Siempre hay una primera vez

Las tradiciones y costumbres que merecen la pena van pasando de generación en generación. Sin necesidad de leyes ni de mayorías. Siempre se acaban «imponiendo» por consenso.

Así que por primera vez nos toca preparar la cena familiar de Noche Buena con los habituales dentro del reparto de familias que toca en estas fiestas.

Tomamos el relevo a la madre. Tarea que, aunque pueda parecer complicada es sencilla. Sólo se nos pide ofrecer lo mejor de nosotros mismos, pero que nunca será igual a lo que ofrece el venico y la vecina.

Por eso disfrutamos de lo distinto en cada momento de encuentro.

pc310242.JPG

Me voy a terminar de preparar la cena.

El pintxe de Madrid llegará para los remates finales.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.