Productividad y saber costoso

Qusiéramos creer que los hombres más caros son los más productivos. Se sabe que los países ricos son los que gastan más en producir hombres y conocimientos costosos. Pero ¿son ricos por gastar mucho en educación e investigación o, por el contrario, pueden darse el lujo de gastar de más, precisamente por ser ricos?….

Como inversión, el saber costoso tiene un camplo de aplicación limitado. Como bien de consumo es un lujo para una minoría. Como espejismo, induce al despilfarro, traiciona el apetito intelectual y estorba para que se reconozcan otras formas de investigación y difusión más económicas, y por lo mismo más igualitarias. (Gabriel Zaid; El progreso improductivo; El Colegio Nacional; pag. 45 y 50)

Transitoriedad

Transitorio: Pasajero, temporal…..

image_168.jpg

Esatmos en nuestro micromundo en momento de cambio temporal. Preparando para el vivac el equipaje mínimo de supervivencia mientras adecentamos un poco el campamento base.

Pasaremos algo más de un mes un poco desperdigados familiarmente. Por aquí y por allá, acogidos por la familia. Al fin y al cabo es familia quien acoge y se deja ser acogido. Al fin y al cabo estar ‘en famlia’ es estarlo sin gente extraña, en la intimidad… más allá de los ‘lazos de sangre’.

Me choca esta situación personal de tránsito, donde todo se mueve un poco, con el inmovilismo de algunos. Pongamos por ejemplo el inmovilismo que en mi opinión muestra hoy el señor Ortuzar en El Correo, en su edición impresa en papel, al afirmar que ‘El Gobierno vasco ha tocado algo intocable, que es la marca Guggenheim’.

Claro que este ‘no querer tocar nada’ ya sabemos las consecuencias vitales, políticas e ideológicas que suele traer consigo.

Lo que en cualquier caso me llama la atención es que ahora se preocupe Andoni por no tocarampoco lo americano.

Parece que al PP el ‘precio del no tocar’, los 200 millones les parece una barbaridad para mantener las ‘esencias yankis’ en el Guggenheim Urdaibai.

 

 

 

Con la música ¿a otra parte?

No todas las industrias de la cultura parecen comportarse de la misma manera en los nuevos entornos digitales.

Hoy aparecen en algunos medios algunos datos y referencias en relación a dos de ellas: la música y el cine.

En el caso de la música parece existir una preocupación por la caída generalizada, aunque los comportamientos, gracias a Dios, no son siempre homogéneos y parece que por lo menos en Corea y Suecia ha habido un repunte.

La audiencia en los cines parece que vuelve a subir después de cuatro años.

Quizás nos vayamos dando cuenta que no todo vale para todo igual y de la misma manera.

Temo cada vez más los discursos monocolores, monotecnológicos y monosoclucionadores. Además de ser aburridos esconden un punto no sólo monotemático sino de cierto aire escasamente democrático.

Las formas y los procesos

Cada vez me interesa más el camino y el caminar.

Sueño donde quiero llegar, pero no de cualquier manera.

La forma y el ritmo del caminar, el camino escogido nos va marcando ritmos, encuentros y desencuentros, experiencias…y al final no está claro que todos los caminos lleven a Roma.

La tertulia como espacio, forma y modelo de compartir es una manera de ‘andar el camino’.

Aprendices tiene mucho de tertulia. Kultura Abierta también.

Cuando alguien se acerca por primera vez parece descubrir algo de ese camino sin necesidad de habérselo explicado con anterioridad.

Tertuliábamos ayer sobre tertulia sobre propiedad intelectual, derechos de autor, descargas, redes P2P…

Así lo vivió el ‘novato‘:

Muy crítico con la última disposición del Gobierno (refiriéndose a la exposición de partida de ‘Zubi‘), pero argumentando y escuchando. A continuación, intervenciones de muy distinto tipo, algunos acuerdos y muchos desacuerdos, pero sin descalificaciones gratuitas ni rayas trazadas en la arena con el fin de distinguir nítidamente a buenos de malos.

Así intentamos que sea…