El mundo sigue siendo un pañuelo

Anthony_Ulinski_1

Anthony Ulinski

La existencia de las redes de relaciones son anteriores a internet y muchas veces cuando uno menos se lo espera las mismas se hacen patentes.

Cuando conocí al “artesano” salieron a relucir ya en aquel momento “cables o hilos” cruzados. Como prefieran.

Ayer en una deliciosa cena en Madrid, por el espacio que permitía hablar, por la compañía, sobre todo, y por la comida, las redes, las relaciones cruzadas, vuelven a salir encima de la mesa causando, como casi siempre, sorpresa y, casi, incredulidad llevando al exclamativo ¡No es posible!

Pues sí, como tantas otras veces, lo era, lo era. Estos encuentros y rememoraciones al tercero o la tercera no presente me provocan ilusión y una cierta gracia junto a la constatación de que las vidas humanas y nuestras relaciones siguen caminos sutiles, curiosos e imprevisibles en muchas ocasiones.

La cena, dejaremos en la sombra a los acompañantes, fue una pequeña delicia que a veces tenemos derecho a darnos las personas. Poder compartir y sobre todo escuchar proyectos ilusionantes, balbuceantes, quizás, en algunos momentos. Poder sentir, en un primer contacto, la trasparencia con la que se cuentan las cosas, y se ponen encima de la mesa es un placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .