Tipos móviles. Pongamos que en seis pasos…..4

paradigma.jpg

Abriendo la lata ¿qué encontraremos?

Anuncios

El sometimiento de algunos escritores

Hay, con todo, formas sutiles e incluso agradables de someter a los escritores. Por ejemplo, dándoles cargos políticos, tapándoles la boca con premios y prebendas, recompensando mediante subvenciones su docilidad. Y luego está esa otra forma alentada por la pasión nacionalista, cuando el escritor se pliega a convertirse en emblema. Entonces lo llevan en palmitas, lo adoran, lo preservan de las críticas negativas y, amarrado a la ortodoxia, incapacitado para disentir, lo mantienen inmóvil y vigilado como las hormigas a su reina. (Fernando Aramburu)

En una entrevista aparecida ayer en El País

La real realidad

El peligro no reside en que las novelas nos parezcan reales; el peligro es que no nos parezca real la realidad y que tratemos al vecino cojo, al niño ecuatoriano y al inmigrante como personajes de una novela en la que no creemos o que no nos tomamos en serio y cuyo centro ocupa nuestra conciencia soltera y nihilista como único punto de resistencia. (Santiago Alba; Leer con niños; Caballo de Troya; pag. 264)

Cambio y transitoriedad

…Lo mismo nos ocurre con el orden de la vida, elaboramos nuestros métodos y durante mucho tiempo estamos convencidos de que nuestros horarios son perfectos, por la mañana trabajamos, por la tarde vamos de paseo, por la noche cultivamos el espíritu…y un día descubrimos que todo esto sólo es soportable y tiene sentido si está en el orden inverso y no comprendemos cómo hemos podido estar tantos años cumpliendo unas reglas  tan descabelladas…En este punto de inflexión cambia todo, en nuestro interior y en nuestro entorno. Y sin embargo el nuevo orden y la renovada sensación de tranquilidad también son transitorios, no durarán para siempre porque todo sigue las leyes del cambio y algún día dejará de ser válido. (Sándor Márai; La mujer justa; Salamandra, pag. 218)

Ayudas al libro y a la lectura en Francia

Acabo de leer una nota en Livres Hebdo sobre el ‘reparto de dineros’ en las ayudas que el estado francés concede al sector del libro y a la lectura.

Dos detalles me han llamado particularmente la atención:

1. Aumentan las ayudas a las librerías mientras disminuyen las ayudas a las editoriales.

2. También aumentan las ayudas a las bibliotecas.

Parece que, en el fondo, se puede leer una apuesta por los medidadores por encima de la producción.

¿Podría servir de modelo esta tendencia y este planteamiento para España?