Implicarse

Recibí hace un par de días un dossier de presentación de una empresa nueva, moderna que curiosamente termina su presentación con este proverbio africano.

Dímelo y lo olvido.
Enséñamelo y lo recuerdo.
Implícame y lo aprendo.

Hay cosas que no han cambiado con el tiempo y ojalá no cambien con el tiempo.

Pienso ahora al releerlaen la cara de susto que ponen los políticos bien ante la desafección de los ciudadanos o ante la crítica radical. Siguen sin proponer mecanismos y posibilidades de implicación real.

Pienso también en algunas instituciones y empresas que ponen ellas mismas freno a la implicación y pienso también en el clima que genera por lo menos en el ámbito de la cultura un ‘estatus subvencional’ que acaba bloqueando y minando la implicación en los propios proyectos.

En cualquier caso en un mundo nuevo que parece que se dicen tantas cosas, en el que vivimos infoxicados, quizás andemos perdiendo el tiempo escuchando lo que otros, cada vez más, nos quieren decir y ni siquiera llegamos a aprender y menos a implicarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .