Mi cuerpo son las páginas de tu libro

Socializo este sugerente título de post que Pablo pone a mi alcance y el vídeo que le acompaña.

Nos da pie para empezar la semana con una pregunta que lanzamos al viento… ¿quién querra leerme y a quién podré leer?

Pensarme y pensar en otros como espacio vivo para ser leído, palpado, ojeado, marcado, olido, subrayado, compartido por otra persona, prestado,tachado, dejado en la estantería….. ¡quién sabe! 

La cara de mi padre

Y por amor a la memoria

llevo sobre mi cara la cara de mi padre (Yehuda Amijai)

Con esta cita arranca ‘El olvido que seremos‘ de Héctor Abad Faciolince.

Recuerdo vagamente que haía visto la reseña en un ‘semanal’ reciente.

Tenía la sensación, aunque no lo había consultado, que el libro estaba en la lista de los pendientes como así ha sido al final.

Sé qué día lo compré y dónde empece a leer con gusto las primeras páginas.

Recuerdo también perfectamente cómo el libro me acompañaba en el asiento del copiloto cuando iba a buscar a una persona y cómo le comenté que el libro me había enganchado.

Me mueve y hace aflorar recuerdos personales, sensaciones vividas y que todavía tengo presentes. El padre descrito me vuelve a acercar al mío. Realidades distintas, talantes muy parecidos.

La literatura vuelve de nuevo a hacerse vida vivida y ahora también añorada.

Tres retazos….

– Creo que el único motivo por el que he sido capaz de seguir escribiendo todos estos años, y de entregar mis escritos a la imprenta, es porque sé que mi papá hubiera gozado más que nadie al leer todas estas páginas mías que no alcanzó a leer. Que no leerá nunca. Es una de las paradojas más tristes de mi vida: casi todo lo que he escrito lo he escrito para alguien que no puede leerme, y este mismo libro no es otra cosa que la carta a una sombra. (22)

– Mi papá siempre pensó, y yo le creo y lo imito, que mimar a los hijos es el mejor sistema educativo. En un cuaderno de apuntes (que yo recogí después de su muerte bajo el título de Manual de tolerancia) escribió lo siguiente: “Si quieres que tu hijo sea bueno, hazlo feliz, si quieres que sea mejor, hazlo más feliz. Los hacemos felices para que sean buenos y para que luego su bondad aumente su felicidad” (24)

– Yo que entiendo las cosas bien, pero despacio…. (12). De hecho todavía estoy en ello.

Descubriendo territorios

Salgo a pasear después de comer, cuando casi todo el mundo está sesteando, acompañado de Lizz sin rumbo, despacio, intentando dejar que el entorno entre y me empape.

Caminos aparentemente vacíos

image_188.jpg

que no sabemos bien hacia dónde irán

image_189.jpg

El gris torna a color. ¿Serán los brotes de la diversidad?

image_190.jpg

de los colores distintos que no piden nada más que ser escuchados

image_191.jpg

valorados en su empreño, iniciativa y trabajo

image_192.jpg

sin saber a veces muy bien si nos llevará a algún nuevo lugar

image_193.jpg

o todo acabará en el pozo de siempre….

image_171.jpg

          ¿Quién no ambiciona alguna tarde, o siempre, la calidez como el mejor de los hechizos? (Ángeles Mastretta; El cielo de los leones; pag. 58)

A las puertas….

¡Quién nos iba a decir a más de uno y una  hace unos meses que en estos días nos íbamos a encontrar ligeramente nerviosos, acelerados, ocupados y pre-ocupados con uno de los proyectos que nos traemos entre manos y que si nada falla verá la luz en unos doce días.

Andamos con los ajustes finales.

Ya hemos dicho en más de una ocasión que no vamos a salir redondos;  convencidos, y más sobre todo después de haber escuchado hoy a la tarde a Ángel Medinilla, de que el estado ‘beta permanente’ que nos hemos propuesto será la manera de adecuarnos con más frescura al entorno y a las demandas.

Lo he dicho más de una vez en estos meses, pero no quiero que se me olvide a los ya pocos días: sin el equipo y los satélites, siempre personas, en este caso trabajando en instituciones, nada hubiera sido posible.

Sin el clima de trabajo de todos y la capacidad de autoironía compartida todo habría sido más duro y complicado.

Sin la postura abierta por todos no hubiéramos llegado a este punto.

Sólo nos queda el empuje final y no debemos perder la cara así que…

Aitzol

Alberto

Antonio

David

Diego

Igor

Irune

Itziar

Josean

Lorena

Nerea

Óscar

Txema

y los ‘satélites’ que pululais por las cercanías ¡ánimo y gracias!

Lo celebraremos.

Kulturklik_18_02_10

Si queréis ir recibiendo el boletín semanal que ya enviamos lo podéis hacer siguiendo este enlace.

 

 

Ezcaray….

Fin de semana de casi absoluta desconexión.

Nieve como hacía mucho tiempo que no veía.

image_186.jpg

Reencuentro con mi editor de cabecera.

image_185.jpg

Tiempo para la charla a ratos junto a la chimenea del Echaurren, en el salón de Casa Masip donde nos hospedamos de nuevo, en la mesa de El Robledal donde disfrutamos de una estupenda comida o en las noches algo más alcohólicas en el Troika.

Bien acompañados por Álvaro y Yolanda. Estupendos anfitriones para los ‘deportes de invierno’.

Las pilas vuelven algo más cargadas y el estómago también.

Txetxu bocata ezcaray