La Travesía del Libro. Memorias de Jean-Jacques Pauvert

La Travesía del Libro. Memorias de Jean-Jacques Pauvert

de Trama editorial.

404 páginas.

Ha sido una buena forma de empezar el día. Ir a correos y encontrarme con esta joyita que me va a ocupar parte del fin de semana.

Además, no venía sola, sino acompañada, pero de eso ya daremos cuenta a lo largo del fin de semana.

Ahí van ya dos pequeñas perlas. Manuel, editor y amigo, me sacará cantares por no saber el nombre exacto de la cita que va al final de los libros que en esta caso es esta:

La cultura progresa gracias principalmente a los libros que han producido pérdidas a sus editores. (Thomas Fuller).

La otra me la he encontrado ya en el inicio mientras me avalanzaba sobre él aprovechando unos minutos entre la recogida en correos y una primera reunión matinal y que indica con claridad la importancia que puede tener el ambiente, el clima que se genera en torno a los libros.

Los libros en nuestra casa estaban vivos: se leían y se comentaban en común. Mi madre, dedicada a ‘sus labores’, y mi hermano, tres años mayor que yo, discutían con mi padre, unas veces estaban de acuerdo y otras no. Los libros tenáin, en todo caso, un lugar privilegiado. (pag. 14)

Aunque el título es traducción del original francés parece que a fecha de hoy sigue manteniendo toda su actualidad. Al fin y al cabo cuando alguien parece capaz de plantearse su propio ser en movimiento y evolución siempre será más posible que esté más cerca de la realidad y los acontecimientos que toda vivir en cada momento.

Anuncios

Terapia de cariño

Me ha gustado uno de los titulares de El Correo hoy en la portada: Terapia de cariño para Azkuna.

También la foto que acompañaba el mismo. Soy incapaz de econtrarla por internet.

Me gusta ver que la política tiene otras dimensiones. Que las relaciones que a veces se forjan van, si se quiere, más allá del rifi-rafe.

Me emocionó en su momento, hace poco, la ovación a Uxue Barcos en su vuelta al Congreso.

Si se curra en lo público de verdad doy fe que desgasta, que tiene un alto coste personal y a veces se producen momentos de explosión.

Quizás por conocer y vivir de cerca alguno recientemente he sido más sensible al titular y a la foto en la medida que me ha traido recuerdos cercanos.

Las formas son también importantes y con el tiempo las confrontaciones políticas que son necesarias pasan, pero el respeto, el cariño y la relación pueden permacer.

Pedro Ugarte

Me acerqué ayer a la Biblioteca de Bidebarrieta a la presentación del libro de Pedro Ugarte El Mundo de las cabezas vacías. No es que haya intercambiado mucha conversación con Pdero, pero es de esas personas que me caen bien.

Para hablarnos ayer se escondió en su miopía y dejó por lo menos un par de perlas que quiero traer aquí.

La primera: “Todo libro es una obra colectiva”. Quizás algo aparentemente manido, pero que sirvió con claridad para reconocer el trabajo de muchos otros y situar al creador inicial en una posición de modestia o, por lo menos, reconociendo el valor del trabajo que muchos otros aportan: maquetador, encargado de portada, encuadernador, impresor, preocupado este incluso a horas madrugadoras sobre la posibilidad de que hubiera algún fallo en el libro y despertando al Juan Casamayor editor del libro que también en este caso ha jugado un papel importante en el propio ‘orden’ del libro. Bonito detalle el de situar y agradecer a todas las personas que contextualizan y hacen posible la obra.

La segunda: “El privilegio del lector, de cada uno, es ver cosas distintas en una misma obra”. Creo que además cuando se hace una literatura de lo cercano como él señalaba esto cobra un valor especial. Al final el texto permite que dos puntos de vista se encuentren. El punto de vista del autor y la mirada desde cada punto concreto d ecada lector.

¡Ah!, por si acaso y ya lo dejó claro Pedro. Con el título, El mundo de las cabezas vacías, no se está refiriendo a la Universidad.

Fue un rato agradable en el que también pude estar con Juan y volver a palpar de cerca la complicada situación del mundo del libro.

Algunos todavía le echan ganas.

Liburuklik

De Kulturklik a Liburuklik.

De la Cultura a la Biblioteca. Ambas conviviendo en la red he intentando posibilitar pasito a pasito el acceso a la cultura a través de estos nuevos espacios y herramientas.

Hoy Liburuklik ha hecho su presentación ante los medios. En breve lo hará ante los profesionales (a mediados de octubre).

Nos gusta apostar por el paso a paso. Por ir probando, por abrir nuevos espacios.

Aquí la nota de prensa y disculpad por este post promocional, pero ¡nos hace ilusión ver como hay cosas que se van haciendo y naciendo poco a poco y además en colaboración.

Nota de prensa.

Librerías que abren

¡Sí, sí!

No todos son cierres.

No sólo ha abierto Amazon.

También hay librerías, espacios palpables que se siguen animando.

Ayer paseando por Bilbao antes de asistir a una reunión me encontré con estos prolegómenos de una nueva apertura en pleno cogollito bilbaino.

Topbooks abre una nueva librería y uno se alegra porque ha compartido además en sus tiempos y momentos charla.

La fecha todavía no la sabemos, pero será pronto. Hoy a la mañana ya se veían por allí cajas de libros.

¡Suerte!

Cultura y diversidad. A propósito de editores y Kukutza

Termino de leer el libro de Gilles Colleu La edición independiente como herramienta protagónica de la bibliodiversidad.

Al terminar y cruzando ideas y situaciones constato lo poco que se ha escuchado la voz de los sectores de la industria cultural (libro, audiovisual…) en el asunto de Kukutza.

Sí han hablado algunos creadores, pero poco se ha escuchado a la industria, a las empresas y a las asociaciones sectoriales.

Parece que cada uno va por su lado como si la posible diversidad supusiera, casi, incomunicación o visión sólo sectorial.

En el libro se señalan los peligros de la finaciarización o también de que no podamos poner cara y ojos a los propietarios de las editoriales.

Y esto tiene su importancia. Los proyectos para ser distintos tienen que tener en su base a personas. Tenemos que poder poner a los mismos boca, que se expresa, y ojos, que observan, distintos. Por un lado los proyectos con billetes, todos iguales, o aparentemente colectivos, donde el conjunto esconde a los agentes, velan el trabajo y la realidad.

Una cosa es agruparse y otra, muy distinta, uniformizarse. Se dice en el libro:

Sea como fuere, estas agrupaciones -muy diferentes entre sí y de colores políticos a veces muy alejados- muestran que cada vez hay más editores independientes que tratan de trabajar mancomunadamente. Se trata de mutalizar costos, pero también competencias y recursos.Un colectivo logrado es aquel que supo y sabe encontrar continuamente una unidad en el respeto y la promoción de la diversidad. (pag. 178)

Me llama en esta línea la atención no haber escuchado, no digo que no se haya hecho, una autocrítica o voces distintas dentro de Kukutza sobre el proceso vivido.

Se dice también un poco antes en el libro en referencia a los editores:

No obstante, por lo general éstos son individualistas o más bien egocéntricos esencialmente obnubilados por la singularidad de su catálogo. No es simple entonces crear una estructura común que no beneficie a uno más que a otro. (pag. 140-141)

Vuelvo al tema de Kukutza y recojo algunos de los principales beneficiados del final del proceso, cuánto nos gusta hablar de procesos en este país, en palabras de Linda Caritza:

Puede que a algunos les haya satisfecho volver a la calle a darle otra vez al músculo vándalo, porque si no te cogen se pasa bien, pero con sus acciones violentas han dado un golpe terrible al propio proyecto Kukutza.

Quizás todos somos cortos de vista y se ha producido un cruce de modelos en Kukutza como tambén ocurre en otros sectores de la cultura.

La comparación de los dos modelos (el financiero y el cultural) a menudo es difícil y muchos analistas de gestión procedentes de otros sectores confiesan no comprenderlo del todo. En efecto, los índices más utilizados para el análisis de una estructura son los datos contables. Estos datos anuales reflejan bastante rigurosamente el funcionamiento de una empresa con el ciclo de producción corto, pero no muestran la realidad del desarrollo de una empresa con un ciclo de producción largo. Al estimar únicamente el valor económico, se olvida principalmente la noción de inversión intelectual. (pag. 87-88)

Si realmente en Kukutza, y no lo dudo, hay proyectos de largo plazo seguirán teniendo vida, otra probablemente porque las circunstancias y el contexto físico se ha visto obligado a cambiar, pero en cultura y más en los tiempos de hiperconexión todo puede y debe ir más allá de los espacios físicos que los contextualizan puntualmente.

Ni Amazon en el mundo del libro, ni decisiones administrativas concretas son capaces de terminar con proyectos que tienen un claro respaldo ciudadano.

En su tiempo, hace unos diez años,  en este paisito, por poner un ejemplo final, ‘los chicos de la piedra’ consiguieron que la librería Lagun de San Sebastián tuviera que cerrar en su histórica ubicación en la Plaza de la Constitución. Ello no ha impedido que Lagun siga existiendo gracias a la iniciativa ciudadana que permitió, en base a abundantes pequeñas aportaciones,  la disponibilidad de otro local donde esa experiencia cultural siguiera viviendo y aflorando tras haber realizado un ‘trasplante de tiesto’.

Conviene no olvidar que siempre hay una historia.