Soportes y sinergias

 

Ya escribimos y recogimos por aquí cómo en Japón el envío de una novela por móvil parecía haber aumentado las ventas.

Parece que en China ocurre algo parecido.

Uno ya no sabe si tendrá que ver con lo cultural, con lo étnico o con lo visual.

Sí está claro, en cualquier caso, que estas afirmaciones no parecen generalizables en la medida que el fenómeno se da en relación a determinados ámbitos  poblacionales y determinados géneros literarios, pero aún con todo eso supone una tendencia que probablemente guarde también relación  con el aumento de lectura en pantalla.

Está claro que esta afirmación que hicimos en su momento se debe matizar, aunque mantenemos lo de los oculistas.

Vuelta al cole. Regresar a las aulas no cuesta nada

 

Parece que en España las administraciones públicas no se gastan excesivos dineros
en las ayudas a las familias con la vuelta al cole. Habitualmente,
estos datos son de parte, es decir, interesados en cierta medida y se
supone que habría que compararlos y contextualizarlos en función de
otros gastos e inversiones del estado y de los propios costos de la
vuelta al cole.

Quizás los periódicos puedan suponer una ayudita a esta vuelta al cole como, por ejemplo, ocurre en Portugal.

¡Fíjense en el lema: ¡Regresar a las aulas no cuesta nada!

¡Atractivo! ¿No?

Se
podría empezar con el material de papelería y luego, por qué no, seguir
con los libros de texto. Por ejemplo, el País podría repartir los de
Santillana, La Razón los de las editoriales religiosas y Vocento los
específicos de las distintas Comunidades. Es sólo un ejemplo para
ilustrar no vayan a ser que los medios que no aparezcan se sientan
discriminados. Aquí sí que el soporte papel supondría una cierta
ventaja sobre el soporte digital. ¿No les parece?

DLD. Depósito legal digital

DLDDEPÓSITOLEGALDIGITAL

La nueva ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas metía prisas en relación al Depósito  Legal y así en su disposición adicional primera de cía que: El depósito legal tiene por misión fundamental la preservación de la cultura, haciendo posible que cualquier persona pueda acceder al patrimonio cultural, intelectual y bibliográfico, así como coadyuvar a la protección de los derechos de autor en el ámbito de la propiedad intelectual. La observancia de la obligación de constituir el depósito legal es una condición imprescindible para garantizar el derecho de acceso a la información de todos los ciudadanos, y deberá realizarse en los términos establecidos en la normativa que resulte de aplicación; por lo que el Gobierno, en el plazo máximo de un año, remitirá un proyecto de ley para adaptar la normativa vigente a la realidad del Estado de las Autonomías, a la aparición de nuevos soportes y a los cambios producidos en el sector editorial.

Las declaraciones de la directora de la Biblioteca Nacional sobre la nueva normativa y la dificultad de aplicarla siguen dejando en cualquier caso un elemento en el aire el concepto de soporte.

Pensamos que aquí es utilizado según la acepción 4 del diccionario de la RAE que dice: Material en cuya superficie se registra información, como el papel, la cinta de
vídeo o el disco compacto. Nada se dice aquí de los discos duros y parece más bien querer decirse que el soporte permite movilidad y reproducción.

Pero qué ocurrirá cuando no hay muchos soportes sino sólo uno y lo que en cambio sí hay son muchas miradas sobre una información que descansa en un único soporte.

En ADN podéis leer algunas de las cosas que se me ocurrieron recuén vuelto de vacaciones.

En cualquier caso, vuelve a ser una muestra más de las  prisas y del escaso rigor y coherencia del texto legal.

Atlántida y Televisa

 

Siguen los movimientos de compra dentro de la lengua. Ahora Televisa compra Atlántida . Ya son los grupos de comunicación quienes van comprando algunas editoriales y no al revés.

En breve parece que en España aparecerá un nuevo periódico , barato barato,y dicen que a la “izquierda” de El País que surge, también de la imagen y no del papel.

¿Saldrá antes de las elecciones?

Etiquetas: , , ,

Manual del editor. Cómo funciona la moderna industria editorial

 

He leído con sumo interés el libro de Manuel Pimentel . Me ha parecido sugerente en unas ocasiones, práctico e incluso muy práctico en otras, poco riguoso en sus citas en unas terceras como es por ejemplo la información que recoge en el apartado sobre librerías sin hacer ninguna referencia a las fuentes de información.

Y me ha parecido demasiado “pegado al papel” y poco atrevido en la reflexión y propuestas ante los nuevos soportes y formatos.

Algo quizás básico que no se acaba de apuntar claramente: ¿qué inversión inicial es necesaria para aguantar un cierto tirón en función del modelo y tamaño editorial que se quiera llegar a tener?

Con todo interesante por atreverse a ir un poco más allá de la mera reflexión del papel cultural del editor.

Quedan un par de interrogantes: ¿no encontró una editorial fuera de su grupo para la publicación del libro o habrá una apuesta estratégica de empezar una serie de “libros sobre libros” al estilo de Fondo de Cultura? El segundo, ¿el esfuerzo mediático de presencia se corresponde con el lanzamiento del libro o con un posicionamiento de marca?

Libro de texto y Consejo escolar de Euskadi

Interesante la valoración que a finales de junio realizó el Consejo escolar de Euskadi sobre el programa con rimbombante título de “Programa de gestión solidaria y equitativa de libros de texto y material didáctico para los niveles de enseñanza obligatorios en los centros docentes públicos de la CAPV”.

Algunas de las líneas de más interés de la reflexión:- Cuestionar el propio papel del libro de texto e incidir en sus limitaciones para el proceso educativo.
– Cuestionar su propio futuro como material curricular.
– Se cuestiona el procedimiento empleado por la Consejería.
– Se cuestionan las fechas en que se ha realizado.
– Se cuestiona la equidad que el programa dice pretender y en relación a la solidaridad y el desarrollo sostenible que también dice pretender la duda del Consejo es por qué hacerlo sólo con este programa.
– Deja entrever la contradicción que supone la posibilidad de renuncia a participar en el programa en relación a los fines de solidaridad y desarrollo sostenible y las diferencias que puede generar entre alumnos con libros siempre nuevos y otros con libros usados.
– Supone una sobrecarga de trabajo para los centros que en el marco normativo no queda solventada.
– Finalmente se señalan algunos puntos de valoración técnica en cuanto al texto.

¿Hará caso el Consejero a los consejos del Consejo?

Un buen consejo siempre puede ser educativo y aquí hay unos cuantos. Casi tantos como para cambiar los fines, el marco y los ritmos de actuación.

El problema, quizás, es que el Consejero crea que tiene la “lección bien aprendida” y no le haga falta saber nada más.