Kindle hackeado. Señales de un nuevo año

libro_troquelado.jpg

La rapidez con la que parecen ocurrir los acontecimientos banales es una de las características que intenta marcar nuestra civilización. Esta “rápida banalidad” algunos quieren que se convierta, al mismo tiempo, en el eje de nuestras vidas porque los vendedores de humo intentan siempre vivir de las prisas artificialmente creadas a los otros.

La prisa, en parte con la que se ha lanzado Kindle que, por cierto, se vende a precio fijo, el nuevo soporte para ebooks de Amazon ha tenido ya su rápida respuesta en el hackeo que rompe su bloqueo.

El lanzamiento del soporte curiosamente parece haber trasladado el debate a la forma de conseguir los contenidos, de leerlos, de las modificiaciones que se van a producir en la cadena de valor del sector, modificaciones que, por cierto, se vienen produciendo de manera continua y que, como siempre, pillarán a unos más preparados que a otros. La pregunta ya no oarece ser sobre el valor de lo que leemos o no. No nos preguntamos si estamos preparados para leer “A”, sino para leer “EN” independientemente de lo que leamos.

Modificación que, en este caso, viene de alguien como Amazon que desempeña un papel de librero en la cadena. No han sido por lo tanto ni los editores, ni los autores ni los distribuidores los que han dado el paso adelante sino un librero.

Sigo teniendo la sensación de que existe un cierto miedo a evolucionar de verdad. Los ebooks, sea cual sea su variante están pensados para contenidos creados para otros soportes. ¿Aacabará existiendo un soporte de lectura nuevo que permita abordar la lectura de las nuevas posibilidades de creación de contenidos que da la tecnología digital?

Todo va a cambiar. El hecho de que Amazon, un librero, ponga encima de la mesa un nuevo soporte que permite la lectura de los textos de siempre en soportes nuevos no hace nada más que ponernos de nuevo en los inicios del sector del libro que era básicamente controlado por libreros que conocían a sus posibles comunidades de lectores. Aquí seguirá estando la clave, aunque quedarán muchas preguntas por responder. El control sobre el soporte, la plataforma de descarga de los contenidos y lo que en ella misma está presente, pudiendo ejercer, ciertas funciones de censura cultural o de privilegio. ¿Va a ser realmente beneficioso para la diversidad cultural?

No tengo tan claro que las nuevas tecnologías nos traigan nuevos lectores.

Más bien creo que nos van a acabar trayendo lecturas más controladas.

Amí, en todo esto, me ocurre como a Javier Muguruza . Me quedo con la cotidianeidad, con la sensación de que algunos quieren despistarnos y “Se me crean muchas dudas cuando se habla de las grandes ventajas y oportunidades de la globalización, la democratización cultural, y se dice que tenemos todo al alcance de la mano”.

Que disfruten de un buen año lector de contenidos que merezcan la pena y que les ayuden a leer la vida.

 

 

 

 

2 comentarios en “Kindle hackeado. Señales de un nuevo año

  1. Joaquín

    Estoy muy de acuerdo contigo, Txetxu. El lanzamiento con un sistema operativo cerrado, la posibilidad de “intercontextualizar”, la vocación monopolística, la posible complejidad… y demás cosas que ya se han dicho apuntan hacia un producto que pinta mal.
    Luego tenemos la “amenaza fantasma” de Google, que ahora mismo todo el mundo ve como una ventaja a la que no se para de hacer concesiones. Es complicado el futuro.
    Yo creo que el Kindle y similares ocuparán, como lo hicieron las enciclopedias y las bases de datos legales, por ejemplo, el lugar que su utilidad y el facilitar la vida le concedan, pero poco más. Tendrán un espacio en el mundo del libro técnico y en los mundos que se necesite contar con mucha y variada información, por ejemplo. Los profesores podrán llevar el aparato a clase, los abogados a los juicios o vistas, los turistas lo llevarán en lugar de las guías de viaje, pero poco más.
    El otro día me hablaron de un funcionario público que se descarga libros por Internet y trata de venderlos impresos e ilustrados, naturalmente en una impresora y con folios de la Administración Pública. Son realmente baratos y parecen hasta manejables, pero el tipo no consigue vender apenas, a pesar de la red que se ha montado para comercializar sin que se note que está detrás.
    Hay mucho miedo a evolucionar de verdad, cuánta razón tienes, tú lo sabes bien porque conoces este mundillo, por tanto no nos deben extrañar los miedos y las preocupaciones que manifiestan muchos agentes.
    Fíjate que todavía no hemos sido capaces de asimilar la impresión bajo demanda (que tantos costos y molestias podrían ahorrar) o de abordar los nichos de negocio que existen tras el fenómeno de la “autoedición”.
    Así nos va.
    ¡Feliz año de muchas entradas, comentarios y provechosos análisis y debates!

  2. Joaquín:
    ¡Felices entradas también para ti!
    Lo del funcionario me hace gracia y pienso, en tono divertido que será la nueva estrategia editorial de la administración para que las editoriales privadas se quejen de la comptenecia que les hacen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .