¿Liberalizar o precarizar?

Ahora que la SGAE parece entrar en un proceso de refundación me parece que también hay que tener en cuenta las declaraciones de algún político como González Pons que parecen defender la “liberalización de la gestión de los derechos de autor”, para que los creadores y editores puedan defenderse por sí mismos.

Quizás se podría defender también la liberalización de los derechos políticos de los ciudadanos para que cada uno nos defendamos por nosotros mismos o los derechos, al empleo, la vivienda o la educación.

Corrientes aparentemente liberalizadoras que sólo llevan a la precariedad a dejar al ciudadano individual indefenso ante la maquinaria estructurada y organizada de algunos grupos políticos que funcionan como piña autodefensiva.

 

Qué hacer cuando una periodista miente

Tenía algunas notas ya escritas desde el 16 de noviembre y una nueva ‘información’, por llamarle de alguna manera que aparece hoy en Deia, me hace volver sobre el tema.

El código deontóligo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España en sus principios en el punto 2 dice lo siguiente: El primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad.

Algunas de las últimas noticias, no sé si este es el nombre más adecuado, aparecidas en Deia y firmadas por Maite Redondo han hecho que me surja una pregunta.

¿Qué hacer cuando una persona que dice dedicarse al periodismo miente?

Me queda la duda se saber si la mentira es intencionada, si es por desconocimiento de los papeles que se trae entre manos o si es porque actúa como la mano tonta al dictado de otras personas.

¿Qué hacer o qué decir cuando no se contrasta la información, ni siquiera dentro de su propia casa?

Las referencias informativas no son importantes ni espectaculares. Si midiésemos el impacto de la misma podríamos hablar de ‘mentirijilla’. Pero sí llama la atención el empeño en insistir una y otra vez sobre el mismo tema.

Alguien, los amantes de la teoría de que ‘es lo mismo lo que hablen de ti con tal de que hablen’, se sentiría contento y feliz al ver, por ejemplo, una página entera que abre la sección de cultura,  pero mi experiencia con otras personas, de distintos medios y colores, que se dedican al periodismo me dice que ésta, por suerte, no es la única forma de hacer y proporcionar información a los ciudadanos.

Bueno vayamos al grano o al granito.

Empecemos por el titular de hoy:

Lakua retrasa a finales de 2012 su Kulturklub, que no

verá la luz si hay adelanto electoral

No diré que es una mentira. Dire simplemente que ¡quién sabe!

¿Puede un titular basarse en una soble suposición? ¿La del adelanto electoral y la de quu quien gane las elecciones no va a llevar adelante el proyecto?

Me parece mucho suponer, pero tiempo al tiempo.

Si entramos en el cuerpo de la noticia que con ese titular no queda claro si nos va a hablar del adelanto electoral, del supuesto retraso del proyecto o de Kulturklub nos encontramos que más de la mitad de la misma se dedica a hablr de otros temas bajo el principio de: A dónde vas. Manzanas traigo.

Algunas de las perlas recogidas en el texto que paso a comentar:

1. …su departamento había decidido sustituir el Plan Vasco de Cultura impulsado por el Gobierno anterior por uno nuevo, el denominado Contrato Ciudadano por las Culturas (CCC). Hace aproximadamente un año fue presentado oficialmente a los sectores vascos y desde entonces, apenas se han realizado reuniones con los grupos de trabajo. En la actualidad, el CCC está en stand by.

Cierto que hay un plan nuevo pero quizás lo interesante sería saber cuántes de las acciones propuestas en el último documento de orientaciones del plan anterior no están recogidas en el nuevo plan y cuántas acciones nuevas no recogidas en el anterior sí se recogen en el nuevo. Dicho ésto la siguiente afirmación es curiosa: desde entonces apenas se han realizado reuniones. Yo sumo y sumo. Con las manos y la calculadora del ordenata y me salen en un año más reuniones y contrastes que en toda la historia del plan. En cualquier caso la periodista erre que erre: La mayoría de los proyectos estratégicos culturales han permanecido congelados durante muchos meses, antes de poner en marcha una política de hechos consumados o han sufrido retrasos: supresión del anterior Plan Vasco de Cultura. Quizás convenga señalar también que las orientaciones del nuevo plan que no plan se tuvieron en cuenta por parte del actual gobierno y sobre esas orientaciones y en concreto sobre la propuesta de acciones en él recogidas se estructuró, teniendo en cuenta la nueva situación el nuevo plan que se presenta de manera abierta y dinámica.

Hoy vuelve a insistir sobre los mismo como si no tuviera otra cosa de la que hablar. Hoy las ‘perlas informativas’ son las siguientes entre otras:

Dos años y medio después, Lakua ni ha consensuado el marco operativo del CCC ni ha actuado en programas reales. Curiosamente es el marco operativo lo que se ha consensuado y validado en febrero de este año, pero si Maite dice que No será que no.

– Esta segunda afirmación sí que es cierta: una industria que cuenta con 6.000 compañías y proporciona trabajo a 20.000 personas según, curiosamente, estudios que por primera vez se han hecho con este gobierno ya que hasta fechas recientes ni se sabía cuántos agentes había implicados ni cuántas empresas estaban en este mundo. Vamos que podrámos decir que antes se hizo un Plan sin saber a quiénes y a cuántos se dirgía el mismo.

– Otras perla: Y la realidad es que algunos grupos operativos sectoriales del Consejo Vasco de la Cultura han mantenido sus primeras reuniones de trabajo este verano. Maite nos adelanta el verano a mayo que es cuando terminó la primera ronda de reuniones de los grupos operativos sectoriales. Es cierto que hubo grupos que se reunieron en septiembre. Grupos de nueva creación ya que abordaban líneas no tenidas en cuenta en el Plan anterior.

– Otras más estupenda: No se sabe nada de la Ley de Acceso a la Cultura que Urgell anunció a bombo y platillo como uno de los ejes fundamentales y que se proponía aprobar en el período que va a durar el Contrato (2011-2012). Curiosamente el proyecto de ley ni siquiera está citado en el propio programa legislativo del Gobierno López. La comisión Interinstitucional del Consejo Vasco de Cultura desconoce incluso en qué consiste esa ley para poder pronunciarse.El mafrco teórico del CCC dice: el estudio de una propuesta de Ley Vasca de Acceso a la cultura que intente fijar un marco mínimo de compromisos por parte de las administraciones para dar respuesta desde lo público y en todas las áreas culturales a los requisitos mínimos que se han de establecer para favorecer un marco cultural inclusivo, plural, creativo y sostenible.

Y en ello se está., pero en fin siempre queda la duda de si no ha pasado como en esos juegos de dinámica de grupo que trabaja la técnica del rumor con un mensaje que se va distorsionando en la medida que va dando pasos en la cadena de información.

Lo que sí se puede decir con claridad es que Maite no se ha tomado muchas molestias en leer en detalle esos documentos que dice que tiene y que en gran medida ya han sido hechos públicos en marzo, abril, a principios de agosto, y a finales de septiembre.

Pero dejémosle creyendo que es ella la única que tiene los documentos.

Lo dicho: mentirijillas siempre basadas en fuentes anónimas. Lo más parecido a actuaciones como la del Ayuntamiento de Córdoba en relación a la capitalidad cultural de Donosti.


Constelaciones

Constelación, en su segunda acepción de la RAE: Conjunto, reunión armoniosa. Y en la cuarta: Clima o temple.

Llevaba ya variso fines de semana ‘amarrado al duro banco’.

Ayer a la tarde noche se abrió la veda para poder disfrutar de cena tranquila y tertulia y hoy a la mañana poder dedicarla al paseo solitario y tranquilo mientras la cabeza intenta también adecuarse a un ritmo más pausado y al disfrute de la lentitud y lo cotidiano.

En este ir con calma me acerco a la Librería Anti.

Soy hoy el primero que entra hoy a la mañana y puedo disfrutar del espacio y los libros a mi antojo. Con calma y buena música de fondo.

Encuentro así ojeando al hojear un  pequeño detalle. Muchas veces en las librerías se me va la cabeza al viaje de unir libro y persona así que en un ambiente tranquilo es también un momento para que personas amigas salgan a la luz en el cruce con un libro.

Iba, también, a hacer un recado, buscando una coleccción de dibujos y motivos de la ilustradora Carmen Segovia Luisa Fontán que ha publicado este año Los bichos bola en Los cuatro azules.

Allí me encuentro con las ilustraciones y el libro.

Me comenta la persona que está en la librería que ‘el libro va bien’. Frase que colma los sueños de cualquier editor.

Ya cuando estoy pagando me doy cuenta de otro elemento que me llama la atención y que al editor también le gustará.

Presidiendo el mostrador, a la entrada, en espacios que en otros sitios son ocupados por bestseller rabiosos o elementos vulgares de mercadotecnia, allí mismito se encuentras los libros de Blur. Seguro que a algún editor de gusto los rizos se le hacen ta caracolillos y no sabría qué juego de gafas ponerse para verlo.

Tres realidades con personas por detrás a las que aprecio y con en un espacio y con sosiego se me han mostrado unidas cobrando para mí todo un sentido de complicidad.

Así que con este buen regusto me vengo tranquilo para casa para escribirlo y contarlo.

Bono Cultura 2011

Por tercer año consecutivo se pone en marcha en Euskadi la campaña del Bono Cultura que podríamos definirla en plan sencillo como: Yo pongo 25 euros y tengo en cambio 40 para gastar.

A partir del lunes 12 se podrán ya adquirir los bonos.

Quien quiera seguir todo el trasiego de la campaña, saber qué estalecimientos están adheridos a la misma, tenga alguna duda o quiera ver algunas posibles recomendaciones de compra puede hacerlo a través de la página que Kulturklik dedica al bono cultura .

Los falsos debates sobre el libro

El debate papel vs. digital es un debate no solo falso, sino un callejón sin salida: es como si a la banca se le preguntara cómo han evolucionado sus nuevos canales (cajeros, operaciones telemáticas, tarjetas de pago, teléfono, etc…) en relación a las sucursales físicas, pues todos los canales y formatos conviven. Lo mismo ocurrirá, indiscutiblemente, con el libro. Mejor todavía: es posible que el libro en papel, tal como lo conocemos, encuentre el lugar que le corresponde en la configuración del nuevo ecosistema, liberado ya de la necesidad de producirse y distribuirse de manera sobreabundante, del perverso sistema de la devolución y la amorttización contable; alejado, en fin, de todas las anomalías derivadas del funcionamiento de una lógica productiva predigital. (Manuel Gil & Joaquín Rodríguez; El paradigma digital y sostenible del libro; Trama editorial; pag. 17)

El ISBN ya no es obligatorio. Por qué pagar entonces para tenerlo

Ayer tuve noticias de las tarifas que los nuevos gestores del ISBN van a poner en circulación.

Hay algunas cosas francamente curiosas. Las tarifas aparecen como para el año 2011 y van a entrar en vigor el próximo lunes 12 de diciembre. A saber si luego en el 2012 las piensan subir.

Más curioso es todavía que la información no aparezca, por lo menos ayer así era, en el apartado tarifas, sino simplemente como una noticia.

A estas horas sale un mensajito de que están actualizando la página y lo único que nos encontramos en la misma son los precios para 19 días del 2011. No sé cuántos editores estarán en vísperas de fechas navideñas solicitando números, pero en cualquier caso irán ya tarde para la campaña de Navidad.

Hace un año y según recogía El Mundo las tarifas iba a entrar en vigor el 1 de julio, pero ¡ya se sabe! las cosas de palacio siempre van despacio y más cuando hay que andar haciendo mucho pasillo.

En la misma información se dice que:

Las tarifas serán flexibles, en función de la cantidad que se compre, pero parece que en cualquier caso estarán lejos de países como Alemania -donde se cobra a los editores 129 euros cada vez que piden un bloque de códigos (por diez se pagaría 19 más)-. En Italia, por ejemplo, cuando se va solicitar un código por primera vez un editor paga 54 euros, y luego cada uno cuesta tres euros. “Será un coste muy razonable respectos a otros países”, subraya Jiménez.

Se afirma que el coste va a ser razonable, y esto es lo que se presenta:

Sé que a estas horas y con el tute que llevo estos últimos días, puedo estar torpe, pero me encuentro torpe para leer la tabla y saber si esto es razonable comparado con otros paises.

En cualquier caso la página de preguntas del ISBN que ahora no es visible, dejo por si acaso el enlace por si se puede ver en otro momento decía que ya no era el ISBN obligatorio para los libros ya que el decreto de 2009 en su disposición derogativa única suprimía la obligación de la Orden de 1972.

Si esto fuera así y así lo decían los editores hasta ayer ¿por qué pagar por algo que no es obligatorio?

En un libre mercado de precio único quizás cada uno pueda decidir cuál es la mejor forma de identificar su producto y baste con cumplir con la obligación, esta sí porque tiene un carácter de mantenimiento del patrimonio, del Depósito Legal que sigue siendo gratuito que yo sepa.

¡Cosas veredes amigo Sancho!

 

Felicidad entre dos

Además, los dioses ponen a prueba la felicidad duradera entre dos seres enfrentándola a los retos de la enfermedad del amor, el trabajo de pareja y la incompatibilidad de ls sexos, de la que nace la tensión sexual. (La tensión entre los sexos garantiza a su vez que incluso en las condiciones más adversas siga buscándose esa felicidad y jamás se pierde la esperanza de llegar a alcanzarla algún día, a pesar de que uno se haya estrellado mil veces y en consecuencia haya decidido que, acabada la cuenta atrás, nunca más se subirá al ring. Pero eso no sirce de nada…) (Iris Hanika; Un encuentro de dos; Salamandra; pag. 142)

¿Normalidad?

Hay normalidades, reglas, armonías que ni siquiera adviertes por lo descontado que se da que estén. Hoy lo sé. Es la excepción, la alteración de lo habitual lo que te produce ansiedad, te crispa los nervios, te eriza el ánimo.

La belleza más grande y la infinita fealdad participan del misterio. Hay en las antípodas, en el contraste absurdo, en lo diferente en esencia, como un hilo que, si tiras de él, te hace sentir cercano a una verdad que las cosas de cada día ni siquiera acarician. Hay en el rayo y en el trueno una fuerza que falta al día sereno; hay en la fiebre, en la pesadilla nocturna, incluso en una borachera, un indefinible instante de lucidez, de certeza repentina. Cuando algo sobrecoge, nos dice mucho más de lo que estamos acostumbrados a sentir. Lo inexplicable, lo único, llega como para sacudirte, despertarte de un sueño de ordinarias, conciliadoras costumbres. El hombre ha nivelado todo, con tal de hacer fluir su sangre a esa concreta velocidad, hacer latir el corazón a ese ritmo siempre igual a sí mismo y así vivir lo más posible, no importa cómo, no importa a costa de qué, con tal de vivir dibujando una línea recta, entre imágenes de espejos conocidos. Henos ahí, cohes en un gran garage ordenado y limpio, donde cualquier maniobra de entrada, salida, parada, aparcamiento, preferencia, se ha organizado tan escrupulosamente que no tenemos que preguntarnos ya cual es nuestro lugar, nuestro recorrido, nuestro box. (Roberto Veccioni; El librero de Selinunte; pag. 29-30)

Los vientos

Los vientos no se sabe nunca cuándo llegan. Son imprevistos e inexplicables como los movimientos del corazón. Un instante antes estás tranquilo, estás sereno y he aquí que sientes encima una agitación, un frenesí… Los vientos cambian cosas que estaban ahí inmutables desde siempre: playas, bosques, glaciares. ¿tenemos quizás también nosotros vientos en el corazón? ¿Algo que cuando llega es más fuerte que nada y no quiere escuchar razones? ¿Es así, pensé, como se vuelve uno loco? ¿Es así como aparece de golpe una verdad que no conocías y no querías conocer? (Roberto Veccioni; El librero de Selinunte; pag. 67)

La vergüenza de nuestro silencio

Así se titula el artículo de opinión que hoy escribe Pello Salaburu.

Merece la pena leerlo. Reflexionar sobre el mismo y no desde la óptica autojustificativa.

Las recientes declaraciones de Fernando Aramburu premio Tusquets de novela o, mejor, el cómo han recogido algunos medios las mismas sirven para iniciar una reflexión.

Termina así el artículo:

El reciente comunicado de la familia Uria vuelve a dejar las cosas en su sitio. «Es el dolor natural de las víctimas», dirán algunos. «Tienen nuestra comprensión», añadirán otros. «No tenemos por qué compartir sus planteamientos», sentenciará la mayoría, de forma explícita o callada, con su silencio. Y, sin embargo, es elemental lo que dice el comunicado. Piden solo solidaridad real, piden que se condene con claridad esa barbaridad. Y que quien lo impulsó, con su actitud activa o silenciosa, acepte lo sucedido. Y diga que se equivocó. ¿Es mucho pedir? Tampoco hoy sé dónde están nuestros escritores e intelectuales. Aquí, que firmamos manifiestos hasta para protestar por el trazado de un camino rural, seguimos en silencio. Y no creo que sea por no saber escribir.

Sólo un detalle pequeño: A veces el silencio compartido, pero hecho voz en la calle, silencio público que el propio Pello Salaburu ha compartido en más de una ocasión puede ser también un grito o una muestra de calor ciudadano. Claro que el mismo queda lejos de las torres de marfil que algunos han pretendido construirse a su medida para que nada ni nadie les moleste.

Hay un tipo de silencio que es casi tan fuerte como un grito. (Raymond Chandler; El largo adiós; El País, pag. 413)

Actualizaciones:

– Fernando Aramburu, Carta a los escritores vascos

– Artículo Anjel Lertxundi, Palos de ciego

Los matices

Porque aquí está el problema esencial: hemos perdido todos los matices. Y con los matices, todos los sentimientos que los acompañan o los provocan. Amar, por ejemplo, tiene un solo sentido para todos. Cuando alguien pronuncia ese verbo, las asociaciones lógicas que desarrolla nuestra mente son siempre las mismas y no se sale de ellas: “Fuerte necesidad física y malestar por la ausencia del objeto (exponente altísimo, yo diría diez); posesión, matrimonio, hijos, herencia, sexo, según necesidades”.

Pero yo, yo estoy a salvo, indemne. Yo conozco los nombres, y los matices, y permanezco a la espera.

Mientras tanto, narro. (Roberto Veccioni; El librero de Selinunte; pag. 13)

Noiz

Noiz. Palabra en euskera. Una de sus traducciones: Cuándo.

Ayer aprovechando el jueves co.lab me acerqué a Creativity Zentrum para escuchar a Juan y Guille, dos jóvenes cracks frescos y atrevidos que sueñan en lo práctico por ‘hacer un mundo mejor’ desde la cotidiano y palpable como es su propuesta de su agenda cultural.

Los conocí hace algo más de un año gracias a esas ‘redes misteriosas’ que a veces se tejen en lo palpable y por una cierta confluencia en el hacer y en la propuesta. No olvidemos que Kulturklik ofrece también una agenda que recoge ya este año más de 15.000 eventos culturales que se han desarrollado a lo largo de este año en Euskadi. Aquí tenéis, por ejmplo, parte de la oferta de conciertos para este fin de semana en Vitoria, Bilbao y Donosti o el programa de actividades de la Durango Azoka.

Pero hoy quiero quedarme con su frescura, su atrevimiento, su horizontalidad a la hora de relacionarse y trabajar. Hemos quedado que nos veremos con más calma pasadas las vacaciones.

Si te mueves por Bilbao seguro que encontrarás su agenda, también en papel, en muchos establecimientos. Podrás viajar con ella y tenerla siempre a mano para que en ese momento entre caña y caña poder ver qué se puede hacer en ese momento.

Sgae, Sinde y Urdangarin

A veces los cruces de noticias son casuales o causales. Como estas tres que han aparecido estos últimos días y que a saber si son causa y efecto unas de otras o sin son pura casualidad.

Quizás todo dependa del orden en que las leamos.

– La SGAE parece ir avanzando hacia cotas de mayor democracia y participación. Me consta de primera mano que hay personas ilusionadas de verdad en intentar dar una vuelta a la situación. Otra cosa es lo que pueda ocurrir y si podrán superar el lastre del pasado.

– Urdangarín cobró 750.000 euros de la SGAE por un estudio. También me consta que no ha sido el estudio que ha llevado a proponer nuevos modelos de participación, sino sobre la imagen de la SGAE. No sé si el mismo habrá sido casua principal del desaguisado de la entidad de derechos, pero si ese ha sido el precio la verdad es que podría haber sido por el volumen también del impacto.

– La Ministra de Cultura se da de baja de la SGAE. Es cierto que solicitó la baja en septiembre. Ahora bien no queda claro si fue porque miraba hacia atrás o porque no le gustaba lo que venía.