Viajando….

Llevo desde el miércoles por México, con X y no con J que ayer entre Mariachi y Mariachi me dieron una buena reprimenda.

Están siendo días intensos y provechosos de trabajo.

Pero hace ya unos meses, desde la vuelta del verano que me supuso un kit-kat vital, me tomo el día a día o así lo intento desde otro punto de vista.

1. Tengo ya clara conciencia de que no se puede llegar a todo y que los voluntarismos valen para poco.

2. Los proyectos, las tareas pasan, pero las personas permanecen. En mi retiro veraniego fui consciente de que al repasar la historia personal quedan las personas, pocas en el tiempo, todo lo demás queda desvanecido o difuminado.

3. Todo es menos importante de lo que nos parece. Si damos mucha importancia al aparente ‘hacer’ vamos desdibujando nuestro ser.

4. Me ha llegado el momento de estar más a la escucha y a la espera que de trajinar y trajinar. Ello no quiere decir que no se labore, pero sí que se haga desde otro punto de vista.

5. No me interesan los tiempos relacionales cortos, las citas entre horas, sino que apuesto por los sosiegos conversacionales.

6. Cada viaje o encuentro sigue siendo una nueva oportunidad de conocer al otro y de conocerme a mí mismo, siempre que haya tiempo suficiente para el intercambio y la emoción además de compartir el trabajo si es lo que toca en ese momento.

7. Mi cabeza es limitada al igual que mis emociones y son pocas las personas que tienen cabida en mi recuerdo diario. Prefiero lo poco y bueno que la aparente abundacia relacional.

8. Ya me lo dijo mi hermano hace tiempo con una camiseta que todavía conservo y que el domingo volvíamos a recordar en larga conversación y paseo: MÁS NO ES MEJOR.

Así que hoy desde la FIL de Guadalajara viajando también lejos y cerca hacia el interior de uno mismo.

Anuncios

El costo de las televisiones y el gasto en cultura

Pagar  las televisiones públicas parece que nos cuesta una pasta. En concreto en Euskadi 61 euros a cada vasco o vasca. Uno de los sitios donde más caro nos sale el manetener la televisión.

No es algo nuevo. Ya en el 2009 nos movíamos en cifras parecidas.

Los costes aumentan o se mantienen y las audiencias disminuyen porque sus usos van cambiando.

Equipajes pesados para tiempos ligeros. Quizás también excesivo espíritu funcionarial y político y poco espíritu periodístico e innovador.

Nuevos tiempos tiempos requieren nuevos formatos y nuevas narraciones para seguir haciendo visible aquello que merece la pena.

Se me cruzan estos datos con el anuario de estadísticas culturales 2010 del Ministerio de Cultura.

Según el mismo en Euskadi en el año 2008 el gasto cultural por persona ha sido de 393 3uros, 5 menos que el año pasado.

Se me ocure pensar qué pasaría si a modo de bono cultura nos dejasen a cada uno decidir sobre qué queremos hacer con esos 61 euros que alguien está gastando por nosotros.

Domingo gris

Llevamos un par de fines de semana de cierto tono gris y lluvioso que son un buen clima para estar tranquilo en casa, leer, ordenar papeles, mirar con calma la semana que ha pasado y preparar la que viene.

De la semana pasada me quedo con algunas cosas como la entrega de los Premios Euskadi de Literatura el martes, la comida en el Restaurante Zuluaga y la conversación con Luis durante la comida y parte de la tarde.

Me da pena, aunque casi me produce gracia, los intentos salvíficos de Ramón que parece afanarse más ahora que cuando tenía responsabilidades para proponer medidas salvíficas o salvadoras hacia la EITB.

Saco tiempo hoy también para preparar el viaje de la semana que viene a la FIL de Guadalajara, para ordenar papeles y dejar la mesa más limpia.

He tenido tiempo también para limpiar un poco el facebook y darme cuenta de qué efímeras son por ejemplo los grupos que se crean y se destruyen o se paran con una facilidad pasmosa.

Los lazos son aparentemente cada vez más líquidos como un ‘pan para hoy, hambre para mañana’.

Parece que todo fluye, pero en ese fluir se nos va quedando el tiempo que no fluye, que pasa y no vuelve.

He tenido tiempo también para leer la conferencia que pronunció Stéphane Dion hace unos días en Bilbao y me quedo con una cita de la misma

En circunstancias extremas, cunado un Estado se niega a tratar a un grupo de ciudadanos como tales, y pisotea sus derechos de ciudadanía, estos últimos tienen, en contrapartida, el derecho de no considerarlo como su Estado. Pero no tienen ese derecho por las característiccas que los distinguen desde un punto de vista racial, lingüístico o religioso, sino porque junto con todos los demás seres humanos, son titulares de un derecho universal a la ciudadanía“.

Voy a terminar el día con buena música. Me voy al concierto de Katy Moffat


Hojeando Trama y Texturas

Arce (Asociación de Revistas Culturales de España) es quizás uno de los mejores ejemplos de cómo la unión hace la fuerza.

Las Revistas Culturales son en la mayoría de los casos entidades diversas por su origen, su temática, su estructura y aún así han sido capaces de cobijarse bajo un mismo paraguas.

Arce ha puesto en marcha no hace mucho tiempo un nuevo servicio que permite hojear y dar un vistazo (ojear) a números publicados.

Trama y Texturas Flash

Como mi corazoncito sigue estando muy cerca de Trama y Texturas os dejo aquí los enlaces a los cuatro número que se pueden ya visualizar.

Trama y Texturas 1

Trama y Texturas 2

Trama y Texturas 3

Trama y Texturas 4

¡Feliz lectura!

Sampedro y Mendoza

He pasado una parte de la mañana leyendo las entrevistas que en El Correo ha realizado César Coca a José Luis Sampedro, pero que no consigo encontrar en la versión digital del mismo y sí en otro del grupo y la que en la contra de El País, creo que se dice así, le hace Las ProvinciasKarmentxu Marín a Eduardo Mendoza.

Me quedo con unas cuantas citas, más de Sampedro ya que la entrevista es más larga y profunda, pero también Mendoza deja un par de perlas.

José Luis Sampedro:

– Todo ser humano tiene no el derecho sino la obligación de pensar libremente. Si no existe esa libertad, da igual que luego seamos libres para expresarnos. Siempre estaré a favor del pensamiento libre. Nuestra misión es hacernos, aportar a la vida cuanto nos ha dado, y eso requiere una vida pensada.

– Hoy los intereses son mucho más importantes que los valores y por eso la máxima referencia es el dinero, aunque a veces se llama competitividad o innovación.

– Hoy se crean primero los productos y luego se generan las necesidades.

– Si he conseguido conmover, ayudar a comprender lo que somos, me doy por satisfecho. El novelista es un arqueólogo de sí mismo. Escribo para conocerme a mí mismo y así comprender a los demás. Comprenderlos, no juzgarlos.

– En 2.000 años de cultura occidental, el progreso técnico ha sido enorme, pero seguimos teniendo guerras. Hay más facilidades que nunca para la comunicación pero no paramos de levantar muros, físicos o administrativos. Se habla de globalización, pero solo de la económica; nadie quiere saber nada de la globalización de la justicia o de la sanidad, o de la educación. Por eso vivo al margen de muchas cosas.

– En nuestra civilización no se nos enseña a morir, y lo cierto es que empezamos a hacerlo desde el momento mismo del nacimiento.

– El éxito no me interesa. Me ha interesado el cumplimiento. Y si ese cumplimiento lo reconocen los demás, bien. Si no es así, lo noto yo y es suficiente. Mi obra es mía. No tengo ningún premio oficial y no me importa.

Eduardo Mendoza:

– Se quejan mucho de los bajos índices de lectura y cada año se publican más libros. La conclusión es que nadie tiene tiempo de leer, porque está escribiendo.

P. ¿Qué placeres extrae a la vida?

R. Todos los que puedo, aunque no creo en la filosofía de vivir el momento y disfrutar, porque me parece el eslogan más tonto que se ha escrito nunca. Pero estoy satisfecho y no me quejo.

Ir de listos

Los sábados nublados como el de hoy suelen ser para mí un buen día para tranquilizar ritmos y tomarme las cosas con menos dramatismo.

Ya le dije a Pedro Ugarte que acompañaría el desayuno con el artículo que de vísperas nos había prometido y sobre el que temía la posible reacción que pudiera provocar.

Se me cruza el artículo con una entrada de uno de los clasificados por Ramón Zallo hace ya unos días como homologador del tema identitario en el Primer Plan Vasco de la Cultura hace ya siete años aproximadamente. Queda la pregunta en el aire sobre si las identidades son monolíticas o evolucionan.

Ambas reflexiones vienen al pelo con motivo de la presentación pública

Contrato ciudadano por las culturas

del segundo Plan para cuya denominación se propone desde el Departamento de Cultura del Gobierno Vasco de Contrato Ciudadano por las Culturas  en el que todo aquel que lo desee puede participar.

Escribí hace poco sobre el rum-rum que les parecía generar hasta ahora a las Diputaciones, fundamentalmente a la de Bizkaia, esta nueva ‘propuesta murciana‘ .

Tal y como dijeron Antonio Rivera y Lourdes Auzmendi (audio completo) no es momento de perderse en florituras.

Señalaré básicamente algunos datos prácticos:

– El último Consejo Vasco de la Cultura celebrado todavía con el gobierno anterior sólo validó las líneas estratégicas y las acciones del documento de Orientaciones. El propio documento en su página 4 señala que: Téngase en cuenta que tanto el primer como el segundo capítulo son indicativos, de acompañamiento, y no se someterán a validación (sí a discusión), puesto que lo relevante y que se somete a la consideración del Consejo Vasco de la Cultura -como ya ocurriera con el primer plan- es el capítulo de planes y compromisos. Ahora sólo es cuestión de comparar la diferencia de acciones entre las recogidas en dicho documento y las propuestas en el Contrato y cuántas de las propuestas por las Diputaciones se situan en este marco.

– Es el Consejo el órgano colegiado superior de participación, cooperación y asesoramiento en el ámbito de la Cultura. Sin perjuicio de cuantos otros se le atribuyen por éste o se le puedan atribuir, su cometido esencial será adecuar, desarrollar y evaluar el Plan Vasco de la Cultura. Quizás convenga señalar que el Consejo, del que forman parte las Diputaciones ,es un órgano dependiente del Departamento de Cultura y presidido por la Consejera.

– Algo que en todo este tiempo me llama particularmente la atención. El Guggenheim 1, 2 o tres parece que ni antes ni ahora ocupa ningún lugar dentro de los planes estratégicos.

Quizás todos deberíamos ser más listos y caminar con más humildad, pero respondiendo y aportando en lo que toca, distinguir también las propuestas borradores de las definitivas. Reconocer que si toca ir a setas no se puede ir a Rolex, que la cultura se pluraliza no sólo en sus manifestaciones, sino en su sentido y en cualquier caso tomar buena nota de la reflexión que ya se hizo en el Consejo en el año 2004 cuando se afirmó que: el texto del Plan tendrá diferentes lecturas, y que se dará el debate ideológico, pero este no debería impedir el debate de los proyectos

Pues eso: ¿Seremos capaces de centrarnos en los proyectos?