Una lectora nada común

9788433974754.jpg

Me lo recomendó hace unos días una librera, Lola de ‘La Alberti’.

Si pueden les invito a leerlo.

“De niña, una de sus grandes emociones había sido la Noche de la Victoria, cuando ella y su hermana se escaparon por las puertas de palacio y se mezclaron de incógnito con la multitud. Le parecía que en leer había algo de esto. Era un acto anónimo; era compartido; era común. Y ella, que había llevado una vida distinta de la de los demás, descubrió que ansiaba aquello. Allí, entre aquellas páginas y entre aquellas tapas, estaba de incógnito”. (34)

“Aleccionar no es leer. de hecho es la antítesis de la lectura. Aleccionar es sucinto, concreto y pertinente. Leer es desordenado, disperso y siempre incitante. El aleccionamiento cierra un tema, la lectura lo abre”. (25)

Ocio, 20 años y un libro

La celebración de los 20 años de existencia del Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto ha venido enmarcada por dos detalles que muestran calidad y cuidad en lo que se hace.

El detalle de invitación fue dulce y el de culminación del acto familiar de ayer que pretendió, con buen criterio, hacer una ‘fiestuqui’ con sus discursos y canapés para los integrantes de la ‘comunidad ociosa’ terminó con un gesto culto y universitario en forma de libro.

30052008.jpg

¡Nos vemos en otros 20!

La Feria del Libro de Bilbao. Los milagros

No sé si han visto el programa de mano de la Feria del Libro de Bilbao este año. No tiene desperdicio.

Hoy vamos a hablar de las primicias que el mismo nos ofrece que van más allá de lo que serían unas erratas lógicas.

1. Un café cerrado ya hace tiempo tiene todavía capacidad de Colaborar con la feria del Libro: El Café Boulevard. Quizás ha abierto y no nos hemos enterado.

2. El Ayuntamiento ha debido volver a reordenar sus áreas. Lo que creíamos que en esta legislatura era Cultura y Educación parece seguir siendo Cultura y Euskera o quizás se refiera.

3. Las librerías, algunas, han vuelto a cambiar de nombre. Las Elkar Megadenda vuelven a sus nombres de toda la vida: Urretxindorra, Verdes-Borda, Herriak, hasta Xalbador de Donosti viene por aquí. Algunas librerías más modernas también cambian de nombre, aunque esto sí puede ser errata: Litterae-Mundi se convierte en Littere Mendi.

4. Óscar Alonso Álvarez se nos ha convertido en un corriente y moliente Óscar Martínez

También podrá jugar con quién es el autor o autora que aparece más veces. No el nombre sino la foto. Apuesten por quién aparece cinco veces y quién cuatro veces.

Podrán comprobar, aunque quizás esto sea una apuesta por la novedad de muchos de los fondos que se presentan a firma. Como decimos, quizás la Feria quiera apostar por el fondo.

Nos encanta ver que libros del 2003, 2004, 2005 todavía tienen atractivo no para su presentación, sino para la firma por parte de los autores. ¿Quién decía que lo que primaba era la rabiosa novedad? La Feria de Bilbao demuestra que no es así. Si es euskera además por qué no remontarnos hasta el siglo pasado.

Vayamos ahora a algunas erratillas como la de los ‘Novelistas que se pasan a la no acción” que pasan a ser convertidos alguna página más adelante en “Novelistas que se pasan a la no ficción”.

Pasemos ahora a las editoriales que aparecen en el prgrama y cuántas veces aparecen:

– Anagrama (3)

– Maeva

– Txalaparta (7)

– Baile del Sol

– Elkar (8)

– Abra (2)

– Erein (2)

– Lengua de Trapo

– Imagine Ediciones

– Pamiela

– Udalbide

– Bassarai

– Elea (2)

– Hiria (2)

– El Andén

¿Equilibrado y coherente?

Les propongo finalmente un juego de agudeza visual. ¿cuántas librerías son capaces de encontrar en la Feria?

¿No irá siendo hora de plantearse con seriedad un estudio riguroso sobre las ferias y la utilización de los dineros en las mismas?

Con todo no me negarán que el cartel es ‘molón’

29052008.jpg