Ya no te ajunto

Antonio Basagoiti le dijo ayer a Patxi que ya no le ajuntaba. Recuerdo de esa frase infantil. ‘Ya no te ajunto’.

Parece que papá Mariano le ha dicho a Antonio que esas, las de Patxi, no son buenas compañías. Que cómo va a tener Antonio como amigo a un Patxi que critica lo que papá Mariano hace.

Nos encontramos ahora en Euskadi una situación que en gran medida era previsible.

¿Qué va a aocurrir a partir de ahora?

No soy ningún experto y además no me gustan en exceso los ‘juegos palaciegos’, pero voy a atreverme a aventurar lo que me parecería que podría tener cierta lógica de país.

En las próximas elecciones, hablaremos un poco más adelante sobre cuándo pueden ser, nos vamos a encontrar en una nueva situación que probablemente hasta ahora no habíamos tenido en Euskadi.

Pedro Ugarte hacía el sábado un atinado análisis. Decía en el mismo:

La política vasca cada vez está más cerca de ser política, esto es, de debatir sobre gestión pública o proyectos sociales. Puede sonar extraño, pero nuestros políticos, enrocado cada uno en su trinchera, no sentían antes la exigencia del pueblo pidiendo soluciones a problemas cercanos.

Patxi parece que quiere mantenerse en sus trece de ‘agotar la legislatura’. La izquierda abertzale, sufre en su conglomerado con representación institucional, serios desencuentros como el producido en Aralar donde se ha expulsado a tres de sus cuatro parlamentarios del partido. Finalmente, el PNV pide a través de Iñigo que Patxi se someta a una moción de confianza, aunque no queda claro el para qué de la misma.

Dudo que mantener esta situación en el tiempo tenga sentido y sea bueno para Euskadi.

¿Elecciones anticipadas? ¿Por qué no?

La situación provocada por la crisis y la petición de soluciones por la ciudadanía, es suficientemente seria como para mantener a un país en ‘compás de espera’ dejando a los ciudadanos de espectadores para ver qué ‘nuevos grupos de amigos’ se forman con el mero paso del tiempo.

Es difícil entender que nos podamos encontrar en un 2013 ya en marcha sin precupuestos y gobierno para llevar adelante una situación que ya complicada y que probablemente se haga más compleja a futuro.

Una persona conocedora de los movimientos económicos me comentaba el otro día que sería muy posible que Euskadi a final de este año empezara a entrar en la senda del crecimiento mientras el resto de España sigue a la baja. ¿Quién o quiénes van a ser capaces de gestionar esa tensionalidad?

Eso solo lo pueden decir unas nuevas elecciones y sería bueno que las mismas se produjeran en mi modesta opinión antes de terminar el año.

En Euskadi, y esto es una virtud, solo es posible gobernar en clave de país desde el entendimiento y acuerdo entre diferentes en un juego de piezas movibles donde nada es estático porque la sociedad es lo suficientemente rica para moverse y entenderse más allá de los ritmos de los partidos.

Cada una de las cuatro esquinas tienen sus resquemores, sus pequeñas o grandes rencillas y ‘odios infantiles’.

Cuanto antes se genere el ‘nuevo grupo de amigos’ probablemente será mejor para todos.

Ahora nos tocará esperar para ver cómo evoluciona el juego de ‘las cuatro esquinas‘.

Desde aquí, solo un deseo: que en este juego todos se comporten como adultos (RAE: 2. adj. Llegado a cierto grado de perfección, cultivado, experimentado. Una nación adulta.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .