Hostal Persal. Pequeños detalles de amabilidad

Venía dando vueltas según bajaba para el hotel a una conversación interrumpida por teléfono por motivo de una reunión y a los pequeños detalles que a menudo nos pasan desapercibidos pero que suelen o pueden tener una cierta importancia.

Vengo de celebrar comida de ‘hasta luego’ con un familiar que se va para México. Charlo con un periodista, también ayer se tuvo que interrumpir la conversación telefónica, meticuloso, ¡qué suerte tenemos!, en conseguir y contrastar las informaciones. Llego al Hostal Persal, wifi libre sin gastos que se agradece, y me pongo a consultar en el hall el correo, a escribir estas nimiedades que algunos amablemente leéis y hasta contestais, cuando discreta y solícitamente se me acerca una persona de recepción y me invita si lo deseo a pasar a un espacio donde sigue habiendo cobertura y me sentiré probablementemás cómodo como así es.

Música tranquila de fondo. Soledad, que se agradece después de una mañana y parte de la tarde ajetreada, fresquito en un caluroso septiembre madrileño y un poco de tiempo tranquilo para ordenar el día pasado y preparar el que viene.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.