Encuentro y benevolencia

Se acerca el fin de semana.
El viernes ha sido intenso y gratificante siguiendo acorde con el rirmo de la semana y la vida.
Muchos viernes al caer la tarde me apetece cobijarme en el silencio de la casa no por el ruido ambiental, sino quizás por poner un poco o mucha distancia con el trasiego diario y la multitud y variedad de encuentros con personas y temáticas distintas. Necesito un tiempo de reposo y sosiego. Soy lento en la asimilación.
Me refugio hoy en Sánchez Ostiz:
Hay situaciones, encuentros con personas sobre todo, que te invitan a ver las cosas y vivirlas con benevolencia. Si tuviéramos presente cómo es de verdad el Otro, cual su privacidad y sus motivaciones, nos abstendríamos, cuando menos, de juzgarlo para condenarlo, en lugar de comprenderlo. No hay peor condena que noverlo, que no quererverlo. (Sin tiempo que perder; pag. 284)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.