¿Dónde nos encontraremos?

Citaba ayer mi librívoro personal:

«Uno muere cuando deja de preguntarse. El verbo de la vida es preguntar, tener una pregunta, lanzar el punto interrogativo hacia lo alto, anubado o despejado. Preguntar para forzar la soledad, en voz baja mandar lejos la pregunta, porque es el soplo y no el grito lo que va lejos. Preguntar, porque no preguntar es la rendición».

[Erri de Luca, Tras las huellas de Nives, Siruela]
A la pregunta del título me encontré con la siguiente respuesta el domingo paseando por Santander.
El verlo además en una librería de dos libreras conocidas me hizo particular ilusión.
Ahora ya a la noche me ronda otra pregunta: ¿a dónde me llevarán las palabras?
No sé si en el siguiente escaparate encontraré la respuesta.
Intentaré en cualquier caso ir más allá de las palabras que personas amigas me hacen llegar a veces para poder estar y compartir las palabras con las ellas directamente como hoy a la tarde he podido hacer y agradecer.
Al fin y al cabo somos en parte conversación o conversaciones, promiscuas a veces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.