¡Hasta luego!

Una buena amiga me regaló hace poco una dedicatoria. Dice así:

Un día alguien me regaló una dedicatoria.

Hoy la hago mía y te la regalo a ti:

“Soy un trapero del tiempo”

Suelo ser de ritmo lento para los temas vitales. Me tomo mi tiempo. Intento ver lo que una decisión va a suponer y casi siempre coincidiendo con la cercanía de fechas significativas o con momentos de más calma tomo un nuevo rumbo vital.

Los sábados no son un mal día.

Mi vida, por lo menos en su quehacer y también en el ámbito relacional ha cambiado en los últimos tiempos.

Por un lado en el trabajo diario me muevo en una amplia constelación de relaciones. El tiempo del que dispongo para vivir (hacer+pensar+sentir) se ha visto cambiado, mutado y haciendo más difícil el  buscar el poso que mi externalidad activa debe ir dejando.

Algunas de las ‘tareas’, como este blog, se han convertido en una rémora a la que de mala manera l voy dedicando retales de mi tiempo más como una obigación impuesta que como un deseo de seguir en ello.

Prefiero ahora dedicar momentos a estar y conversar, a pasar una tarde en compañía a juntar pequeños trozos de vida para posibilitar momentos de encuentro más duraderos.

El tiempo es un recurso escaso por lo menos en mi caso y toda decisión de hacer A supone dejar de hacer de B a Z. No puedo tocar todo el vocabulario así que intentaré centrarme y dedicarme a las letras principales. Está claro que éstano lo es para mí ahora.

Ya lo digo es un ‘hasta luego’ porque este espacio personal y compartido ha sido un buen acompañante en una etapa de mi vida.

Seguiré casi con seguridad en facebook dejando caer de vez en cuando algunos textos que me tocan, que penetran en mi vida y dedicaré el tiempo escaso que el hacer me deje al pensar y sentir, a emocionarme con el encuentro tranquilo y pausado como contrapunto en estos momentos imprescindible de una vorágine vital, de una montaña rusa que requiere el encuentro pausado para asumir lo hecho y vivido.

Cuando se acerca un año más de ‘acumulación de juventud’, como ayer me decía una amiga, y uno ve y siente más cerca la figura paterna interiorizada y asumida ve que es el momento, nunca se sabe si acertado, de decir un ¡Hasta luego!

¡Quién sabe si nos volveremos a ver por aquí….!

20 comentarios en “¡Hasta luego!

  1. Ya lo decía Silvio Rodriguez (¿o era Pablo Milanes?): “El tiempo el implacable…”
    Recupera todo lo que puedas y si tienes remordimientos en forma de ideas no te cortes y vuelve.
    Gero arte!

  2. Marita

    Hasta luego y hasta siempre!! Gracias por todo lo que nos has ido ofreciendo! Como otros: no pierdo la esperanza de que regreses por aquí. Besos 😉

  3. Bueno, pues nos consolaremos pensando que te podremos seguir leyendo en el Facebook y asumiendo que Bilbao no es tan grande como para propiciar encuentros offline.
    Por lo demás, una pena que se cierre (momentáneamente) Con Valor, sobre todo porque es uno de los espacios más didácticos que he encontrado en la red.
    Un abrazo!!

  4. Ánimo Txetxu! Es una pena no poder seguir leyéndote pero entiendo perfectamente tu decisión. Aunque cierres oficialmente el blog espero que de vez en cuando compartas con nosotros tus ideas.
    Un abrazo.

  5. Anonadados,… no lo entendemos… ¿La política se cobra tu/nuestro blog? ¿Por qué, Dios mío, aún son incompatibles ciertas dedicaciones y un rato de blog para compartir esencias (además de en presencias)?
    ¡Lo sentimos, Txetxu, por ti… y por todos nosotros!
    ¡No puede ser, Txetxu, NO puede ser!
    Y si es… que sea sólo por un ratito…
    Te seguimos esperando, Godot /Txetxu/ Dios / amigo!!

  6. Lamento este “hasta siempre”, pero sus razones tendrá. En todo caso, gracias por las excelentes lecturas que nos ha regalado… y ojalá haga bueno el “hasta siempre” y regrese.
    Le deseo lo mejor.
    Un abrazo.

  7. Imanol

    Pues yo te voy a mantener linkado en mi lista de blogs. Para que si de vez en cuando me visitas veas cómo va pasando el tiempo, el implacable, sí (es de Milanés), desde este tu “¡Hasta luego!”. Y llegará un momento en que será demasiado tiempo para un “hasta luego”, incluso para un “hasta lueguito” similar a ese “ahoritita” mexicano tan difícil de medir. Y un día no tendrás más remedio que volver a postear aunque sólo sea para escribir “¡Adiós”! o ¡”Ya estoy de vuelta!”. Y yo espero que sea esto segundo lo que escribas.
    Después de haberme metido a mi en estos líos, vas y te vas. En fin: un abrazo muy fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.