Un Momentum por favor

Seguimos a ritmo agitado en poco más de 32 horas iniciamos camino a México.

Mientras tanto seguimos la semana a ‘saltos’.

Ayer a la noche la entrega de los Premios Literarios Euskadi.

image_064.jpg

image_065.jpg

Hoy todo el día de reflexión estratégica animada por Chavi y Alfons de Momentum con la metodología Metaplan.

image_066.jpg

image_067.jpg

A la noche a Donosti donde hemos asistido a la Segunda ‘Noche del Libro Vasco’.

Ya en casa cerrando el día y casi empezando el de mañana.

Observatorios, premios y FIL

Semana movida en lo laboral.

Se avecina, ya se presentó ayer, con agenda prieta, necesidad de toma de decisiones de última hora para arreglar flecos que siempre salen, estar en más de un sitio a la vez…..

Se han juntado por un lado el III Encuentro de Observatorios de la Cultura que nos ocupa lunes y martes, la entrega hoy a la tarde de los Premios Literarios Euskadi en su décimotercera edición, la reflexión estartégica que mañana realizaremos apoyados por expertos y el cierre del viaje a la FIL de Guadalajara que el viernes iniciaremos. Por cierto, si alguien va a estar por allí encantado de sacar un rato para vernos…

Robando horas al sueño, buscando huecos para estar con las personas que apreciamos e intentando que estos ritmos laborales no se conviertan en prisas vitales….

– Hay que dejar que las cosas ocurran por sí solas, ¿lo entiende? Las prisas lo estropean todo.

…….

– Hay algo que debe usted saber, Jonas: Las mujeres hacen estas cosas con la cabeza. Sólo están listas cuando todo está en orden en su mente. Son dueñas de sus emociones.(Yasmina Khadra; Lo que el día debe a la noche; pag.165)

Somos de la misma sustancia que los sueños

Ayer acabé el día viendo y disfrutando la última película de Woody AllenSi la cosa funciona‘ donde el azarjuega un papel clave en la vida de los personajes.

Ayer, día de Santa Cecilia patrona de la música pasé la mañana por azar acompañando a las Juventudes Musicales en la clausura del 30 Concurso permanente de Jóvenes Intérpretes.

Disfruté y me emocioné con la interpretación que hicieron Isabel Villanueva, viola y Fernando Arias, violonchelo de la obra de Emilio Mateu, en estreno absoluto, Ariel, espíritu del aire.

La obra empezaba con esas palabras de Shakespeare: Somos de la misma sustancia que los sueños.

Me trajeron a la memoria las palabras de Ernst Bloc sobre los sueños soñados despierto:

¡Con qué abundancia se soñó en todo tiempo, se soñó con una vida mejor que fuera posible! La vida de todos los hombres se halla cruzada por sueños soñados despierto, una parte de ellos es simplemente una fuga banal, también enervante, también presa para impostores, pero otra parte incita, no permite conformarse con lo malo existente, es decir, no permite la renuncia.
Esta otra parte tiene en su núcleo la esperanza y es transmisible. 

Quizás uno de esos sueños de esperanza es lo que decía ayer Jorge Drexler en El País Semanal:

No hay nada más acertado para dar la vuelta al fundamentalismo que la música y los instrumentos.