No callaremos……

Estos nubarrones no nos impedirán disfrutar del sol…..

Amanece que no es poco

Anuncios

Fomento de la lectura en…..

Lo importante ya no es que se lea, sino dónde se lea. En las campañas con el Ministerio sólo aparecen los llamados editores de libros, sean estos buenos o malos y en esta otra aparecen sólo los de prensa, sea amarilla o seria.

Algún maligno podría decir que ¡qué mas da!, que en la mayoría de los casos son los mismos perros con distintos collares y no le faltaría razón.

A ellos sólo les importa que se lea, mejor en sus libros o periódicos, anunciados en sus televisiones, sean buenos o malos, gratuitos o de pago, que de las formas de hacer negocio ya se encargarán ellos.

El cuento de la innovación

20061229092911-bai-cuento.jpg

La Agencia de innovación de la Diputación de Bizkaia, BAI
, supongo que de manera más menos masiva ha hecho llegar un cuento a
unas cuantas empresas de Bizkaia con el título de “Unos juguetes muy
innovadores”.

Bueno después de visto el “obsequio” creo que es una estupenda anticampaña que se la debe de haber preparado el enemigo.

– El cuento ya se por sí da espacio para el doble juego semántico (vean el título de este post)

– La utilización de un medio para “infantilizar el mensaje”


El cuento que ha llegado es totalmente tradicional y poco innovador
por: su formato, el tipo de letra, los dibujos, la forma de contar el
mensaje, la utilización masiva de papel, la falsa moralina que
desprende…. en fin, esperemos que los planteamientos reales de BAI
vayan por otros cauces y esto sea eso sólo un cuento malo.

Cine e independencia

Leo en una noticia de El País el “espaldarazo ” que parece va a suponer la nueva ley del cine a la producción independiente e incluso las cortapisas o límites que parece van a ponerse a las grandes productoras, y me pregunto ¿los principios aplicables, como industria cultural son igual a los planteados en la ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas?

Se señala que la filosofía de base es el apoyo a la industria independiente, pero ¡inegnuos nosotros! suponemos que esto no tendría por qué valer sólo para el cine.