Así que pasen 40 años…

Quien me iba a decir a mí que un encuentro causal en el cine con una antigua compañera de club y deporte iba a terminar ayer en un estupendo momento encuenytro después de 40 años que son los que han pasado en numeros redondos, en realidad han sido algunos más,  entre el momento en que uno empezó a nadar y el día de ayer.

 

Ayer nos volvimos a reencontrar en grupo personas que hace 40 años nos conocimos alrededor de la natación en el club Landachueta. Quizás en algún momento sea de interés que se haga la historia del nacimiento del club que agrupába a parte de la ‘burguesía’ bilbaina y fanilias formadas por profesionales.

Cena nadadores Landachueta

El hecho es que fue una gozada preparada con cariño por algunas de las nadadoras de antes y mujeres ahora. Casi siempre son ellas, las mujeres, las que andan tejiendo lazos y redes alrededor del recuerdo, las emociones y los sentimientos.

image_250.jpg

Y uno que no es excesivamente amigo de este tipo de saraos se encontró disfrutando de una estupenda cena en compañía y conversación. Charlando del hoy y del ayer con personas a las que hacía tiempo que no veía y que en algún caso se desplazaron gustosamente desde otros puntos de la geografía.

¡Todo un gusto!

Parece que para la próxima ocasión no vamos a dejar pasar otros 40 años porque la mayoría, por no decir todos, no llegaríamos ya a la siguiente celebración.

Y ¡felicidades a las organizadoras!

 

2 comentarios en “Así que pasen 40 años…

  1. El año pasado me ocurrió algo parecido. Me reencontré con un grupo de excompañeras de secundario. Gracias al famoso “facebook” nos contactamos y combinamos una reunión. Te aclaro que yo ahora vivo a 1200 km de Buenos Aires, donde están ellas. No puedo describir el encuentro, fue muy digamos…revelador. Caí en la cuenta que 40 años sí es algo, el tiempo deja tantas huellas en las personas que desconocí a muchas de ellas y si yo las veía “viejas, arrugadas y ridículas”, no quiero pensar cómo me habrán visto ellas. En fin, después de un rato de charla superpuesta y cruzada y algunos recuerdos graciosos me quedó un sabor dulceamargo del encuentro. Un abrazo desde la ahora ya fresquita Patagonia Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.