Las hadas y los duendes existen

20070627092435-457696921-c96732fc4c-m.jpg

Nos referimos a los buenos.

El País nos trae hoy una de esas historias de “cuento de hadas” que nos lleva a descubrir que la vida no es unidimensional, ni sólo económica, que en algunas ocasiones no destila “mala baba de encargo“, que tiene matices de cercanía, de colaboración, de solidaridad, de creación de tejido social que realmente merecen la pena. Lo que ha pasado en La Regenta, si es como lo cuentan y no hay por qué dudarlo, sería para estudiarlo despacio y ver que se pueden abrir nuevos modelos
colaborativos sostenibles alrededor de la librería.

Para algunos las librerías, algunas, está claro que sí aportan algo. Más allá de los libros vistos como unidades descontextualizadas, más allá de los portales americanos, perdón del portal americano ya que parecería que para alguno sólo existiera uno, más allá de eso está la vida real poco digital o más allá de lo digital que se hace en el roce mantenido a lo largo del tiempo.

Tiene todo ello mucho que ver con las “Comunidades lectoras” de las que hablábamos hace poco y hace más tiempo .

Santos Ochoa. Premio Boixareu

20070627085105-santos-ochoa.jpg

¡Felicidades!

Su apuesta por la franquicia como nuevo modelo en el sector, aunque haya habido experiencias fallidas de las que también se aprende, su afán  por la medición de satisfacción, premios anteriores por su trabajo ya hecho han ido marcando algunos hitos en el camino.

Nos veremos en el Liber.  Y a seguir trabajando ya con la tercera generación.

Etiquetas: ,

Lectura refrescante

 

Ya llega, ya llega el juego serio que Tokland nos propone por segundo año: El segundo verano Tokland de fotografía
. Participen diviértanse, no se lo pierdan. Quizás puedan llegar a ver su obra gráfica publicada, recibir un espléndido regalo inesperado o ¡quién sabe! vivir una experiencia alrededor de la imagen nunca esperada.

La foto de arriba no participa en concurso.

Blogeros y blogeras, lectores y lectoras, fotógrafos y fotógrafas profesisonales (¡vaya no hay femenino!) y aficionados y aficionadas háganse eco de tan trascendental y sublime noticia. ¡Les cambiará el verano!

Un regalo…..

 

Sí, sí. Para mí un auténtico regalo, un don que produce una satisfacción inesperada, causa sorpresa, alegra el espíritu vital y hace iniciar el día con otro toque.

Recibido ayer a la noche. Tal cual. Sólo me he tomado la licencia de convertir nombre y apellido en iniciales.

Estimado quien seas…:

Te escribo estas líneas sólo para agradecerte la ayuda que me has prestado con tu blog. Me llamo E. y, desde hace un año, se me ha metido en la cabeza montar una editorial. No sé si la primera frase que escuché fue: “¿Estás loca?”, “Eso es imposible” o “De eso no se vive”. Para el caso patatas. Vivo en Asturias, tengo 34 años y, cómo no, soy filóloga. Para rematar la jugada, tuve también la brillante idea de apuntarme a un máster de Edición que justo estoy terminando ahora. Me quedan 4 días para entregarles un proyecto editorial y todavía no sé siquiera qué distribuidoras hay, cuáles trabajan mejor con pequeñas editoriales, cuáles tienen “mejor mano” con los libreros… Eso estaba buscando cuando di contigo. Tras leerme gran parte de tu blog de un tirón (y así el dolor de cabeza que tengo en estos momentos) y sacar un montón de datos que fijo que me sirven, se me ha ocurrido agradecértelo. Antes de dar contigo, venía de entrevistarme con una editora asturiana que me dijo que una editorial pequeña no empezaba a mantenerse a flote hasta llegar a los 100 libros publicados. Imagínate mis desconsuelo, cuando mi idea era publicar unos 12 libros al año (lo que tenía planteado eran
libros para adultos de relatos con ilustraciones, con la parte “física” del libro lo más cuidada posible, y eso lleva tiempo). Gracias a uno de los enlaces que propones, llegué hasta el artículo de El País, donde se entrevista a editores que se dedican justamente a tener un fondo editorial del nivel que yo quiero. Ahora seguiré navegando. Ya apunté las editorales (algunas ya las conocía porque llevo todo el año en búsqueda del libro ilustrado para adultos, comprándome libros, hablando con libreros que no tienen ni idea de que existan tales cosas…).

Muchísimas gracias de nuevo. No veas qué dificíl es, en plena era de la información, informarte en condiciones.

Te dejo como regalo un cuentito que acabo de escribir, sacado de los comentarios de Prada sobre los cementerios de libros. Ya ves, no sólo me has ayudado, sino que me has servido de inspiración.

Mi afición me vino en una librería de lance. Buscaba yo una edición casi imposible de encontrar del Dioscórides, cuando lo vi allí, tan feo y maltratado, asomar su esquinita de libro huérfano entre otros tantos parias de la publicación. Lo tomé entre mis manos, más por lástima que por interés, y me di cuenta de que sus páginas estaban sin abrir, con los bordes de sus pliegos aún por guillotinar. Me lo llevé a casa para desvirgarlo como él se merecía: con mimo, con el placer y la precisión de un buen amante. Él fue el primero de una larga lista de ediciones sin mácula desfloradas por mí. Fue tanta mi pasión por esta práctica, que busqué empleo en un cementerio de libros. Para quien no lo sepa, los ejemplares que no se llegan a vender en cierto margen de tiempo acaban siendo destruidos, quemados o triturados hasta convertirlos en migajas sin alma. Me dieron un puesto de trabajo desde el que controlaba la cinta transportadora. No se imaginan qué terrible es contemplar la mirada inocente de los libros cuando saben que han llegado al matadero. Uno diría que oye los gritos de los que van siendo despedazados, y sus hojas se retraen, con miedo, y les tiemblan las tapas a los más cobardes.Yo hago como si quitase grapas u objetos metálicos que pudieran dificultar. Todo mentira. Llevo años dedicado a rescatar a mis virginales efebos de su cárcel de olvido. Y a veces lloro con ellos, ya en mi habitación, cuando por fin les leo sus entrañas y me preguntan
por qué, y no sé cómo explicarles que muchos de  ellos nacieron ya condenados, presos, vírgenes y mártires, en este estúpido mundo de la prisa.”

Saludos desde Asturias:
E. R.

P.D.:
Espero que tu correo no tenga nada que ver con el verdadero Barandiaran que murió en 1991 porque, la verdad, no me sentiría muy cómoda carteándome con un fantasma.

La lectura…. una invitación abierta

Algunos y algunas como le gustaría a nuestro Lehendakari, no olviden que quien esto escribe lo hace desde Bilbao habitualmente, ya se van haciendo eco de la propuesta que, a modo orientativo y no exhaustivo, lanzábamos para recoger reflexiones dispares, diversas y por qué no plurilingües sobre la lectura desde las experiencias personales.

Si la lectura, al fin y al cabo, es un acto humano toma concreción y se manifiesta con seguridad de manera distinta en cada uno de nosotros.

Es esta diversidad pensada y expresada a través de la escritura la que queremos recoger y aquí tenéis la propuesta de guía-invitación para ello.

Quien se anima a escribir puede hacer llegar su texto-reflexión, ¡qué bonito sería que alguien se animara con imágenes también! a la redacción.