, esa a la que los bilbaínos llaman Bilbao.

Por eso, mi adolescencia y mi juventud librescas constituyeron un errático deambular al acecho de títulos y nombres que aparecían en los primeros manuales de Literatura de BUP entre las bibliotecas de barrio y las librerías-papelerías de
turno, establecimientos éstos últimos que dividían libros-papel, en el mejor de los casos, en una proporción de 20-80, como el Pareto tan difamado por Julen.

Cuando empecé a poder desplazarme con soltura hasta el centro, objetivos ineludibles como únicos conocidos eran la sección de libros de El Corte Inglés y La Casa del Libro, que por entonces disponía como única sede la de Colón de Larreátegui. En estos pagos me lanzaba compulsivamente sobre los clásicos de bolsillo de Alianza y Austral de Espasa-Calpe, los más asequibles a mi idem de entonces y que constituyeron mi alimento espiritual desde los 15-16 años y durante mi década de los 20. Las incursiones por las jurisdicciones de Cámara o Herriak eran infrecuentes pero intensas, algo así como correrías por terrenos vedados a los dilettantes; creo que me subestimaba como bibliófilo y bibliomaníaco.

No obstante, esos territorios se consolidaron en mis 30’s. De hecho, en Herriak presenté mi primera novela y en La Casa del Libro la segunda.

También me gusta tomar un café silencioso en tanto que ojeo algunas novedades en Topbooks; placer éste —como los otros todos— muy restringido desde la arribada de los piratas. Pero lo mejor en mucho tiempo ha sido la anexión reciente en mi mapa de territorios como La Internacional o La Librería de Deusto, donde no sólo te atienden y te miman, como buenos libreros con sus clientes, sino que a veces hasta tienes la impresión de que te estiman. Y, por fin, sepan que espero impaciente, como otros cuantos, el desembarco en Litteraemundi, para profundizar en culturas entrelazadas.

Por último, y como es de bien nacidos ser agradecido, debo reseñar la librería-papelería de mi pueblo-barrio, Aiboa, del mismo nombre, cuyas proporción libro-papel y competencia literaria de sus amables dueños son notablementes  superiores a aquéllas habidas en mi infancia, y en la que han hecho notable propaganda del autor local con aún más notable descalabro de ventas… pero eso no viene a cuento ahora.

Original en Territorio Enemigo

Aprendices. Una forma de experimentar

Los que seguís este espacio, lugar de encuentro, reflexión, locura sabéis ya o quizás os suene la pequeña “locura” de aprendices . La semana pasada, el 16 tuvimos nuestro segundo encuentro.

Creo que la “administración en Red” ha reflejado perfectamente no sólo el espíritu del encuentro sino el de la “comunidad” de aprendices.

Actualización: No se pierdan esta crónica excepcional de un escritor(¿?) metido a blogero.

Marcel Proust en imágenes

20061120133022-proust.jpg

La cartera siempre llama a nuestro timbre para entregar la correspondencia del portal.

Hoy es de esos días que me dice: baja por favor que tengo un paquete que no cabe en el buzón.

Mientras espero el resto de las cartas lo abro y me encuentro con esta maravillosa sorpresa que me hacen llegar la gente de Sexto Piso.

La referencia completa: Marcel Proust; Por el camino de Swann, primera parte. Combray. Ilustraciones y adaptación de Stéphane Heuet; Madrid 2006, 72 pag.

En la nota que acompaña se dice: El ilustrador Stéphane Heuet, movido por su enorme admiración a la obra de Proust, ha hecho un minucioso trabajo para llevarla, con gran respeto, a lo que en francés se conoce como bandes dessinés. Son precisamente la pasión y el esmero las que han hecho que Heuet obtenga el premio Marcel Proust, ortorgado por el Cercle Littérarire Proustien de Cabourg-Balbec, destinado a recompensar una creación literaria o cinematrográfica que incite a la lectura de la obra de Marcel Proust.

Bibliotecas y jóvenes

Terreno siempre difícil, complicado, complejo el de la lectura y los jóvenes. Campo en el que casi nadie se atreve a hincar el diente cubriendo siempre el mensaje bajo la mediación de lo infantil….

La adolescencia y juventud de la lectura y los lectores se atraganta también a los adultos.

Así que suena bien la apuesta de la Fundación Bertelsmann para formar a los bibliotecarios para la atención a los usuarios en este tramo de edad.