Ir de listos

Los sábados nublados como el de hoy suelen ser para mí un buen día para tranquilizar ritmos y tomarme las cosas con menos dramatismo.

Ya le dije a Pedro Ugarte que acompañaría el desayuno con el artículo que de vísperas nos había prometido y sobre el que temía la posible reacción que pudiera provocar.

Se me cruza el artículo con una entrada de uno de los clasificados por Ramón Zallo hace ya unos días como homologador del tema identitario en el Primer Plan Vasco de la Cultura hace ya siete años aproximadamente. Queda la pregunta en el aire sobre si las identidades son monolíticas o evolucionan.

Ambas reflexiones vienen al pelo con motivo de la presentación pública

Contrato ciudadano por las culturas

del segundo Plan para cuya denominación se propone desde el Departamento de Cultura del Gobierno Vasco de Contrato Ciudadano por las Culturas  en el que todo aquel que lo desee puede participar.

Escribí hace poco sobre el rum-rum que les parecía generar hasta ahora a las Diputaciones, fundamentalmente a la de Bizkaia, esta nueva ‘propuesta murciana‘ .

Tal y como dijeron Antonio Rivera y Lourdes Auzmendi (audio completo) no es momento de perderse en florituras.

Señalaré básicamente algunos datos prácticos:

– El último Consejo Vasco de la Cultura celebrado todavía con el gobierno anterior sólo validó las líneas estratégicas y las acciones del documento de Orientaciones. El propio documento en su página 4 señala que: Téngase en cuenta que tanto el primer como el segundo capítulo son indicativos, de acompañamiento, y no se someterán a validación (sí a discusión), puesto que lo relevante y que se somete a la consideración del Consejo Vasco de la Cultura -como ya ocurriera con el primer plan- es el capítulo de planes y compromisos. Ahora sólo es cuestión de comparar la diferencia de acciones entre las recogidas en dicho documento y las propuestas en el Contrato y cuántas de las propuestas por las Diputaciones se situan en este marco.

– Es el Consejo el órgano colegiado superior de participación, cooperación y asesoramiento en el ámbito de la Cultura. Sin perjuicio de cuantos otros se le atribuyen por éste o se le puedan atribuir, su cometido esencial será adecuar, desarrollar y evaluar el Plan Vasco de la Cultura. Quizás convenga señalar que el Consejo, del que forman parte las Diputaciones ,es un órgano dependiente del Departamento de Cultura y presidido por la Consejera.

– Algo que en todo este tiempo me llama particularmente la atención. El Guggenheim 1, 2 o tres parece que ni antes ni ahora ocupa ningún lugar dentro de los planes estratégicos.

Quizás todos deberíamos ser más listos y caminar con más humildad, pero respondiendo y aportando en lo que toca, distinguir también las propuestas borradores de las definitivas. Reconocer que si toca ir a setas no se puede ir a Rolex, que la cultura se pluraliza no sólo en sus manifestaciones, sino en su sentido y en cualquier caso tomar buena nota de la reflexión que ya se hizo en el Consejo en el año 2004 cuando se afirmó que: el texto del Plan tendrá diferentes lecturas, y que se dará el debate ideológico, pero este no debería impedir el debate de los proyectos

Pues eso: ¿Seremos capaces de centrarnos en los proyectos?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.