El PIB cultural

La Ministra está interesada,  suponemos que las industrias también, en conocer de manera fiable la aportación de la cultura al PIB. Desdeesta óptica, aunque no venga entrecomillado en la que parece afirmarse que: “la cultura y la lengua son unas ‘mercancías’ en el mercado, que aportan un ‘gran caudal de riqueza económica'”, el planteamiento parece lógico.

Lo que yo no tengo tan claro es si sería más interesante medir la aportación al PIB o al Índice de Desarrollo Humano que, me parece cuadra mejor con el papel que juega la cultura y las industrias, no sólo ellas, que la mediatizan para que sea accesible a la ciudadanía.

Actualización: La Ministra decía en sus declaraciones que no había medidas fiables. Suponemos que este dato que aporta el estudio de la SGAE, y que ya es un clásico, no debe valer para ella.

Actualización: una aportación al PIB mal repartida.

BBB. ¡Menos mal que no viniste!

 

 

menosmalquenoviniste.jpgBasta pasar de un bar ruidoso a una mesa tranquila, de la birrita al vino y al agua para las minorías no preocupadas de posibles problemas de sequía, de no tener nada que llevarse a la boca a poder hincar el diente que si un poquito más hecha, que si menos, que ahora calentamos un poco estos huesitos para ver que rascamos… y un pelín de ensalada para “engañar” y ¡milagro! los bits, la convectividad, los blogs… desaparecen la de la mesa, se digitalizan, se convierten en enlaces no encontrados ante el placer del ñam, ñam y la conversación más distendida.

Los cinco magníficos, estaba claro que era una cita para los “mayores ” de BBB, agradecemos las dos ausencias de última hora que han posibilitado no variar la medida de edad a la baja, era un asunto serio el que nos traíamos entre manos, y que los chicos del Fitnnes, 1 y 2 , podamos seguir manteniendo nuestra línea, no tan fina como la de otros , ¡quién lo diría después de ver la realidad del ñam ñam!.

Gracias al anfitrión .

Google, Amazon, Microsoft

Mientras ellos creen que el mundo gira a su alrededor, mientras más grandes se hacen, más resquicios van quedando abiertos para la aplicación de la teoría de la larga cola o de, desde otro punto de vista, de los huecos.

Ellos siguen a sus cosas, ahora jugando al i-pod, mejorando sus buscadores, aunque a veces para lo que encuentran……y cómo nos lo presentan habría que preguntarse sobre si el viaje ha merecido la pena.

También, como no podía ser menos, Amazon quiere jugar y Google, al mismo tiempo, parece querer jugar a ser el Amazon del nuevo mercado.

Todo esto, por ahora, en la Euskadi profunda les traerá al pairo, mientras no cambie la calidad de la conectividad. Algunos, vuelven incluso a ritmos ancestrales .

Mapa de lectura pública

0300000000062264thumbnail.jpg

Lo tenía guardadito hace tiempo y como muchas veces ocurre lo urgente,
notas recientes, tapa lo i portante, notas más sosegadas o referencias
más claves.

El trabajo está realizado en Murcia . Me gusta para empezar el nombre “lectura pública” que sitúa claramente la responsabilidad en manos de quien debe estar, por lo menos en cuanto a infraestructura se refiere, tanto de espacios como de contenidos. No vaya a ser que algunos piensen sólo en ladrillo y nos cuelen el cemento por libros o contenidos de interés. Conozco a parte del equipo que lo ha realizado. Me merece confianza y sé de la seriedad en su trabajo y de su compromiso e interés por compartir experiencias.

Ahora que estamos a principio de año creo que es un buen ejemplo para intentar abordar en otras comunidades este mismo análisis.

Como siempre una pregunta en el aire. ¿Sería posible que los responsables públicos se pusieran de acuerdo en algunas metodologías de análisis para poder establecer tanto posibles comparativos como para poder tener como ejemplo modelos de buenas prácticas?

Libros que suenan de cine

librosquesuenandecine.jpg

Estoy escuchando una promoción más . Nada que ver con ese pequeño esperpento que parece ningunear la inteligencia infantil que ha lanzado El País.

Por lo menos, ésta se deja degustar. Es un libro que suena. Libro, porque tiene ISBN, aunque el mismo (84-473-4599-8) no haya sido capaz de encontrarlo en la Agencia del ISBN.

Quizás haya sido torpeza mía o, igual, se me ha ido el numerito con esta música celestial que ¿escucho? ¿leo? ¿siento? a otra parte.

Resulta que, en este caso, la música de Vilvaldi a la que tengo acceso a través de un soporte con forma de Compact Disc se convierte por estos azares del mercado en un material complementario de “carácter impreso, visual, audiovisual o sonoro que ha sido editado conjuntamente con el libro y que participan del carácter unitario del mismo”.

Pienso y pienso y digo, pero ¿cuál es el elemento origen, el elemento de sentido y valor? ¿el papel? ¿los textos de Ana Nuño, Juan Carlos Moreno y Josep Pascual que son interesantes, pero que incluso su duración de lectura es inferior a la de audición? o ¿Las cuatro estaciones de Vivaldi y el Concerti “con molti instromenti” que ahora escucho?

Ya lo dice el refrán: Blanco y en botella leche, aunque algunos quieran que sea libro.

Hábitos de lectura. Nuevos datos

42-17108756.jpg

Acaba de hacerse pública la “nota de prensa ” en relación a los hábitos de lectura del 2006. A fecha de hoy los editores no han colgado, todavía, el estudio completo en su web.

Me parece muy pertinente la reflexión de César Coca sobre el “exceso de datos” como instrumento sanador y creador de “buena conciencia”: sabemos que no acabamos de ir bien, pero intentamos estar continuamente encima del fenómeno de la lectura.

Si se fijan en la nota hay algunas cuirosidades, de los datos hablaremos cuando podamos leerlo entero. Por ejemplo ¿cuál es el criterio para considerar una obra como literatura?. ¿Es la Biblia literatura? Según el estudio sí. ¿Son los libros de Harry Potter literatura? Según el estudio no. Tampoco es literatura “El Señor de los anillos”, por ejemplo. Curiosas clasificaciones. Se les clasifica de Infantil-Juvenil como si esta clasificación lo dejara fuera de la literatura. ¿Está alguien seguro que Coelho es más literatura que las obras que parecen  en infantil-juvenil?

La clasificación de infantil aún con ello resulta curiosa. La encuesta mide los hábitos por encima de los 14 años. ¿En qué franjas de edad ha situado los límites? ¿Los libros situados en infantil-juvenil sserán sólo leídos por los lectores de, pongamos 14-17 años? Situemos ya a los 18 la mayoría de edad y, por lo tanto la capacidad de entrar en lo que se clasifica como Literatura en la encuesta.

Los grandes datos, vuelven a esconder el matiz. Los autores que aparecen son más de lo mismo, basta con dar un vistazo rápido con los datos de años anteriores.

Una reflexión final que tomo prestada:

Tomar iniciativas para cambiar las cosas exige no sólo lectura sino,fundamentalmente, “organización social”. Y hasta ahora no conozco ninguna campaña oficial, ni ningún intelectual preocupado por la lectura, que invite a leer y a “organizarse”. Leer para sentir placer en medio de la tragedia nacional les suena aceptable, pero leer y organizarse para cambiar las cosas empieza a sonar incómodo. (Gregorio Hernández en Juan Domingo Argüelles; Historias de lecturas y lectores ; pag. 181-182)