Zonas grises

paisenventa.JPG

Hoy ha amanecido Bilbao gris, fresco y lluvioso.

Alguna de las personas con las que mantenía una reunión a primera hora de la mañana señalaba que era indicativo claro de final de vacaciones y una forma que tiene el tiempo de avisarnos que se acerca el día a día en apariencia más anodino aunque como todo depende cómo se mire.

Había leído-visto que al mediodía iba a levantar y/o por lo menos dejar de llover.

El tiempo de la agradable comida ha sido suficiente para que ese cambio se produjera.

No ha sido de los de como de la noche al día, pero nos ha permitido disfrutar de una playa desierta, de un cielo nublado, de una estupenda temperatura para el ‘paseo charlado’ y para comprobar cómo las posiciones personales y las experiencias que cada uno tenemos ante el líquido elemento pueden ser, también, como de la noche al día.

Hay otras zonas más grises que anuncian tormenta y que son difíciles de cambiar: las de la corrupción.

El artículo de Jesús López Medel ‘Derechos humanos frente a la corrupción‘ me ha vuelto a pre-ocupar.

– No hemos hecho progresos frente a la corrupción.

– La percepción de los españoles de que existe un alto grado de corrupción, considerando la empresa privada (29%) y los partidos políticos (27%) como los sectores sociales más implicados.

Suena a gris tirando a negro. ¿Llegará a levantar?

 

3 comentarios en “Zonas grises

  1. Ayer mismo tenía la oportunidad de reflexionar sobre estos aspectos, aprovechando una pequeña charla sobre el cambio político autonómico, lo cual no impide extender dicha reflexión al paranorama político nacional. Apuntaba mi interlocutor que cierto de grado de corrupción se entiende como normal. Apunte que quizás esté denotando un transfondo social hacia lo político preocupante (aún sin guión :P). ¿Vemos como “natural” la corrupción en la política si esta no sobrepasa un determinado grado? ¿No estaremos dejando la política en manos exclusivamente de los políticos?
    Este otro dato del artículo es bastante significativo: “percepción de la corrupción: en la empresa privada (29%) en los partidos políticos (27%)”. Siginificativo y elocuente: donde hay poder, hay corrupción. Al menos así lo vemos los españoles en España. Ante este hecho parece que no tendremos escapatoria.
    Coincido con el firmante del artículo en que no toda la culpa es del gobierno, pero discrepo añadiendo que los ciudadanos somos tan responsables como el resto.
    Señorass y señores ¿no tendremos los governantes que nos merecemos?

  2. alex

    Sin duda, tenemos los políticos que nos merecemos. Gente mediocre que llega al poder para medrar y para lograr su propio beneficio. Plantéale a un político un recorte de su sueldo o, por ejemplo, que no tengan pensiones vitalicias como las que se han planteado en este país. Y otro ejemplo: en Euskadi, que siempre andan a la greña, para lo único que se pusieron de acuerdo todos los políticos del Parlamento vasco fue para subirse el sueldo. De no creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .