Castigado por no leer

Quizás los cambios en el tratamiento del libro de texto que ha pasado del precio fijo con descuento al más barato que nadie parece que ha motivado también el cambio de actitudes de los editores en sus campañas veraniegas recordando, quizás, viejos tiempos  de palo y zanahoria.

El año pasado los editores iniciaron una campaña de “libros y playa”  de la que no sé si ustedes habrán visto o leído alguna evaluación. Parece que les funcionó bien, eso dicen ellos, y por eso se supone que repiten, aunque con algunas variantes dignas de interés.

– El castigo como medida disuasoria para la lectura:  “tenemos que ser muy imaginativos, solo se premiará a los que estén leyendo o demuestren que tengan un libro, al resto se les castigará”. No siguen, al parecer la máxima de Pennac “el verbo leer no soporta el imperativo”.

– Personajes representativos del “espíritu hispánico ” . ¡Qué mejor para ello que empezar en Zarautz y terminar en Barcelona! Suponemos que empezarán en euskera y terminarán en catalán como representación, también, de esta diversidad hispánica.

Nosotros,en la playa, seguimos prefiriendo el elemento contemplativo de la
naturaleza en todas sus manifestaciones y qui´zas, otras formas de lectura más lúdicas.

Otras valoraciones: Papel en blanco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .