Momentos decisivos

Momentos decisivos de Félix de Azúa.
Tres fragmentos con los que me encuentro al terminar su lectura.
– Amé tanto a mi padre que ya nunca he podido amar a nadie más, te habrás dado cuenta, no te habrá pasado inadvertido, tú lo sabes, le amaba como todos los niños aman a su padre, pero sin alegría, yo le amaba con dolor, un dolor que formó parte de mi vida desde que tengo uso de razón… un dolor tenaz, como un tornillo que gira y perfora sin llegar nunca a ajustar, yo me preguntaba si alguna vez cesaría el dolor, si llegaría un día… en que el dolor desaparecería, pero no cesó, se fue espesando hasta hacerse como una nube… hoy el dolor continua igual que entonces hincado en mi corazón, no me deja respirar, muy pocos saben lo que es el dolor metido en la cabeza de un niño, aunque esté gozoso está dolorido, todo es dolor y formas del dolor, ése es mi mundo (346)
– Cada uno de nosotros ha de vivir la historia de todo el mundo como si pudiera cambiarla aprovechando su propio momento. El momento decisivo siempre es propio, nos pertenece como nos pertenece nuestra propia muerte, no hay momentos colectivos porque lo colectivo es precisamente un modo de escapar al momento propio, creyendo que así engañamos a la muerte. Por eso debemos tomar nuestra decisión como si la tomara el mundo, pero sin el mundo (361)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.