2009 ¿Año de cambios?

Los amigos de Booktailors me han invitado a colaborar de manera estable en su blog.

Ésta ha sido mi primera aportación que se irá repitiendo, ojalá, cada mes:

Me invitan los amigos de Booktailors a escribir de manera periódica a lo largo de este año en su blog, fórmula interesante de ampliar el punto de vista al ofrecer otros, situado en el caso del mío a unos quilómetros de distancia, pero cercano al mismo tiempo.

Por estos lares del otro lado de la raya algunos medios de comunicación han estrenado el año, en lo que se refiere al sector del libro, anunciando en unos casos ‘fenómenos mutacionales’ y en otros, quizás, como fruto de esa mutación, afirmando que va a ser el año del libro electrónico.

No tengo yo tan claro que un período que, por lo menos en España, parece que, en su primera parte, va a venir marcado por la crisis sea el momento más adecuado para hacer mudanza.

El cambio, en este sector que parece que nunca muta, es constante y silencioso. Entre otras cosas, es así motivado ya por el pequeño tamaño de sus empresas, que hacen del mismo un pequeño hervidero donde hay de manera continua gente y proyectos entrando y saliendo, ya por el propio dinamismo de la creación, que es capaz de vencer las propias inercias de la industria.

En ese ir y venir, y por debajo de las que parecen grandes tendencias, se van asentando proyectos que quizás han tenido la inteligencia de situarse fuera de las grandes olas que se apuntan como novedosas.

En cualquier caso la mejor forma de enfrentar las crisis en este sector es la de la humildad de la mediación. Al fin y al cabo, exceptuando al creador y al lector, todos los demás somos mutables o prescindibles y de quien no lo verbalice así desconfiemos, nos lo diga en papel o en digital.

Probablemente, también sea cierto que estemos en un cambio de paradigma lo que habrá que ver es si no habrá que esperar a una nueva generación ya formada en mediaciones distintas, más lectora que nosotros, hipermediada y fragmentada para que el mismo acabe teniendo lugar.

Enlace a la versión original

Perfopoesía

Me han invitado a participar el viernes en Sevilla en el II Festival Internacional de Perfopoesía.

perfopoesia.JPG

Siempre que puedo intento hacer algo más que un ir y venir corriendo en el día y que no suele dar opción a empaparse un poco en lo que se mueve asi que me bajaré para el sur mañana jueves tanto para aprovechar la tarde de ese día como también para disfrutar de la tarde del viernes.

Participaremos el viernes a la mañana a eso de las 12:00 en una mesa redonda sobre Literatura en Red intentando aportar algo desde el lado que quizás uno más conoce por uso y por trabajo. Es decir: lo relacionado con la industria del sector y lo que puede suponer como herramienta de trabajo la web 2.0.

Preparando hoy las ideas a desarrollar empezaba con una visión digamos que pesimista en relación a las posibilidades al arrancar con una frase de Labordeta que afirma que ‘La poesía necesita ternura y al ordenador le falta’.

El sábado os contaré si hemos sido, en parte, capaces de darle la vuelta a esta afirmación.

Culo Gordo

Me suele ocurrir muchas veces cuando llego a casa que la centralidad de la mirada con la que comparto vida habitualmente se sitúa casi en exclusiva en el espacio comprendido entre debajo de mis pectorales y encima de mi cintura.

Suele sobrar cualquier comentario sobre todo si vengo de una larga comida compuesta de buena mesa y larga tertulia acompañada en mayor o menor grado de bebidas espirituosas.

Siempre me extraña la mirada y más desde el momento en que la misma y el espacio que me observan con atención ha entrado en comparativas con alguna otra persona que  en mi modesta opinión tiene más para mirar . Esta perspectiva o mirada no es compartida por mi compañera y algún advenedizo más que mora en esta casa.

Es cierto y comprobado que las comidas relajadas puede dar pie a ampliar el espacio anteriormente señalado o el situado en la parte trasera justo debajo de la cintura con línea al centro que permite el marcaje de carrillo derecho y carrillo izquierdo.

Hoy al mediodía en Pamplona me he juntado con algunos buenos amigos para practicar el ejercicio que puede posibilitar el aumento de la zona delantera y la parte trasera. Al final de la conversación bastante centrada en política y campaña electoral y el sector del libro, donde en algunos subsectores las elecciones no parecen posibles, han salido a relucir amigos y relaciones cruzadas que bajo las palabra que titulan este post ocultan toda una historia entrañable y de  interesante pasado.

17022009.jpg

Como existen algunos hilos de conversación que circulan por Bilbao hemos quedado en seguir la comida-conversación en un plazo cercano más pegados al mar.

Al llegar a casa, como era de esperar, no me he salvado de ‘la mirada cariñosa’.

¡Qué cierto es que a menudo las palabras sobran!

Venta de libros en digital en el 2011

Una mirada hacia el futuro del libro electrónico de la mano de PricewaterhouseCoopers lleva a pronosticar un crecimiento acumulado 2007-2011 del 179%, alcanzando en 2011 el 1,4% (605 millones de euros) del total del negocio de los libros. Esta cifra parece referirse si no he entendido mal la fuente y el contexto de la misma a lo que podríamos denominar contenidos.

Ahora me paro un momento y pienso ¿cuánto nos gastaremos en soportes para posibilitar esa cifra de negocio sobre los contenidos? Si multiplico las teóricas ventas del Kindle en el primer año que se cifran en medio millón por su precio, pongamos un precio ‘redondo’ de 250 euros me sale en un año 125 millones de euros en el 2007. Si hacemos una proyección hacia el mismo año da la sensación de que gastaremos más en el soporte y en las nuevas versiones de los mismos que en el contenido. Dudo del sentido de este proceso reflejo quizás de la pelea siempre presente entre dos grandes polos industriales: los creadores de contenidos y su posibles canalizadores.

Os dejo con un vídeo del Kindle en su segunda versión. Sería interesante saber si los nuevos compradores son ‘evolucionados’ del Kindle 01 o son nuevos emigantres digitales.