Buscamos libreros digitales

Hoy hemos mantenido una interesante comida de trabajo (¿?) con un librero y un distribuidor.

Siempre me han gustado los espacios que posibilitan los encuentros entre proveedores(distribuidor) y clientes(librero) en un marco de coopetencia y dondese quiere ver y mirar un poco más allá del día a día.

Había dos temas encima de la mesa uno relacionado con un proyecto para las Revistas Culturales  del que ya iremos hablando según vaya madurando y encontrando su punto conversacional y otro que ha centrado la comida sobre el ebook y el libro digital o los libros digitales.

Diré que he aprendido bastantes cosas, pero quizás dos que son las que me han llamado básicamente la atención:

1. La clave está en los formatos no en los soportes. ¿Quién los va a controlar?  ¿Iremos a menos proveedores? ¿Iremos a modelos ya caducos y terriblemente restrictivos de alianzas entre proveedores de contenidos (editores), proveedores de formatos (nuevos distribuidores) y puntos de venta pactados con los grandes editores que venden en exclusiva? ¿No será esto retroceder en el tiempo y, en el fondo hacer un uso torticero y sólo con visión ‘money’ de las posibilidades de la digitalización?

2. Los libreros han movido pieza antes que los editores. Se han tirado antes al agua y ofertan ya, algunos, libros electrónicos (soportes) mientras que son escasos los editores españoles que oferten contenidos para estos soportes.

Buscamos por ello libreros digitales: libreros que estén ya comercializando el soporte. Queremos darlos a conocer que sean vistos.

Porque como bien señalaba alguien hoy en la comida: hay que adelantarse y estar ahí.

También estaremos encantados de recibir por aquí a editores que elaboren ya contenidos para soportes digitales. Nos gustaría que que nos contaran  qué es lo que ofrecen y en qué formato o formatos.

Todo sea por animar la fiesta.

Los libreros 2.0 también serán bien recibidos.

Instituciones del sector. ¿Al servicio de quién?

st1\:*{behavior:url(#ieooui) } El sector tiene que disponer de un aparato que no se convierta en burocracia: no es tanto gestionar, sino estar al servicio, sobre todo, de los editores pequeños, porque los grandes por unas razones u otras, a lo mejor no lo necesitamos….Hay que hablar con ellos (en referencia a los partidos políticos), e intentar siempre conseguir cosas, y sobre todo que los grandes intenten conseguirlas para los pequeños y medianos. (Francisco Pérez González; Conversaciones con editores en primera persona; pag. 93 y 94).

Vista la evolución asociativa, quizás debería tenerse en cuenta lña apreciación.

¿Libre mercado?

La teoría económica no puede mostrar que el libre mercado sea el mejor tipo de sistema económico. La idea de que los mercados libres son las modalidades más eficientes de vida económica es uno de los pilares intelectuales de la campaña a favor de un mercado libre global. Pero hay muchos modos de definir la eficacia, y ninguno de ellos deja de incorporrar valores. Para los positivistas, la eficiencia de una economía se medía en términos de su productividad. Ciertamente, el libre mercado tienen una elevada productividad. Pero como Saint-Simon y Comte comprendieron perfectamente, esto no significa que resulte humanamente satisfactoria. (John Gray; Al Qaeda y lo que significa ser moderno; Paidós pag. 60)

Individuo, cultura y nacionalidad

La lectura dominical de la prensa, entendido dominical como cualquierdía de asueto, es uno de los momentos más apetecibles.

Quizás lo sea porque en mi infancia y años jóvenes lo veía y palpaba en casa yendo ya con mi padre al quiosco para acompañarle en la compra de periódicos varios y variados que facilitaban posteriormente un cruce curioso entre, por ejemplo, el ABC y el Egin.

Ya lo decía él: era la única forma de estar bien informado.

Volviendo al hoy creo que algo de ello sigue sucediendo y con más ‘ruido informacional’ lo cual, probablemente, dificulte el adecuado contraste y peso de cada fuente.

Leo siempre con mucho interés las entrevistas que con cierta asiduidad César Coca suele realizar y que aparecen los domingos, habitualmente, en El Correo.

De la que hoy realiza a Tzvetan Todorov me quedo con dos pinceladas que son las que me dan pie al título de la entrada:

– El deseo de obtener ventajas o beneficios sobre los demás está en los individuos.

– Yo sugeriría insistir mucho más en la diferencia entre la cultura y la nacionalidad. Es posible compatibilizar identidades múltiples. Los judíos franceses se han sentido siempre miembros de la cultura judía y al mismo tiempo ciudadanos franceses de pleno derecho. Hay que lograr que eso pase con otros colectivos, explicar a los niños que pueden ser árabes y franceses al mismo tiempo. Para ello, ayuda mucho demostrar que la historia de un país no está llena solo de páginas gloriosas y momentos en que ha sido injustamente atacado

Y añado una más:

El miedo es mal consejero. No podemos estar pensando todo el tiempo en que pende sobre nosotros una amenaza grave, porque eso genera reacciones irracionales que a veces son mucho más devastadoras que el mal que se teme.

Ya tengo para dar vueltas hoy y la semana que viene sobre las Políticas del miedo, las Políticas identitarias y sobre cultura y nacionalidad o la posible existencia de una ‘cultura nacional’.