Ocaso

>

Sabemos cuándo termina la vida del día.
Horas fijas, finitas que van pasando, cayendo, una tras otra.
Va bajando la luz, apagándose poco a poco hasta que al final todo es negro para descansar y volver a empezar.
No sabemos cuándo termina nuestra vida.
Sus horas y días sí son finitios, van también cayendo, pasando uno tras otro, pero nunca sabemos cuándo se va a producir el corte de luz. Vivimos siempre con el sueño de que algún día lejano llegará.
Todo cambia en cualquier caso cuando aparece el corte de luz repentino o cuando ya nos ponen fecha tope de apagón.
Quizás en este segundo caso la vida en lo que queda vuelve a nacer a empezar de nuevo como si ahora supiéramos ya el ritmo y el tiempo que tenemos para aprovechar. En otros puede que la sola noticia del final nos provoque el apagón repentino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.