Librero con humor

Si hay algo que debemos intentar que no nos falte es el humor y la capacidad de encontar el otro lado a las situaciones que toca vivir.

La Librería Cámara por lo que nos cuenta Imanol parece haberle dado un poco la vuelta enfrentando además de lleno los posibles problemas de liquidez y proponiendo nuevos modelos y fórmulas de pago.

Siempre se empieza por algún lado.

Las bibliotecas abren y cierran el día

El día había empezado raro.

Por primera vez en mucho tiempo no era capaz de situar ni saber a qué venía exactamente una reunión que tenía programada en mi agenda.

Una entrada que he leído a la mañana me ha situado rápidamente y me ha hecho salir pitando para Vitoria.

Reunión interesante a tres bandas: administración, contenidos y tecnología. Mucho todavía por hablar y aclarar, pero creo que con ganas de buscar líneas de trabajo conjuntas.

La conversación ya informal posterior a la misma ha sido impagable.

Ya al caer la tarde me he acercado a las Jornadas que se celebran en la Alhóndiga. Poca gente. ¡Lástima porque creo que merecen la pena!

He salido ganando.

Disfrutar de una cena tertulia con Catuxa, años que no nos veíamos, Nieves, primera vez que compartimos mesa, y Fernando ha sido todo un lujo. Buena conversación profesional de personas apasionadas con su trabajo, con puntos de vista distintos y con clara vocación por estar alerta ante el entorno.

Una pena que Jone no se haya podido quedar

El sitio elegido Un Señor de Bilbao (USB).

Poquita gente, aunque algún conocido había en la mesa de al lado.

A veces no sabemos cómo nos va a ir el día. Lo que sí sé es que hoy ha terminado  de manera estupenda, aunque no haya habido préstamo. Los libros ya me los llevaba puestos.

Lecturas del día 26 de junio

 

  1. Galeristas y comisarios. Replantear la intermediación. (Adrián Hiebra)
  2. Decrecimiento ordenado, se precisan ideas (Manuel Gil)
  3. Estudos sobre leitura em formato digital em linha
  4. Trece perlas de Trama&Texturas 17 (José Antonio Millán)
  5. Sobre cultura política pública sobre cultura (Ricardo Antón)

Celebrar los momentos

20 años o más pueden, a veces, no ser nada.

Un correo.

Una propuesta en el mismo.

Apuntarse a un bombardeo.

Una luz que se enciende.

Todo ello, al final, una excusa para en elcuentro.

Escribía hace poco sobre ello, sobre los ‘caminos circulares‘.

Me recordaba P., la casualidad, del primer encuentro ya vivido hace una porrada de años. Han pasado décadas.

Y otra vez de nuevo, como aquel primer recuerdo, frente a frente, compartiendo sofá, más cómodo que una silla, hablando de la vida, la nuestra, y del mundo. De las otras personas, y de nosotros.

Soñando despiertos en un después de sosiego como ‘mirones de terraza’ que ven la vida pasar.

Comentaristas de lo cotidiano que es también en lo que estamos ahora.

Acompañantes de procesos y disfrutando de los mismos.

Con esa pizca de serenidad que el paso y el poso del tiempo nos va dejando. Con una cierta perspectiva sobre lo pasado y lo que vendrá.

¿Nos volveremos a encontrar?

Apuesto por el sí, pero, ¡ya se sabe!

Esto es como la lotería y que encima te toque premio.

Y de esto él sabe más que yo.

Aunque ambos seguimos siendo peregrinos.

La lectura y la vida

¿Casualidades de la vida?

Emili Teixidor falleció el martes pasado.

Mientras tanto en mis lecturas pendientes asomó La lectura y la vida y me encontré al empezarlo en su primera página como si de un homenaje se tratara con el siguiente texto:

Pero los libros son mucho más que nuestra memoria.
Gracias a los libros podemos hablar con los muertos,
porque los escritores y sabios que escribieron libros hace años,
hace siglos, cuando aún no se había inventado el papel
y los escribas escribían en tabillas de arcilla húmeda,
y después en pieles preparadas de cordero y hojas de plantas, los papiros,
grabaron su voz en estos materiales,
y más atrdes los copistas la copiaron en libros de papel,
y ahora, hoy, podemos ir a las bibliotecas
y leer lo que nos dejaron escrito, lo que nos dijeron,
su voz se ha transformado en palabras escritas
que el tiempo no borra y aún podemos hablar con ellos. (pag. 9-10)

Y aquí ando yo desde hace unos días hablando con Emili