La centralidad de la cultura

Se está celebrando en Wroclaw el Congreso Europeo de la Cultura.

Ayer El País se hacía eco del mismo con un titular sugerente: La cultura…¿salvavidas de Europa? y recoge algunas reflexiones y afirmaciones de los asistentes que quiero traer aquí.

– El futuro de Europa depende de la cultura. (Zygmunt Bauman)

– En estos momentos hay que situarla en el centro del discurso social y económico de la nueva sociedad… porque aunque no nos demos cuenta es nuestro principal recurso económico, como lo sería el petróleo para otros. (Philippe Kern)

– Cuando hablamos de innovación pensamos que solo procede del campo de la tecnología, cuando en realidad es el campo de la tecnología el que bebe de las ideas y tendencias que surgen del campo de la cultura. (Philippe Kern)

– El Estado es un estorbo, una máquina de mediocridad gestionada por burócratas a quienes la creación artística, que por definición es subversiva, les parece un anatema. (Oliviero Toscani)

– La diversidad es el mayor tesoro de Europa y el viejo continente morirá cuando deje de prestar atención a los detalles. (Zygmunt Bauman)

Entidades culturales con visión de futuro

Siempre hace ilusión encontrarse con agentes culturales que abordan con seriedad y trasparencia procesos estratégicos de reflexión.

Una llamada hace un tiempo.

Una invitación para quedar.

Una comida que podríamos definirla como de trabajo, pero muy agradable, seguida de sobremesa con cuestionario y charla.

Libertad y clima agradable para opinar, criticar, proponer, sugerir, abrir horizontes o retomar y reformular los que dieron origen a la propuesta.

Respeto, no faltaba más, a la decisión y a puesta que tomen, pero, lo dicho: un clima de escucha y seriedad que ha dado gusto.

Así que a quien le toca: gracias por la confianza, por la charla, por la escucha y enhorabuena por la apuesta de selección profesional que acompaña el proceso.

Seguro que el trabajo merecerá la pena.

Principiantes

“Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas.” Mario Benedetti

Vi hace poco la película Principiantes que recomiendo. La escena final de un ‘volver a empezar’ me parece adecuada para darle una vuelta a la situación actual y más en concreto en lo que se refiere a los recortes que parecen estar ya a la vuelta de la esquina.

Me preocupa el modelo sobre el que seguimos trabajando. Las grandes obras, las, por tamaño o capacidad de influencia, grandes instituciones nos siguen apalancando el presupuesto y el miedo político a la tijera para el rompe y rasga apalanca en gran medida uno de los presupuestos más bajos del gobierno; el de Cultura.

Tenemos ya hace tiempo líneas rojas en el horizonte y parecemos incapaces de saber por dónde empezar a modificarlas, por dónde trazarlas de nuevo.

Algunos, como si este fuera el fin principal de la cultura, voldrán a poner la teoría de la incidencia en el PIB encima de la mesa.

¿Seguiremos con el ‘mal de muchos consuelo de tontos’ sin tomar una decisión de qué pintan dos orquestas (16 millones de euros en gasto público) tarareando en un país tan pequeño?

¿Seguiremos con cantos al sol de la ABAO (más de un milllón de euros) sin enterarnos del sinfin de tarareos de pequeñas melodías que casi no se escuchan?

¿Seguiremos con el todo vale por el euskera sin escuchar siquiera o tener en cuenta la propia reflexión que la ponencia euskera 21 dejó entrever que se había primado la cantidad sin cuidar la calidad de la oferta?

¿Seguiremos teniendo una de las televisiones más caras para la ciudadanía?

¿Podemos celebrar grandes fastos olvidándonos de la cotianidad?

Preguntas latentes que ya va siendo hora de hacer patentes.

Y una final: ¿Para gestionar menos no hará falta menos gente?

Disculpad este pequeño desahogo.

Preguntas y respuestas nuevas serán bienvenidas.

¿Qué futuro espera al libro y a la lectura?

Babelia ha dedicado este sábado unos cuantos artículos relacionados con los contenidos lectores y los nuevos soportes, pero encuentro pocas novedades.

El artículo de Winston Manrique sigue diciendo lo mismo de siempre, aunque parece que todo está más cerca en el tiempo

Javier parece hablar, entre otras cosas, de que ahora el sector empezará a tomar decisiones estratégicas que como siempre llegarán tarde.

Más sugerente me resulta el artículo de Javier Martín que plantea, en el margen todavía de la investigación, los nuevos contenidos que los nuevos soportes parecen demandar, al igual que las nuevas lógicas narrativas.

Si en el campo del marketing todavía estamos en : Colaborar con los blogs o páginas de fans ya existentes regalándoles libros o adelantándoles un primer capítulo puede ser muy eficaz y te permite descubrir qué tienen en común libros que le gustan a un mismo público, pues todo parece estar muy lejos.

Tan lejos que no he visto en todos los artículos ni una cifra seria de inversión, venta, recuperación de la misma y demás.

Aunque las cosas van llegando parece que se sigue estando en una nube difusa y obtusa como si la trasparencia del dato para analizar después interesara poco.

¿Quién sigue ganando en este juego tormentoso y opaco?

El futuro parece que aquí también será el de ‘los mercados’.

 

 

 

 

La búsqueda de la felicidad

El chiste de Peridis de ayer sábado en El País

refleja bien a las claras dónde se ha situado la confianza y con quién se ha contado. Algunos hablarían de demagogia, pero en el fondo es lo que ha pasado.

Hoy Jeffrey D. Sachs nos habla de economía de la felicidad en el suplemento Negocios. Yo ya escribí en su momento sobre el buen vivir aunque me da la sensación de que todo esto a ‘los mercados’ les trae sin cuidado.

Termina Sachs:

La búsqueda demencial de ganancias empresariales nos está amenazando a todos. Sin duda, deberíamos respaldar el crecimiento económico y el desarrollo, pero solo en un contexto más amplio que promueva la sostenibilidad ambiental y los valores de la compasión y la honestidad que se necesitan para generar confianza social.

Valores quizás en aparaciencia poco económicos o poco valorados por los mercados, pero humanamente imprescindibles.

Tres generaciones

Cualquier momento suele ser bueno.

Una despedida momentánea vale como excusa para el encuentro, la comida familiar. Siempre mejor en casa.

El nieto se va y la abuela cariñosa vuelve a hacer las croquetas de siempre que a todos nos siguen gustando.

Nos gusta, a los más jóvenes también, el encuentro, la conversación y recordar los momentos vividos en verano.

La abuela ha tendio mucho que ver en esto.

Senderos

Escribe Philippe Claudel en El informe de Brodeck, libro muy recomendable, Los senderos son como las personas: también mueren. Poco a poco se llenan de piedras, se nivelan, se fragmentan, se dejan devorar por la hierba y acaban desapareciendo. Bastan unos años para que no se distinga más que un lomo de tierra, y la mayoría de los seres acaban olvidándolos. (pag. 151)

Le daba vueltas ayer a la noche antes de dormir y un encuentro casual hoy a la mañana me ha vuelto a reactivar la reflexión.

A la noche pensaba en el sendero como camino hacia y como vía de comunicación entre personas. Repasaba aquellos que mantenía o quería mantener vivos y aquellos que habían ido enzarzándose y volviéndose difícilmente transitables.

El encuentro de hoy a la mañana me hacía trasladar la reflexión a la política y constatar que quizás parte de lo que está pasando es responsabilidad de los partidos. De los que llevan a veces el mensaje de que como la democracia es ‘aburrida’ para qué cultivarla y mantener los caminos abiertos. De los partidos que no trazan y abren senderos con la sociedad y que se han acabado convirtiendo en auténticos castillos, sin siquiera caminos por los que llegar. Auténticas fortalezas encerradas en sí mismas.

Hace ya un tiempo algún responsable político comentaba algo así como ‘la sociedad ya sabe lo que son los partidos’. El problema es que los partidos no se acaban de enterar, por falta de senderos cuiddados de cómo es la sociedad.

No sé si habrá tiempo de rehacer caminos. En cualquier caso nunca se hacen a golpe de trompeta sino sólo con mimo y cuidado permanente.

Confianza…

A quien corresponda…

Cuando un Presidente de gobierno busca más la confianza de los mercados que la posible moción de confianza de los ciudadanos quizás esté dejando de ser político y convirtiéndose en un lobo más con piel de cordero.

De estos siempre hay que desconfiar.

¡Bien por aquellos que van a votar NO!

100 elementos del patrimonio industrial en España

Ayer tuvo lugar en Bilbao la inauguración de la exposición 100 elementos del patrimonio industrial en España que viene también reflejada en un libro. y que está organizada por el Comité Internacional para la conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH)

Así que quien quiera tiene un motivo más para acercarse por Bilbao o puede seguirla con el libro tranquilamente desde el sofá de casa.