La industria cultural y la larga cola

Tenía aparcado entre los borradores, no tantos como los de mi vecino (¿virtual, real, las dos?) que funcionan con la lectura del corto-pego, título que me sugiere y tiempo para darle una vuelta interesante fiándome de la primera intuición al guardarlo, este post de digitalistas del mes de junio. No siempre se termina este proceso, pero en esta ocasión sí.

Al final hacen una referencia a cómo el libro o más ampliamente las industrias culturales se ven afectadas por la “larga cola”, por los nichos. Se me ocurre alguna reflexión:

Quizás la industria del libro ha sido ya desde hace mucho tiempo una industria de nicho. De hecho muchos títulos, digamos que con el “enfoque tradicional” ven la luz con tiradas que no llegan ni por asomo a los mil posibles compradores. Cualquier otra industria cultural requiere “nichos más grandes para funcionar”. Llama por lo tanto la atención que muchas de las iniciativas se centren en la industria de más “txikinichos” (nichos pequeños).

Al mismo tiempo muchas de las iniciativas que plantean para el sector del libro la larga cola, algo que ya existía en el sector, basta analizar los niveles de rotación de las librerías y como en general sus ventas son ventas de la larga cola, necesitan se plataformas que necesitan generar un “colón”, es decir, convertir la larga cola en una “cola gorda tecnológica para que la inversión realizada no por la industria cultural, sino por la tecnológica alcance una rentabilidad.

Detrás de ellos nos intentan convertir a todos en “autores de éxito” para llenar sus discos duros y ajustar sus tiradas a demanda, se intenta también, a veces, confundir la difusión con la venta posibilitando, de nuevo, una dinámica de ruido.

Quizás ahora, como dijo el detective Wallander sean necesarios unos perfiles específicos en las industrias culturales. Él hablaba de policías, pero la
translación es fácil:

·Tómate el tiempo que necesites –lo animó Hemberg-. Para ser buen investigador, debes aprender a pensar de forma metódica, lo que no significa otra cosa que pensar despacio….Verás, en mi opinión, los nuevos tiempos necesitarán un nuevo tipo de agentes de policía. En especial, un nuevo tipo de investigadores –auguró Rydberg-. Pero la clase a la que pertenecemos tú y yo, los policías capaces de pensar, ésos serán siempre necesarios. (Henning Mankell; La Pirámide ; pag. 59 y 377)

Resumen: la larga cola de las colitas ya no es cola, sino pelillos.

2 comentarios en “La industria cultural y la larga cola

  1. Me
    ha encantado lo de txikinichos, ¡me lo quedo! Y, por cierto, me he dado
    de baja de Wallander. Se me ha atragantado la última tropelía sobre
    sectas. Me he vuelto a Wexford y Burren.

  2. Los espacios bilingües tienen esas ventajas. Tomaré nota de las nuevas referencias.¡Curiosidad! Sin abrir el comentario y vistas las horas suponía de quién era. Acabamos siendo bastante previsibles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.