Editores, autores y la trasparencia informacional

Parece que algunos autores, unos 100 por ahora, andan mosqueados con algunos editores. Aunque todavía no sabemos con quiénes exactamente quizás se pueda intuir por lo que los propios autores dicen entre líneas.

Hablan en un manifiesto que acaba de aparecer de

– Los pagos ojimétricos. Palabra que la RAE no recoge en su diccionario y que como viene de pluma autoral nadie pondrá en duda. ¿Ministras, ministros ya la pueden utilizar sin problema!

– Que el editor les paga lo que le da la gana

– Que aunque ésto es así parece exitir una ‘relación de confianza plena’

– Que el Nielsen va a ser la solución.

Da la sensación de que los autores no conocen cómo funciona el sector en el que ellos mismos están metidos ni, por supuesto, cómo funciona el Nielsen. Dejaré sólo una pregunta: ¿Cómo mide el Nielsen las ventas directas que los propios editores realizan y que en el comercio interior suponen aproximadamente el 30%? Para medir estas ventas qué proponen los autores. Tampoco es cierto que el Nielsen deje fuera a las librerías independientes ni que represente esos porcentajes de mercado. De hecho cada editor tiene que acabar aplicando su ‘coeficiente corrector’ a los datos de Nielsen en función de su tipología para tener una aproximación clara a los mismos.

Menos cierta es la afirmación que recoge El Correo cuando se dice que

Las librerías cuentan con una base de datos que registra las entradas y salidas de libros, y que está conectada con los almacenes de las distribuidoras. Éstas, a su vez, proporcionan los datos a los editores, tanto de las ventas como de las devoluciones de ejemplares realizadas por los libreros, cuando consideran que un título ya no tiene vida comercial.

Este sistema a fecha de hoy no está generalizado ni la información en cualquier caso fluye de manera automática.

Es curioso que en la primera lista que aparece lo que se señala de muchos de los autores es su calidad de ‘superventas’, criterio, por ejemplo, aplicado a Toti Martínez de Lezea o Luis Miguel Ariza, de ‘autor de bestseller’ como Pablo Núñez o Pedro de Paz. Quizás sea lógico porque de lo que hablamos exclusivamente es de la duda ante el número de ventas liquidadas y los que parece que más venden quizás estén más mosqueados. Esto tiene la ventaja de que deja fuera de la duda a muchas editoriales porque muchos de sus autores tienen unos niveles de venta reducidos.

Cuando en la cadena de valor de un sector se siembre la duda, no pondré en cuestión las posibles razones, pero sí son dudosas las justicicaciones y propuestas realizadas, suele ser complicada la vuelta atrás.

Todo ello además en un momento de cambio y de entrada de nuevos soportes sobre los cuales los autores no parecen atreverse ni a hacer un poquito de ficción y que no quedará resuelto desde luego con las medidas que ellos proponen.

Interesante la reflexión hoy en El Correo de José María Romera.

13 comentarios en “Editores, autores y la trasparencia informacional

  1. Estimado Sr. Barandiarán:
    Agradezco de veras su aproximación a esta iniciativa que estamos tratando de llevar a cabo algunos autores, sin embargo, me gustaría puntualizarle una cuestión.
    Dice usted que parecemos no tener ni idea de cómo funciona el sector en el que nos movemos. Con todos mis respetos, el que parece no tener ni idea del entorno profesional en el que dice desenvolverse es usted. Ni de cómo se llevan a cabo las liquidaciones a los autores.
    Sabemos y asumimos sin ningún complejo que ni NIELSEN es la panacea, ni nunca podrá obtenerse una estimación precisa y exacta del volumen de ejemplares. Y no es posible por muchos y muy variados factores que oscilan desde el volumen flotante que permanece en distribución a la hora de liquidar hasta los ejemplares que, por diversos motivos, se distribuyen de forma irregular, pasando por editores desaprensivos que, en efecto, los hay, y que a pesar de ser aspecto en el que parecen centrarse todos los comentarios sobre nuestra iniciativa, realmente podría ser una causa casi marginal. Pero la cuestión es que, a pesar de conocer y asumir lo antes comentado, el proceso actual de liquidacion a los autores es… como decirle… digamos etéreo e incorpóreo por decirlo de una manera suave. Ni documentos acreditativos, de certificados de impresión o tirada, ni documentos fehacientes, ni computos razonados… NADA. Aceptar una liquidación editorial supone un acto de fe sin precedentes, inadmisible en cualquier otro contexto mercantil, ya que tal acto ofrece una información retroalimentada por el propio editor y sin posibilidad de contraste. Un editor te dice “531 ejemplares” y tú sólo puede decir “Vale”. Garabateado en una hoja de cuadernillo, redactado en WORD por el editor o incluso remitido al autor en una pobre hoja EXCEL. Y ahí termina el asunto. Como comprenderá y a pesar de las desviaciones inherentes al propio sistema (que, le aseguro, conocemos perfectamente), acceder a una información distorsionada como NIELSEN siempre será un punto de partida mucho más apetecible que no tener NADA.
    Reciba un cordial saludo,
    Pedro de Paz

  2. Estimado Pedro lo que yo he dicho exactamente es, cita textual: Da la sensación de que los autores no conocen cómo funciona el sector en el que ellos mismos están metidos ni, por supuesto, cómo funciona el Nielsen. Esta afirmación no creo que es la misma que señalas tú de que yo diga que ‘no tenéis ni idea’
    Segundo: por lo que yo conozco existen otros mecanismo reales de certificación que quizás los firmantes desconozcan, pero esto ya es harina de otro costal.
    Un abrazo y una recomendación: no confundir las ‘sensaciones’ con las afirmaciones.
    Una pregunta: ¿Por qué Nielsen y no otros modelos de seguimiento y prestación informacional también existen?.

  3. antonia j corrales

    Comparto plenamente la opinión dejada por Pedro de Paz. Punto por punto y sin saltarme una coma.
    Además añadiré que algunos hemos llevado la gestión y la dirección de más de una empresa, multinacional. Y, sí, vendían libros. Incluso en aquellas épocas en que no existía el ordenador, las entradas y salidas de “mercaderías” llevaban su contabilidad analítica, incluido el género en depósito. Creo que un poquito de idea debemos tener, aunque ahora va a ser que no, que no tenemos ni idea de nada. Vamos, que somos tontos de capirote y además no tenemos derecho a tener derechos. Es de risa.
    Antonia j Corrales

  4. jerónimo tristante

    Pues da la casualidad de que sí, sabemos perfectamente cómo funciona este mundo, y es por eso que demandamos que haya el mismo control (vía pej. código de barras) que existe con otros productos que quedan registrados al momento, sena yogures, dvs etc
    todo queda registrado.
    Y si Nielsen no es la panacea (que no la es) por qué hay tanto nerviosismo ante la sola posibilidad de que pudiéramos tenerlo?
    si es que no lo vamos teniendo ya

  5. Estimado Sr. Barandiarán:
    Le aseguro que no alcanzo a distinguir el matiz diferenciador entre “Da la sensación de que los autores no conocen cómo funciona el sector en el que ellos mismos están metidos” (sic) y “parecemos no tener ni idea de cómo funciona el sector en el que nos movemos” (sic). Pero admito que puede ser culpa mía.
    Por otra parte, pregunta usted: ¿por qué NIELSEN? Porque, en mi opinión, adolece de la solvencia necesaria y, lo más importante, es una fuente independiente no asociada a ningún contexto editorial. A NIELSEN le da igual auditar yogures, desodorantes o libros. A priori, no es susceptible de estar en connivencia con ningún sector en concreto y sus cifras, con las convenientes distorsiones, están reconocidas como provenientes de una fuente autorizada. ¿Otros modelos de seguimiento dice usted? Le reconozco mi desconocimiento al respecto, pero, si resultan igual de solventes, le agradecería que nos ilustrase.
    Reciba un cordial saludo,
    Pedro de Paz

  6. Pedro:
    Personalmente no me supone ningún nerviosismo que tengáis el Nielsen. De hecho quien lo desee puede tenerlo.
    Jerónimo sólo queda registrado lo que sea venta a través de canal siempre que se hagan y se asuman las implementaciones técnicas adecuadas que lo permitan. Algo que me parece bien, pero ¿quién debe asumir las inversiones de dichos desarrollos para que los datos sean trasparentes? Ya digo que por mí encantado
    Por ir aportando algunos datos de interés y para que los propios o la autores valoren la validez de Nielsen o su adecuación a las demandas
    De Pedro de Paz aparecen tres obras: Muñecas tras el cristal, El hombre que mató a Durruti y el documento Saldaña con unas ventas totales de 153, 106 y 4529 respectivamente.
    De Jerónimo Tristante aparecen 5 referencias: 1969 (2083), El tesoro de los Nazareos (2980), El caso de la viuda negra (7067), El misterio de la casa de Arnada (2 ref) (24142), El rojo en el azul (2 ref) (2058), Crónica de Jufré (14).
    De Antonia Corrales he encontrado dos referencias: La décima clave (1706) y Epitafio de un asesino (912).
    creo que puede servir de ejemplo práctico de la utilidad de los datos con el posible comparativo que puedan hacer con sus liquidaciones.
    La empresa GFK ofrece también datos. Quizás alguien debería hacer un estudio de cuáles son más fiables.
    Saludos trasparentes

  7. Txetxu:
    Conocía la existencia GFK. Hablamos de NIELSEN porque, a día de hoy, es una referencia de cierta entidad en el sector. A mí, particularmente, me da igual que sea NIELSEN, GFK o una nueva auditora surgiera el mes que viene y se llamase HBO. Lo importante es el concepto de fondo: poder disponer de un punto de referencia estimativo. En mi caso, las liquidaciones que yo he recibido superan (alguna holgadamente) el número de ejemplares que usted menciona pero, por poner un ejemplo (que no es el caso. Ya adelanto que es ficticio), si en su momento hubiesen tratado de liquidarme sólo 50 ejemplares de “El hombre que mató a Durruti” yo tendría que haber dicho “Pues vale. De acuerdo”. ¿Por qué? Porque sin NINGÚN dato de contraste, todos los que deseen ofrecerme deben parecerme buenos. Ahora ya no. Ahora ya sé positivamente de qué cifra hacia abajo hubiese supuesto un manifiesto vacile hacia mi persona y hacia mi trabajo como escritor.
    ¿Entiende la necesidad de disponer, como mínimo, de una estimación? Frente a no disponer de absolutamente nada, es lo mínimo a lo que podemos aspirar
    Reciba un cordial saludo,
    Pedro de Paz
    PS.- Gracias por las cifras.

  8. Pedro:
    Lo entiendo perfectamente.
    Básicamente quería plantear dos cosas:
    1. El planteamiento que me parece, insisto en me parece, se hacía desde un grado de’desconfianza generalizada’ que creo no es bueno.
    2. La constatación de la dificultad de medición cuando un 30% del comercio no se canaliza por canal punto de venta.
    Después hay una serie de problemas técnicos y de implementación que no son sencillos de abordar.
    Un abrazo

  9. antonia j corrales

    Txetxu:
    Gracias por tus datos. En base a ello y para que alucines, te diré que a mí, de Epitafio me han liquidado por valor de 100 ejemplares justos, y según las cifras que me dejas serían 912. Más o menos 1400 euros que no he percibido, eso sin contar el 30% que se nos escapa. Y la cifra que yo te doy tiene descontados los libros devueltos, etc. Con “La décima clave” sucede lo mismo. De 800 a 1700 van unos cuantos y le falta el 30. ¿Es o no es para tener un mosqueo importante?
    A parte de la cuestión monetaria, que es de ley, está la profesional. No es lo mismo haber vendido 100 que 912. A todos nos gusta saber qué hemos vendido, independientemente de que la cifra sea baja o alta.
    Espero que mis compañeros tengan más suerte que yo y sus cifras sean parejas, porque las mías solo con el NIELSEN, ya descuadran de manera vergonzante.
    Y conozco más casos en los que el descuadre es para que te dé, como mínino, un infarto del mosqueo.
    Desde el primer momento yo he vindicado el derecho a la información, no he acusado de que no se me dieran los datos reales, que ahora veo están en la línea que nunca hubiera querido que estuvieran, porque a mí, francamente, me gustaría que esto no fuese cierto, pero ya ves, qué decepción más grande. Saber que no te liquidan arreglo a tus ventas…, es aberrante.
    Besarkadatxu bat

  10. antonia j corrales

    Ya ves!! Creo que sencillamente es una falta de respeto al trabajo ajeno, por no decir algo más fuerte.
    Y, te doy mi palabra que me decepciona muchísimo saberlo. Me parece que no es de ley ni de moral. Confiaba en que el tema no fuese tan grave, es serio. Pero lo es, tristemente, es así.
    Confío en que nuestra protesta sirva para solucionarlo porque así debería ser.
    Gracias, una vez más, por tu información. Tienes mi correo electrónico para lo que necesites, serás bien recibido.
    Besarkadatxu bat

  11. jerónimo tristante

    txetxu, muchas gracias por los datos, de algunos ya tenía constancia, y coinciden con lo que yo había averiguado
    pero sobre todo gracias por el espacio para debatir, por el tono, por la información, un placer
    y otra cosa, no es desconfianza generalizada, porque editores buenos hya muchos, honrados y que hacen un gran esfuerzo, lo que pasa es que es normal que queramos tener datos de una fuente fiable y objetiva

  12. Jerónimo… y todos y todas los demás. Lo mismo digo. Disponer de espacios presenciales aunque no palpables, donde la palabra va incluso en el proceso moderando su tono, matizando, viendo otras cosas es un gusto. Lo digo por lo aquí escrito por todos y todas y por algunas más que me han llegado por correo y se agradecen.
    Nos seguimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.