El mundo de las subvenciones

Ahora que toca ver los toros desde otro lado me da que pensar y me pone en guardia la viñeta de Forges para intentar que en lo que toca no se produzca.

Forges Subvenciones

Por parte de la Administración Vasca está entre sus buenos propósitos el simplificar estos procesos.

Esperemos también que esta promesa que hizo el Lehendakari López ante los altos cargos sea una realidad:

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

En la actualidad el 40% de los procedimientos corresponden a la solicitud de ayudas. Vamos conseguir que  a finales de este año todas las solicitudes de ayudas no personales, es decir: asociaciones, entidades y empresas puedan hacerse a través de Internet. Y para el final de la legislatura nos comprometemos a que todas las relaciones con la administración, tanto de ciudadanos como entidades o empresas pueda hacerse a través de la Red.

Nostalgias librescas….

Anda uno en tonos nostálgicos.

Rememorando o trayendo al hoy momentos vitales removidos por otros momentos más recientes.

La memoria selectiva y escondida, aparentemente, hace que situaciones, emociones recuerden y traigan a la luz anteriores. Difíciles a veces de contextualizar y comunicar a otras personas que quizás lo más que pueden hacer es acompañar que no es poco en lo que supone entre otras cosas de intentar adecuar el paso, el ritmo vital, la mirada sin saber muy bien a quien acompaña a dónde le va a llevar.

Bueno en esta nostalgia modernizada y relacionada en este caso con el libro y aprovechando herramientas a las que uno de repente les ve una utilidad como es el caso de aNobii, descubierta gracias a Loretahur, me reencuentro con este texto:

–    Un lugar que algunos jóvenes del futuro no podrán ni siquiera imaginar porque ya no existirán otros parecidos, porque se habrá perdido esta mezcla de orden minucioso y de leonera, esta mezcla de afecto por los libros y de amontonamiento salvaje. Un comercio a pequeña escala. Tráfico discreto, pero esencial. Resistencia a todo lo demás, mediante los textos, la impresión. Depósito anodino, pero explosivo. Reservas de bengalas, capaces de iluminar tanto el detalle de una vida, como lienzos enteros de una existencia. “Ejemplos de cosas deliciosas –decía el sabio chino-, descubrir un gran número de cuentos que todavía no hayamos leído. O adquirir el segundo volumen de un relato cuyo primer volumen nos gustó…”. Encima de los expositores, lámparas con pantalla difundían una cálida luz que permitía a los lectores sedientos examinar con intimidad la copa desbordante del texto, Champaña, elixires del diablo, vinos embriagadores, licores, matarratas y agua pura. Al final de la tienda reinaba una penumbra a la que hacía falta acostumbrarse, pero algunas mañanas, junto a la puerta acristalada, el sol penetraba con tal generosidad que era imposible resistirse al placer  de abrir un libro en la claridad del día que templaba el papel, cuyo grano alargaba sus sombras, y cuya blancura se extendía como un desierto de signos. Lentitud, luz, lectura: ¡una verdadera felicidad!. Durante los últimos años del siglo XX, y los primeros del siglo siguiente, se profetizaba con sorna que a este tipo de lugares ya no les quedaba mucho. ¡Se acabaron las pequeñas librerías! Moribundo, este tipo de comercio… Sobre todo existía un resentimiento contra el papel y la tinta. Tanto contra la tinta de las estilográficas como contra la de la imprenta: una antigualla sucia. Pero existía también resentimiento contra estos pequeños depósitos de pensamientos, de visiones, de palabras que florecen, de una página a otra, al tiempo que permanecen extraordinariamente compactos, bien cerrados sobre sí mismos, listos para ser escondidos dentro de un bolsillo, llevados de viaje y abiertos en cualquier lugar, en cualquier momento. Recorridos. Devorados. Hojeados. Sin electricidad. Sin pantallas. (Pierre Péju; El librero Vollard; Tropismos, pag. 47-48)

Es probable que vayan muriendo y ¿merecerá la pena lo nuevo que nace?

¡Quién sabe!

 

Dentro, fuera….

Hay textos, libros que parecen amoldarse como prenda cómoda a nuestras situaciones vitales.

Estoy disfrutando mucho, preguntándome, recibiendo llamadas de atención con los breves textos, estructura haiku en muchos casos, de Aurelio Asiain en ¿Has visto el viento?

Aquí os dejo el último que me ha conmovido hoy a la mañana…

Me tiene el año

nuevo fuera de mí,

en el rellano

de la escalera.

Voy

a tocar mi puerta

Trama y Texturas 10

¿No la echabáis en falta?

cbtatexturas10.jpg

Trama y Texturas 10 (papel)

Trama y Texturas 10 (digital)

Pues ya ha llegado

01_ALCAHUETE:

Editorial

02_PIPIRIJAINA:

Leer o no leer, Oscar Wilde

03_TORNAVOZ:

El Kindle: ¿una mejora del libro convencional?, Nicholson Baker

La transición digital: ¿ha muerto el ‘eReader’ antes de nacer?, Manuel Gil & Fco. Javier Jiménez

El ‘Book Search’ de Google: un desastre para especialistas e investigadores, Geoffrey Nunberg

Cosas que no debería decir sobre los editores y libreros (independientes), Esteban Hernández

Las fronteras del libro electrónico. Reflexiones desde la edición académica, Magda Polo

La edición independiente como alternativa para fortalecer la diversidad de la oferta editorial, OBIEI

04_FALDETA:

Montajes gráficos, Emilio Gil

05_BAMBALINÓN:

La muerte del editor (Echenoz y Lindon), Jean-Louis Cornille

06_VARAL:

Escribir a dieta, Juan Villoro

Estómagos de hierro, Margarita Valencia

07_ESCOTILLÓN:

Libros y blogs

Del editorial……

“Siguen resultando curiosos los vaticinios de muchos gurús y agoreros que pretenden marcar unos ritmos de transición digital que nadie demanda y que están generando, en un mundo del libro que vive tiempos de convulsión, muchas incertidumbres y ninguna certeza ante un supuesto ocaso crepuscular. La aparición masiva en estas fechas de la bien llamada cacharrería digital nos mete de lleno como protagonistas de un anuncio de teletienda

Libro y prospectiva

Documentos base elaboradas por Cerlalc que plantean un abanico de algunos de los principales retos del sector quizás muy condicionado por lo digital, realidad pre-ocupante y con pocos matices sobre la creación y los lectores.

El futuro del libro en el horizonte del año 2020

Documentos base del proyecto

Mi editor….

No os preocupéis.

No lo estoy buscando.

Lo he encontrado hace tiempo, pero ni siquiera se lo he dicho a él.

Quizás cuando sea mayor publique algún libro y entonces, en una comida, con los tragos finales le pasaré el ‘original’.

Jean Echenoz escribió un breve y hermoso texto con motivo de la muerte de Jérôme Lindon que ahora Trama Editorial ha publicado con el título de Jérôme Lindon, mi editor.

 Manuel Ortuño

Su editor, Manuel Ortuño, qe espero que algún año sea el mío si es que al final escribo algo que merezca la pena como libro, ha puesto al final del libro, como es su costumbre, un corolario, él me  corregirá y yo le haré caso si no es el térmico correcto, que dice así:

Hay libros cortos que

para entenderlos como se merecen,

se necesita una vida muy larga.

(Quevedo)

Jean Echenoz ofrece en este breve texto algún consejo práctico para los autores.

Jerome Lindon mi editor

Señalo tres:

1. Cuando (el autor) se come con el editor, es el editor quien paga.

2. Un libro está hecho para ser vendido

3. Recibir un anticipo significa, en cierto sentido, contraer una deuda y en mi caso no se sostiene considerando el horror que me produce tener deudas.

Hay instantes, momentos, vivencias, decisiones que para entenderlos como se merecen necesitan de una vida larga, profunda e intensa…

 

Guggenheim….. marcando huevos

Turistas, viajeros, pocos vascos que os acercáis por el Guggenheim de Bilbao, menos seréis con posibilidad los que lo hagáis al de Urdaibai, estad atentos a esta noticia que probablemente no pasará de los medios locales, pero que tiene mucho que ver con las formas de hacer y con lo que se nos quiere vender.

Ya sabéis cómo son los del ‘Guggen’: Mi marca que no me la toquen. Es lo que venden continuamente por aquí y por allá. Intangibles que dirían algunos modernillos o valor simbólico que diría otro.

Así que cada vez que vez una combinación de letras que pueda ‘atentar’ contra su imagen demanda que te crió.

En Bilbao con este asunto nos han tenido ‘hasta los huevos’, pero…. ¡no siempre gana! Papi americano así que en Bilbao lo que sí es seguro es que vamos a seguir teniendo Huevonmhein.

De hecho quizás se podría también crear un nuevo Blog en ‘Bloggenheim’.

El proceso tiene su importancia porque cada vez, me convenzo más de ello, los procesos importan y mucho y las actitudes también.

Parece que con este asunto, por lo que cuenta el medio los ejecutivos americanos montaron en cólera. Quizássería interesante saber quién ha sido el ‘txibattillo’ que ha ido con el cuento al otro lado del charco o cuál es la opinión de los patronos del ‘Guggen’ de aquí sobre este celo por la marca.

Y es francamente importante porque muchos de los discursos y justificaciones se centran en este intangible que en muchas ocasiones es humo. Es decir: fue fuego en su momento, pero después sólo quedan rescoldos que algunos pretenden que cobren vida de nuevo.

El propio José Luis Bilbao, que escribe hoy un artículo en El Correo, afirmaba antes de acabar el año: “seguimos adelante para llevar la marca Guggenheim a Urdaibai, una marca que si algo ha producido en este país en estos últimos años ha sido beneficios”.

Así hoy en Deia Jesús Mari Lazkano , que es uno de los consultado para el ‘nuevo proyecto’ afirma: es muy importante que sea la marca Guggenheim la que esté aquí. Es su propio poder de marca, su capacidad tractora la que va a conseguir que se convierta en un foco de atracción internacional. Si no tenemos esa marca, dudo mucho que lo que hagamos sea lo suficientemente atractivo para que la gente venga a verlo”.

Basagoiti hoy en las páginas del mundo nos deja entrever que al Gobierno no le gusta la idea del Guggenheim como marca. Pastor tampoco parece tenerlo claro del todo.

Todo este lío de marcas lleva a algunos a confundirse y situar en comparativos al Guggen con una central nuclear. Como él mismo dice: De risa.

La marca Guggenheim se destapa como pieza clave del conflicto institucional afirma El País.

Narcis Mirandes escribía hace tiempo en If:

Para que sea efectivo el nacimiento de la marca tiene que ser el reflejo de la situación real de la empresa. Ser honesto a la larga es más eficiente. Si el nuevo logotipo es un buen representante de la situación actual de la empresa y de sus ilusiones más realistas quizá tendremos un logotipo menos espectacular pero que ayudará mejor a comunicar a la empresa con sus clientes y proveedores.

¡Viva el HUEVONMHEIM!

Palabra, comunicación, silencio, destino….

He terminado en una sentada, ayer a la tarde era un momento propicio para leer en casa con manta, ‘El amor de Erika Ewald‘ de Stefan Zweig.

Junto con Sándor Márai es un autor que ha ‘entrado’ hace no muchos años en mi vida y en cmuhas ocasiones me remueve y conmueve.

Hoy al pasar algunas de las notas-párrafos que me resultaban sugerentes veía como se cruzaban con otros de Márai que ya tenía anotados.

Os dejo dos cruces de muestra.

La palabra

– “La palabra no es un elemento tan imprescindible de la comunicación humana como a veces suponen los escritores cegados por el orgullo; en momentos críticos, la gente capta la esencia con muy pocas palabras o incluso sin ninguna” (Sándor Marai; La hermana ; pag. 31)

– Le gustaba abandonarse y soñar despierta, porque un pudor casi exacerbado le impedía hacer a los demás la más mínima insinuación sobre sus vivencias espirituales, aunque su alma temblaba bajo la presión de las palabras no pronunciadas, como vacía la rama de un árbol bajo el peso de sus frutos demasiado maduros. Y sólo un tenue rasgo casi imperceptible alrededor de sus labios delgados y pálidos revelaba que en su interior se libraba una lucha y se había desatado una nostalgia que no era posible expresar con palabras y de ven en cuando hacia que la boca firmemente cerrada se estremeciera incontrolada como con un repentino sollozo. (Stefan Zweig; El amor de Erika Ewald; El Acantilado; pag. 10-11)

El destino

– Hay horas vacías, insustanciales, que esconden en sí el destino. Surgen indiferentes como oscuras nubes que aparecen para perderse de nuevo, pero se mantienen ahí tenaces y obstinadas. Y se disuelven elevándose como un humo negro, se hacen cada vez más lejanas y alargadas, hasta que por fin flotan sobre la vida con una palidez gris, melancólica, inmóviles, como sombras que se fijan al instante, inevitables y celosas, y elevan una y otra vez su puño amenazante. (Stefan Zweig; El amor de Erika Ewald; El Acantilado; pag. 59-60)

– Cuando, por primera vez en la vida, comprendes de verdad lo que es el destino, adquieres una especie de serenidad, te sientes aliviado y terriblemente solo en el mundo. (Sandor Márai; La mujer justa; Salamandra, pag. 43)

¿Protección pública para los libreros?

Lorenzo Silva ha reivindicado hace poco la ‘protección pública‘ para la figura del librero como señalando ya el camino hacia su ‘peligro real de extinción’.

Muchos oficios a lo largo de la historia han desaparecido o han mutado. Es simplemente el principio de evolución.

Otro asunto es que se planteen unas condiciones de ‘juego limpio’ para la misma, pero si se empieza a hablar de ‘protección pública’ el camino hacia el que suele llevar ese discurso es la ‘Reserva’ y a ‘mantener’ el a veces ideal utópico que nos parece señalar que

1. La palabra “librería” indica ‘bondad’ en cualquier caso

2. La palabra “librero” es siempre sinónimo de profesionalidad.

No suele ser el camino más adecuado.

El mejor, siempre dentro del ‘juego limpio’, aunque es cierto que el campo está en barrado, es ‘jugar el partido’ y huir de los falsos gremialismos.

Letra Internacional 105

Letra Internacional 105

Letra Internacional 105

Con un monográfico sobre Nikos Kazantakis, corresponsal en la guerra de España y el discurso de Claudio Magris en el discurso de aceptación del Premio de la Paz de la Asociación de Libreros Alemanes.

Tres fragmentos del discurso

– Hoy son otras las fronteras que amenazan la paz, fronteras a veces invisibles en el interior de nuestras ciudades, entre nosotros y los recién llegados de todas las partes del mundo, a los que casi no percibimos porque, como se dice en la canción de Maki Navaja, “a los que están en la ocuridad, no se les ve”.

– El nuevo populismo, que hoy se extiende más o menos por toda Europa, crea, como ha escrito un historiador, democracias sin democracia.

– Casi todos somos conservadores ciegos, convencidos de que el orden o desorden de las cosas en el que vivimos es inmutable, el punto final de la historia. No creemos en la eternidad, pero sí pensamos que el presente es eterno.

Futurología libresca

Se publicó hace casi un año esta selecta futurología libresca.

En algunas de las respuestas, en bastantes, se ve todavía duda, dificultad en el predecir.

Y no es de extrañar si ni siquiera sobre el ‘corto plazo’ como por ejemplo el éxito o no de los e-readers en el mercado español parece que se es capaz de acertar.

Lo que podía haber sido estrella no parece que al final haya lucido tanto.

No estaría de más disponer de cifras.

Actualización

¿La estrella? La cafetera de cápsulas.

 

Acompañar…

La palabra acompañar es una de las más hermosas de la lengua castellana.

Aparece ya en el Cantar de Mío Cid (1140); en su etimología encierra el compartir el pan.

Acompañar, quizá la forma básica de la atención, que es la virtud primera del ser humano, ligera con entrambas alas (el ser atento y el estar atento).
Un anciano que se encamina hacia las últimas preguntas agradece ser acompañado. También la niña que ingresa en el zumbante matorral de enigmas necesita ser acompañada. Pero, de forma quizá menos obvia, desde la diáfana soledad de cada uno, todos y todas precisamos ser acompañados.
No tanto la estaticidad y formalidad de la compañía, como ese acompañar que está en movimiento, acompañando al que se mueve, más cordial y cercano.
El amor tiene algo de excesiva montaña rusa entre el cielo y el infierno. Los sabios psicoanalistas nos dicen que la relación sexual no existe. Y resulta dudoso que consigamos nunca ayudar al otro, en el sentido más riguroso del término. En cambio, siempre podemos acompañarle un trecho de camino.
Desde las formas más fáciles de acompañar —acariciar a la gata rumorosa— hasta las situaciones extremas de acompañar donde no se puede acompañar: el agonizante, la parturienta. (Pero los seres humanos no salimos adelante sin hacer lo que resulta imposible hacer, por lo menos varias veces al día).
La falta peor en que podríamos acaso incurrir, ¿no es haber rehusado acompañar a quien mudamente de verdad lo necesitaba?
No puedes responder a la pregunta del otro, pero sí que puedes acompañarle mientras recorre su propia formulación.
Precisamente porque no hay respuestas y el tiempo pasa: acompañar.
Jorge Riechmann (Varios. Los poetas de Zurgai; pag. 300-301)

Del Brown a la mora encantada…

Ya parece que algunos se sienten felices y contentos. Vemos ya titulares genéricos: el libro digital gana el primer asalto. El libro digital vende más que el papel. Los Reyes Magos vienen cargados de e-readers. Amén, amén.

Ya se acabó el discurso de la larga cola, de la visibilidad de todos. Ya me sonaba a mí que era de poco fiar. En la red se visualiza el mismo que en papel. Él es el tractor. El gran autor Dan Brown.

Lo bueno de este mundo es que al mismo tiempo en Candelada nace una nueva editorial: “La mora encantada”. No me digáis que no os gusta el nombre…

Se van a dedicar a la recuperación de lo que parece se ha perdido. No van a editar nada más que tres libros al año y por ahora no he visto que tengan página web… aunque ya aparecen en la de alguna librería.

¡Todo es posible!

No extraña tampoco que el más pirateado en lo digital, no sabemos si el más robado en papel, sea el Kamasutra.

Aún con todo los de Gandhi todavía intentan venderlo o promocionarlo ¡quién sabe!

libros25.jpg