Cartas de amor heredadas

9788496643697.jpg

 

Tras Cómo vacié la casa de mis padres nos llega ahora Cartas de amor heredadas. Segundo momento de lectura de una pérdida que, a través de las cartas de amor intercambiadas entre los padres y ahora leídas por la hija nos permiten comprender lo que puede haber detrás de cada una de nuestras vidas y, de manera sutil, a través del lenguaje escrito en las cartas y lo que escribirlas supone

Escribir una carta es sincerarse con alguien que no está presente. El espacio de la carta abre un espacio interior, un momento de reflexión de meditación, una apertura hacia lo desconocido de uno mismo. Hay una inmensa libertad posible en la redacción de una carta. Uno está consigo y piensa en el otro mientras escribe. Estamos con el otro y solos, a la vez, cuando la recibimos. Intercambios diferidos en el tiempo. Lo que se escribe en el momento –impulso instantáneo, cuando, por ejemplo, acabamos de recibir una carta que apenas terminamos de leer- será leído unos días más tarde, a veces una semana, si el correo se retrasa, a veces sólo unas horas, una noche, si el correo ha sido diligente y un cúmulo de circunstancias favorablesha hecho que la carta viaje en un tren de noche y llegue al buzón temprano por la mañana. (108)

nos va indicando algunas claves como

el volumen del lenguaje del amor, Pero, el buzón vacío desencadenaba la inquietud. ¿Habrá ocurrido algo? ¿Una enfermedad? ¿Un accidente? El teléfono era caro, no todo el mundo lo tenía en casa. Las llamadas al extranjero se hacían a través de una operadora, había que hablar alto y eso rompía toda intimidad. Difícil hablar de amor a gritos. Había que esperar al cartero” (109).

cómo se tejen nuestras vidas, Está claro que nuestras elecciones pertenecen tanto a nuestro inconsciente como a los azares de la vida, alos hallazgos que hacemos. Mi vida se tejió tanto a través de las expectativas de mis padres, como a través de mis propios deseos, pero ¿de dónde vienen éstos? ¿Qué es lo que propiamente nos pertenece? ¿Somos libres de nosotros mismos o lo que nos corresponde es sólo un poco de juego, un poco de lastre? (104), se construye nuestra memoria..¿No es toda historia una reconstrucción? ¿No es toda memoria, al menos en parte, transformación, imaginación, esperanza de coherencia?… A medida que avanzamos en la vida, nuestra mirada cambia a lo largo de las pruebas y de los acontecimientos. La memoria se reinventa sin cesar, nutrida por el presente.(127)

¿Cómo reaccionaremos cada uno de nosotros con las cartas que nos encontremos?

¿Cuántos cajones, baules, armarios, maletas al fondo del desván, rebosan de cartas amarillentas, rodeadas de un lazo de satén rosado, azul o rojo, olvidadas desde hace ya tiempo, respetuosamente cerradas, guardadas sin ser leídas, por respeto, por pudor, por temor a lo que se encuentra oculto? ¿Acaso cada familia conserva viejos diarios íntimos de un antepasado que no los quemó? ¿Cartas de abuelos o de bisabuelos que partieron a la guerra? ¿Mensajes de amor de un novio o de una novia? ¿Qué hijo, qué hija no ha encontrado sus cartas de amor al vaciar la casa de sus padres? ¿Qué hacer con ellas? ¿Tirarlas? ¿Conservarlas sin leerlas? ¿Abrirlas? Cada uno, cada una reacciona según su sensibilidad. Todas las historias son diferentes. (118-119)

Comprar el libro

Un comentario en “Cartas de amor heredadas

  1. Pingback: Alhóndiga 1.0 | cambiando de tercio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.