Los nuevos soportes -3

Hoy nos despertamos con el Papyre 6.1 y con la sensación de que parece que el Iliad está entre nosotros aquí en España. Me empieza a tranquilizar que hay más personas que no los ven. Ni por aquí, ni por allá. Dicen que ni Amazon da datos.

La verdad es que tengo serias dudas de si compraría un aparatillo para leer estas suculenta oferta editorial.

Quizás vieron algunos el artículo que apareció en el ‘naranja-negocios’ de El País este fin de semana sobre el crecimiento de la Fnac. Me llamó la atención la proporción que supone la venta de cacharrería sin contenido en relación a los soportes que aportan, bueno o malo, contenido. Me lleva a preguntarme, algunos ya estarán chillando ¡Tecnófobo!, ¿para qué tanto gasto en aparato?

Los listos contestarán: para expandir el conocimiento, para permitir el acceso igualitario y universal, para que todos nos convirtamos en creadores, bla, bla, bla.

En el fondo, detrás del aparato a todos nos gusta lo rancio, pero no es moderno, aunque es lo que se sigue llevando.

Un comentario en “Los nuevos soportes -3

  1. Yo empiezo a tener clara una respuesta: para mí, el interés de un lector de ebooks en estos momentos reside principalmente en dos cosas.
    En primer lugar, la posibilidad de salir de viaje bien provisto de lectura sin necesidad de cargar con libros que quizá ni siquiera abriré; en segundo, la de leer cómodamente esos PDFs que se descarga uno de la red (whitepapers, estudios, revistas digitales…).
    No sé si más adelante le encontraré otros usos, pero solo con estos dos ya está justificado el aparato, creo yo.
    En fin, gracias por enlazar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.