Hábitos de lectura y compra de libros 2006. Otra lectura de los datos. 4

Viene de aquí

En
relación a tiempos anteriores la gente cuánto percibe que lee. Además
de lo que los datos digan la percepción de la realidad es sumamente
importante. Es en el fondo nuestra sensación interior que en nuestro
quehacer diario tiene un peso importante.

La
percepción parece, en este sentido, o negativa o realista: es más el
número de personas que percibe que lee menos (un 31,3%), no quiere
decir que sea cierto, que los que perciben que leen más (un 28%),
tampoco quiere decir que sea cierto, pero su incidencia en la
verbalización es importante: ¡Mira. Yo creo que leo menos que antes! o
¡Mira. Creo que leo más que antes! Si los que perciben que leen menos
son más que los que perciben que leen más nos encontraremos con un
doble reto: el primero comprobar si ese hecho es cierto ya que el
sentimiento “negativo” de leer menos puede venir producido por la
realidad de cada individuo o por una cierta presión social que
incidiendo tanto en la importancia de la lectura pueda traer como
consecuencia un menosprecio o un menos valor del tiempo leído, aunque
éste sea el mismo. El segundo analizar el peso del mensaje o de los
mensajes que se están dando en relación a la incidencia que tiene en la
propia percepción de los sujetos. Si se da un cruce de cierta
culpabilidad que lleva a sentir que se lee menos, aunque esto no sea
cierto por parte de los que leen, si este hecho se verbaliza y lo
verbalizan más los que sienten que no leen que los que leen podría
ocurrir que los que no han leído nunca piense que para qué van a leer
si los que dicen que leen dicen que leen cada vez menos.

Yo cada año leo más o por lo menos así lo percibo.

Y en este leer y no leer quiero traer aquí la presentación a la que fui invitado el otro día por 451 editores. Fue un placer encontrarse con alguna gente, pero, sobre todo, escuchar y poder charlar con Elia Barceló .

Compartimos
edad nuestra y de vástagos y estilo desenfadado en nuestra indumentaria
habitual de trabajo “casero” por lo que pudimos saber. Pero lo que
realmente me pareció interesante fue reencontrarme con el valor de la
escritura como palabra dicha y pensada con lentitud que va más allá y
adquiere una dimensión distinta a la palabra hablada.

De
hecho hoy he vivido esa pequeña experiencia en mis carnes. Permitirme
un “poquito de ego”. Me he encontrado con un titular que comparto, se
supone que salió de mi boca, pero que en el transcurso de la
conversación no fui consciente de haberlo dicho.

Toman fuerza con ello los dichos de “las palabras se las lleva el viento” y “lo escrito, escrito está”.

Sigue aquí .

Un comentario en “Hábitos de lectura y compra de libros 2006. Otra lectura de los datos. 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.